Juárez

Unen fronteras a través del humor

Evento ‘La Línea Migrante’ usa la caricatura como herramienta de información

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 27 septiembre 2021 | 06:00

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Mural colocado por artistas locales e internacionales en 16 de Septiembre y Constitución Cortesía | Taller con 60 menores del albergue San Matías Cortesía | Aprendieron a trazar sus sueños

Ciudad Juárez— En medio de una ola migrante sin precedentes entre México y Estados Unidos, durante el fin de semana se llevó a cabo en Ciudad Juárez el Tercer Encuentro Internacional de Humor Gráfico “La Línea de Fuego”, bautizado esta vez como “La Línea Migrante”, el cual utilizó la caricatura como herramienta de información.

Una exposición urbana, un mural, un taller con niños migrantes y cápsulas sobre migración para resaltar la empatía, el respeto a los derechos humanos y la inclusión formaron parte del evento que se realizó del 23 al 25 de septiembre con el objetivo de “utilizar la caricatura como una herramienta de comunicación e información, que le dé voz a aquellos que no la tienen y que se convierta en un vehículo para unir a las personas a través del humor”, destacó Paul Cano, director de arte y diseño de Cartónclub, la sociedad de caricaturistas organizadora. 

“La Línea Migrante” arrancó con un taller donde diversos moneros trabajaron con 60 niños, niñas y adolescentes migrantes del albergue San Matías, dirigido por el padre Héctor Trejo.

Los menores provenientes de México, Centroamérica y el Caribe trazaron sus sueños y se dibujaron a ellos mismos tal y cómo se ven en un futuro, sin importar las fronteras o los idiomas. 

“Los niños siguen siendo niños incluso en una situación tan complicada como la migración. Su imaginación sigue viva, al igual que su búsqueda de la felicidad. Vi una niña chiquita que me decía ‘maestro’ y hacía sus trazos y me los mostraba y verlos así, a los niños (en el taller, creando cosas) me emocionó mucho”, dijo Fernando de Anda, quien fungió como uno de los talleristas.

El monero lamentó que haya un sector de la población mexicana al que le falta sensibilidad para respetar los derechos de los migrantes, quienes tienen derecho a ser tratados con dignidad. No obstante, indicó que al mismo tiempo se pueden encontrar milagros como el albergue San Matías.

"Hay personas que migran buscando una oportunidad y lo logran, pero otras lo hacen desde la forma más desventajosa del mundo, lo hacen arriesgando sus propias vidas y lo hacen tratando de salir del peligro que representa su día a día en sus lugares de origen”, apuntó Víctor Solís, caricaturista y miembro de Cartónclub.

Subrayó que la migración debe ser motivo de reflexión tanto para la sociedad civil como para los gobiernos, pues no se trata sólo de un cambio de residencia, sino que tiene tras de sí muchas problemáticas como la violencia o las pocas oportunidades laborales. 

Durante el 24 y 25 de septiembre se llevó a cabo la pinta de un mural colaborativo, entre los moneros Ángel Boligán, Darío Castillejos, Camilia de la Fuente, Fernando de Anda y Víctor Solís, y los colectivos locales Rezizte y Puro Borde.

La obra que se plasmó en el muro fronterizo, sobre la avenida 16 de Septiembre, enfrente de la panadería Rezizte, fue el resultado de una composición con el trabajo de los moneros traducido al esténcil, una técnica de gráfica urbana o street art muy útil para la replicación de formas prefabricadas.

El mural colaborativo busca transmitir “un mensaje humorístico y satírico para que la sociedad no cierre los ojos ante la problemática migrante, también pretende visibilizar la voz de quienes a diario transitan por las ciudades fronterizas en busca del llamado ‘sueño americano’”, explicaron los organizadores a través de un comunicado de prensa. 

“Es un muro abierto que no detiene, que no reprime ni contiene, sino que alienta a reflexionar qué papel podemos tomar como sociedad activa en torno a la migración”, señaló el ilustrador, artista y presidente de Cartónclub, Darío Castillejos, al afirmar también que el mural es una ventana y un grito en la pared para tener más cercanía con lo que sucede en Ciudad Juárez y en todo el mundo.

Jorge Pérez Mendoza, “Yorch”, del Colectivo Rezizte, dijo que al no poder pintar en el muro fronterizo real, “pintar este mural colaborativo justo en este punto (Ciudad Juárez) tan cercano de la frontera dice algo muy metafórico”.

David Bravo, “El Meat”, fue el artista urbano encargado de traducir los cartones de los moneros al esténcil. 

Para él, la obra habla de que hay un cruce de fronteras constante, no sólo entre países, sino incluso a lo largo de diferentes etapas de la vida. En este sentido, “todos somos migrantes, pero lo importante es cruzar la línea que nos divide y estar por fin unidos”, subrayó. 

Otra de las actividades consistió en brindar información útil a las personas migrantes a través de una exposición urbana de cinco cartones en tamaño tabloide, los cuales se pegarán en las calles de Ciudad Juárez, con el objetivo de ellas puedan encontrar información vital para su tránsito hacia Estados Unidos y su paso por esta urbe, informó Edith Leija, directora editorial de Cartónclub.

Para ello, se contará con la colaboración del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la cual aportará los datos e información verídica para que los migrantes tengan un viaje seguro y puedan fundamentar sus decisiones sin exponer su vida. 

Por su parte, la exposición ‘Plumas Cruzadas’, que realizó la organización en conjunto con la Embajada de Suiza y la red de Alianzas Francesas, cuenta con la exhibición de los trabajos de los caricaturistas mexicanos Ángel Boligán, Cintia Bolio, Rapé, Darío Castillejos y Chavo del Toro; así como de moneros de Estados Unidos como Kevin Kallaugher y Nick Anderson, entre otros, además del suizo Patrick Chapatte. 

close
search