Juárez

Unión de fronterizos da cobijo a migrantes

La comunidad de Juárez, El Paso y Las Cruces ha sostenido con sus donativos a los casi 9 mil migrantes que han arribado desde octubre a esta ciudad

Hérika Martínez Prado/
El Diario
miércoles, 13 marzo 2019 | 06:00

La comunidad de Juárez, El Paso y Las Cruces, que se unió más tras la violencia y la construcción del muro de Donald Trump, es la que ha sostenido a los casi 9 mil migrantes que han arribado desde octubre a esta frontera en busca del asilo político en Estados Unidos, destacó el sacerdote Francisco Javier Calvillo, director de la Casa del Migrante.

“Todo lo que nos ha pasado, ser la ciudad más violenta, cuando hubo muchos secuestrados, asesinados, cuando tanta gente se fue, incluso los muros, los discursos de Trump; nunca han podido separar esta comunidad, todo eso nos unió. Y es la comunidad la que sostiene la mayoría de la obra”, recalcó.

Hasta ayer, sumaban 8 mil 825 migrantes de diversas nacionalidades los que habían arribado desde octubre en busca del asilo político, de los cuales 6 mil 239 ya habían sido aceptados en el Puente Internacional Paso del Norte por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), por lo cual 2 mil 496 esperaban en Ciudad Juárez su ingreso al vecino país del norte.

Todos los días llegan a Juárez entre 70 y 100 migrantes, dijo al destacar el apoyo de agrupaciones religiosas, organizaciones civiles, empresarios y habitantes de ambos lados de la frontera que han donado ropa, alimentos, medicinas y que incluso que se han cooperado para llenar el tanque de gas y que los migrantes puedan comer, bañarse con agua caliente y tener las calefacciones encendidas durante el invierno.

El sacerdote aseguró que hay empresas como el centro de convenciones Cibeles que han enviado burritos para que los migrantes puedan comer, panaderías que les regalan hasta mil 500 panes tres veces a la semana y doctores que han abierto las puertas de sus clínicas para recibir a migrantes de urgencia.

“El sábado un empresario me habló y me mandó discada para 300 personas. Andábamos que necesitamos para el gas, tenemos un tanque de gas de 5 mil litros, y ayer –el lunes– una personita me habló y me preguntó qué necesitaba y puso 3 mil 100 litros, fueron como 35 mil pesos; ahorita hablé con un señor para que me ayudara con unos baños movibles y si Dios quiere mañana viene a ayudarme”, destacó.

Dijo que grupos de paseños también han permitido seguir dando apoyo a los migrantes que llegan todos los días de diversas partes del mundo huyendo de la pobreza y la violencia extrema en sus lugares de origen.

“Es la gente la que responde, han apoyado con casi toda la comida, con todo lo que hay, la comunidad ha apoyado con medicamentos, doctores voluntarios han hecho campañas, parroquias, conocidos, amigos, las iglesias, en las misas y me topo la gente en la calle y me pregunta qué se necesita. Los Rotarios (también ayudan). Han venido periodistas de Estados Unidos que dejan 50, 150 dólares”, subrayó el director del albergue.

Aunque actualmente los 2 mil 496 migrantes están divididos en la Casa del Migrante, la iglesia cristiana Solus Christus, ubicada en la colonia El Granjero; la iglesia metodista El Buen Pastor, en la colonia Luis Echevarría; en el gimnasio del Colegio de Bachilleres y hoteles de la ciudad, el albergue católico es el que se ha encargado de al menos el 70 por ciento de los 8 mil 25 migrantes registrados, además de que al menos tres días a la semana recibe decenas de mexicanos deportados de Estados Unidos y también ayuda a indígenas desplazados.

Calvillo destacó que el 31 de diciembre del año pasado recibió del Estado un millón 600 mil pesos, pero dicha cifra había sido presupuestada para 2018, cuando se apoyó a más de 48 mil migrantes-día, y que el Municipio lo apoyó en enero con 500 mil pesos más y asignó personal médico, de derechos humanos y en la cocina; mientras que el Instituto Nacional de Migración (INM) apoya en los traslados de los migrantes.

El resto de la ayuda para los migrantes han sido donaciones de la comunidad binacional, a quien le pidió su apoyo para seguir apoyándolos en especie y acudir el próximo 30 de marzo a la kermés que se realizará en sus instalaciones a partir de las 8 de la mañana, con el fin de reunir dinero para el agua y el gas.


‘La mayoría son buenos’

El sacerdote le pidió también a la comunidad juarense solidarizarse con los migrantes, ya que aunque se han tenido problemas con algunos la mayoría es gente buena que necesita realmente el apoyo.

“Tenga confianza, a pesar de lo que se diga, el 95 por ciento son buenos, son nobles, hay gente indígena de Chihuahua y de todo el país, gente que viene a arreglar visa y no tiene dónde quedarse, desplazados, que huyen de la violencia de muchas partes de México; es el rostro mexicano”, destacó.

Aunque la mayoría de los migrantes que han llegado a la ciudad son cubanos, otros dos grupos importantes son los mexicanos y los guatemaltecos.

Si quiere apoyar a la Casa del Migrante con agua embotellada u otros artículos puede acudir de 8 de la mañana a 8 de la noche a sus instalaciones ubicadas en la calle Neptuno número 1855, en la colonia Satélite, o comunicarse al teléfono 687-0676.