Van 16 mil 251 repatriaciones

Ya se superó la cifra de 15 mil 757 que sumó todo 2018

Hérika Martínez
El Diario de Juárez
martes, 08 octubre 2019 | 06:00
Archivo / El Diario de Juárez |

Ciudad Juárez— Héctor y su mamá llegaron a Estados Unidos hace más de 20 años, allá él tuvo una hija y trabajó siempre en la construcción, hasta que un día fue víctima de una redada en el lugar donde trabajaba y después de permanecer detenido por casi un año hace unos días fue deportado a México por Ciudad Juárez.

Él es uno de los 16 mil 251 connacionales repatriados durante 2019 por el Gobierno de Donald Trump a esta frontera, donde ya se superó la cifra de 15 mil 757 que sumó todo 2018, de acuerdo con el reporte Repatriación de Mexicanos, del Instituto Nacional de Migración (INM). 

“Llegué a los 17 años con mi mamá a Florida, trabajé más de 20 años en la construcción. Mi esposa es americana, es puertorriqueña; pero cuando yo era joven por irresponsable andaba tomado manejando, no atropellé a nadie ni choqué o hice algo malo, pero cuando quise arreglar migración checó mi récord y ellos no quieren una persona así, con mi récord”, narró el hombre de 37 años de edad, originario de un pueblo de Guerrero.

Él y su madre migraron en busca de una mejor vida, y aseguró que desde que ingresó a Estados Unidos él comenzó a trabajar en la construcción.

Hace 12 años tuvo una hija con una mujer michoacana, “mi hija nació en Florida y ahorita vive en Miami”; y hace 14 meses se casó con la puertorriqueña, quien actualmente vive en Nueva York y trabaja para el Gobierno haciendo la limpieza en un asilo de adultos mayores.

“Ahora con Trump la diferencia es que antes no caían a los trabajos (las autoridades migratorias), y ahora como la mayoría de los trabajos de mexicanos es en construcción, ahora caen, hacen redadas. A mí me detuvieron saliendo del trabajo, estuve detenido casi un año”, dijo quien busca quedarse a vivir aquí.

Héctor conoció a juarenses detenidos en la cárcel de Estados Unidos, quienes le aseguraron que aquí hay mucho trabajo en las maquilas, y debido a que no quiere regresar a Guerrero, donde “no hay trabajo y ya no está nadie (de su familia)”, buscará establecerse en Juárez.

“Ya saqué la carta de no antecedentes penales y ahorita me falta el acta de nacimiento, porque ya fui a ver a las maquilas, pero me piden eso”, comentó en el Centro de Atención Integral para Migrantes (CAIM), donde tramitó su carta de no antecedentes penales.

En el CAIM los mexicanos repatriados de Estados Unidos tienen apoyo alimentario gracias a una red de iglesias cristianas que todos los días acude con comida y pueden contactarse con sus familiares a través del teléfono o redes sociales.

En el mismo edificio está un módulo de Bansefi, en el que los connacionales pueden cobrar sus remesas, se pueden dar de alta en el Seguro Popular, pueden acceder a revisión médica, y existe una red de la judicatura federal, en la que se les ofrece asesoría legal, penal o civil, informó el coordinador del CAIM, Dirvin García.

También se les apoya en la gestión de la compra de boletos con un 30 por ciento de descuento hacia sus lugares de origen, a través de las empresas Ómnibus y Chihua-huenses.

García explicó que con la carta de repatriación que les otorga el Inami los mexicanos tienen un 30 por ciento de descuento en la compra de sus boletos, pero en el CAIM los apoyan en la gestión del traslado gratuito a la Central Camionera, y en casos específicos en la gestión de hasta el 60 por ciento de descuento en la compra de sus boletos.

Cuando se trata de chihuahuenses, se les cubre el transporte hasta su lugar de origen, aunque sólo acuden de dos a tres personas al mes, comentó tras destacar que CAIM es una de las oficinas nacionales de Atención a Migrantes del país registradas por la Coordinación Nacional de Oficinas Estatales de Atención a Migrantes (Conofam).