Juárez

Urgen a destrabar alerta de género

Activistas piden que la resolución cuente con indicadores que lleven a la disminución y erradicación de la violencia

Archivo/ El Diario de Juárez

Hérika Martinez
El Diario de Juárez

martes, 08 septiembre 2020 | 10:53

A más de un año de que la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) de la Secretaría de Gobernación admitió la solicitud de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en Chihuahua, activistas piden que no se trate de una réplica de alertas en otras entidades, sino una alerta con indicadores de evaluación que realmente lleve a la disminución y posterior erradicación de la violencia. 

Imelda Marrufo, titular de la Red Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez, destacó que es necesario que se giren recomendaciones no solamente para Municipio y Estado, sino también para el Gobierno federal. 

Explicó que en el grupo de trabajo se encuentran las catedráticas Andrea Median, Gloria Ramírez, Sandra Bustillos y Verónica Terrazas, así como los Institutos Nacional y Estatal de las Mujeres, Conavim, las Comisiones Estatal y Nacional de Derechos Humanos y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas. 

Mencionó que durante los primeros meses después de que se admitió a la CNDH y la CEDH, “hubo bastantes situaciones de tensión y de tropiezos desde la propia Conavim con el grupo de trabajo de académicas que están participando, debido a que en el inicio de una alerta se hace un trabajo de investigación para que puedas hacer recomendaciones aterrizadas y el método que se había utilizado para la alerta era el mismo método que en las otras entidades. Esto significa que era acudir rápido y realmente hacer un diagnóstico muy somero”.

Por su parte, las académicas pedían un análisis detallado en cada una de los municipios donde se pidió la alerta, que son Juárez, Cuauhtémoc, Parral, Guadalupe y Calvo y Chihuahua, para poder reflejar la realidad del problema de violencia de género en cada una de las entidades. 

“Conavim no lo vio así y lo que ocurría era que estaba solamente un día o una mañana por municipio reuniéndose, de manera incluso separada. Entonces realmente lo que había ocurrido era que el diagnóstico que se estaba haciendo no reflejaba la realidad”, lamentó la activista juarense.

Marrufo también destacó que la Red Mesa de Mujeres propuso que las recomendaciones que se emitieran como parte de la alerta tuvieran indicadores, de manera que se pudieran medir y evaluar el tipo y el grado de complimiento. Porque si no había indicadores se podría hablar de acciones como ha ocurrido en otras entidades del país.

“Propusimos los indicadores que están contenidos en un mecanismo de evaluación de la violencia que contiene la secretaría técnica de la Convención de Belém do Pará, una convención interamericana sobre violencia contra las mujeres. Hay un mecanismo de seguimiento que elaboró indicadores para temas de violencia. Entonces propusimos que los indicadores que se tomaran para la alerta en Chihuahua fueran esos. Lo que ocurrió fue que varias instituciones no los conocían”, comentó sobre la propuesta que fue admitida. 

La activista también señaló las tensiones que se dieron con la anterior comisionada de la Conavim, Candelaria Ochoa, quien renunció a su cargo el pasado 30 de julio. 

“Ahora ha estado trabajando el grupo de académicas. Y este año se aprobó que se sumara la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas, para que pudiera aportar. Así como la CEDH, como observadora”, informó. 

“Nosotros aspiramos a que ojalá las recomendaciones de la alerta puedan ser un plan de trabajo para los dos niveles, estatal y municipal, pero también creemos que deberían de existir recomendaciones para el ámbito federal, porque en ninguna de las alertas que se han emitido hay recomendaciones para el Gobierno federal. El ámbito federal no tiene que excluirse, eso fue lo que Red Mesa planteó desde el principio”, destacó. 

Norma Ledezma, fundadora de la organización Justicia para Nuestras Hijas, de la ciudad de Chihuahua, destacó además la voluntad y el recurso que debe destinarse al Estado para poder prevenir, investigar y sancionar la violencia de género.

“Cuando aceptan la alerta de género todos esperamos una sola cosa: la disminución con miras a la erradicación. Yo no me atrevería a decir que la alerta de género erradicará la violencia contra las mujeres, pero sí la disminuirá”, apuntó. 

Ledezma destacó que Chihuahua es la cuna del feminicidio y pionero en la denuncia, sin embargo todavía no ha hecho lo propio para disminuirla, ya que aunque existen avances ha faltado voluntad y recursos.

“Con la alerta hay que aceptar el problema, y ya Chihuahua lo aceptó. Creo que esta aceptación, este reconocimiento de la situación tan terrible, es el primer paso. Sin embargo, no es suficiente. Ahora esperamos que estas recomendaciones y acciones simultáneas pudieran llevarse a cabo, que la Federación también esté involucrada, que los tres poderes se pudieran poner de acuerdo”, señaló la activista chihuahuense. (Hérika Martínez Prado / El Diario)