Van al rescate del patrimonio histórico

Grupo ciudadano se une para hacer inventario de edificios relevantes o antiguos; buscan incluir también casas particulares

Luis Carlos Cano C./
El Diario
martes, 08 octubre 2019 | 06:00
Gabriel Cardona |

Con la intención de rescatar el patrimonio histórico de Ciudad Juárez, un grupo de personas que se dedican a diferentes actividades, pero que tienen interés por saber sobre lo que ha pasado en la ciudad, hará un inventario de los edificios que son parte de la historia local, ya sea por su antigüedad o porque en ellos se dieron acontecimientos de relevancia, incluso si se trata de casas particulares.

Comerciantes, historiadores, maestros universitarios, médicos, fotógrafos y conductores de noticias, entre otros, forman parte del grupo que surgió el fin de semana, atraídos por conocer detalles de la historia juarense y transmitirla al resto de la comunidad.


Quieren evitar desaparición de edificios históricos

“Se trata de saber con exactitud cuántos edificios que son parte de la historia de Juárez están aún en pie, cuáles de ellos son propiedad de particulares y aquellos que están a cargo de alguno de los órdenes de gobierno, con el fin de ver las condiciones en que se encuentran y si es necesario trabajo de restauración o de alguna mejora, ayudar a que esto se haga para conservarlos”, dijo José Luis Hernández Caudillo, una de las personas que forma parte de este grupo.

“Sabemos que una maestra de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez escribió un libro a manera de catálogo sobre edificios y monumentos históricos de esta frontera, pero consideramos que les faltan datos de su historia, y es lo que nosotros queremos hacer, reunir la mayor información posible de ellos”, comentó.

Indicó que este grupo trata de evitar que más edificios históricos de la ciudad desaparezcan, como ocurrió con el Cuartel del 15, en la zona Centro, inmueble donde se albergaba el 15 Regimiento del Ejército Mexicano y que fue derrumbado en la administración municipal de Jesús Macías Delgado para convertir el lugar en un mercado.

Explicó que entre las construcciones de este tipo que aún existen, está la situada en la esquina noreste de la avenida 16 de Septiembre y Francisco Villa, que fue inicialmente el Hotel Río Bravo, inaugurado el 23 de julio de 1921, y fue de los pocos edificios de la época que contaba con elevador. Posteriormente fue ahí el Salón México.

Está también el Hotel Sur, por la avenida Juárez, así como el edificio donde estaba el cine Plaza, en la 16 de Septiembre y que ahora es una tienda, pero lo están destruyendo por la instalación de cableado eléctrico y otros servicios, comentó.


Al rescate de placas

Hernández Caudillo dijo que tienen contemplado incluir en este catálogo los edificios donde ocurrió un hecho histórico y que se conocían porque en ellos había placas en las que se narraba ese tipo de sucesos, como el que está en el Museo de la Revolución en la Frontera. Varias de esas placas fueron colocadas en 1959, con motivo del tercer centenario de la fundación de la ciudad.

La placa que aún se conserva en el Muref dice: “Edificio en que se celebró en 1909 la conferencia de los presidentes de las naciones vecinas estados Unidos de América y República Mexicana. Aquí se firmaron en 1911 los tratados entre el gobierno federal y el gobierno revolucionario presidido por Don Francisco I. Madero. Tercer centenario de la ciudad 1659-1959. H. Ayuntamiento 1959-1962”.

Desafortunadamente, dijo Hernández, muchas esas placas las robaron y en algunos espacios las repusieron, pero hechas de plástico para que no las roben de nuevo.

Indicó que una de las placas robadas es la que estaba en el Hospital de Sangre cuando la toma de Ciudad Juárez en 1991, durante la lucha revolucionaria, estaba situado por la calle Carlos Villarreal casi esquina con Bolivia; otra estaba en la casa de don Inocente Ochoa, en la zona Centro, y en la que también estuvo Benito Juárez.

Además de esas placas, había otra en la Plaza de Armas, en la que se asentaba que desde 1942 se decidió por la autoridad que se tomaba como fecha oficial para festejar la fundación de Juárez, el 8 de diciembre de 1659. 

Las que aún existen de metal, una es en memoria de la entrada de Benito Juárez por donde fue el Camino Nacional; otra en la casa donde se hospedó y que era propiedad de Mariano Samaniego, quien recibió al Benemérito de las Américas, y una más en la zona Centro de la ciudad para recordar que por ahí llegaron los primeros pobladores a la región. (Luis Carlos Cano C. / El Diario)