PUBLICIDAD

Juárez

ESPECIAL

Un gasto de 333 mdp para parque en abandono

Presumido como obra insignia de Corral, Parque Central Oriente se mantiene cerrado, lleno de maleza y hasta convertido en basurero

Javier Olmos
El Diario de Juárez

domingo, 18 septiembre 2022 | 08:26

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez Carlos Sánchez / El Diario de Juárez Carlos Sánchez / El Diario de Juárez Carlos Sánchez / El Diario de Juárez Carlos Sánchez / El Diario de Juárez Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.- Objeto de múltiples y millonarias inversiones, el Parque Central Oriente sigue cerrado, lleno de maleza y en condiciones de abandono.

A pesar de que fue “reinaugurado” para el público en general en septiembre del año pasado por el exgobernador Javier Corral en el ocaso de su quinquenio, que lo presumió como “obra insignia” para los juarenses, esta sección del parque, constató El Diario, está además desmantelada.

PUBLICIDAD

De acuerdo con fuentes oficiales, la administración anterior invirtió más de 333 millones de pesos en remodelarlo con infraestructura nueva y un dique en la parte sur, actualmente incompleto.

“Nosotros nos propusimos restaurar el Parque Central porque la comunidad se lo merece”, expresó Corral el 6 de septiembre de 2021, antes de encender las fuentes danzarinas, hoy descompuestas y apagadas en un escenario de olvido y abandono, devastado.

Construido a finales de los años 90 junto con la parte poniente, el Parque Central ha tenido como fin, indica el archivo periodístico, fungir como espacio público de recreación.

Las administraciones que vinieron adelante, sin embargo, no han podido concretar su permanencia para ninguno de los fines que le fueron asignados.

“Después, en 2014, el parque oriente fue rehabilitado tras permanecer varios años en el abandono, pero ahora como uno con infraestructura deportiva, aunque posteriormente las instalaciones se transformaron en un centro para uso exclusivo de policías estatales y municipales”, establece una nota informativa publicada por El Diario el 21 de enero de 2017.

‘Es un tema más de mantenimiento’

A más de un año de que fue reabierto tan sólo por unas semanas, el secretario de Desarrollo Urbano, Gabriel Valdés, aseguró que el espacio sigue cerrado “más por un tema de mantenimiento”, aunque también enfrenta problemas de seguridad y vandalismo.

Puso como ejemplo que fueron sustraídos más de seis mil metros de cableado, que se traduce en pérdidas a reparar por arriba de 100 mil pesos.

Una de las bombas de las fuentes danzarinas también está fallando, por lo que tiene que repararse.

Después de un largo tiempo, luego de la inversión en las dos áreas del Parque Central, la Sedue está exigiendo a las empresas contratistas la reparación de infraestructura dañada, a través de la garantía de obra pública signada en los contratos, dijo Valdés.

“¿Qué le falta al parque?”, cuestionó. “Ya se tiene identificado qué hay que reparar, qué vamos a exigir”, estableció.

Por ejemplo, señaló que una bomba de los aireadores ya no funciona, y se le exigirá al contratista que la repare.

“El sistema de riego lo diseñaron de manera tal que tiene una altura de tres metros, generando una sombrilla de tres metros a la redonda pero hay árboles, entonces no está cumpliendo su cometido”, expuso. “Más allá de que hay cosas que digan que se hicieron, salvo pequeñísimos detalles, eran en algún ejemplo 10 bases para arbotantes pero sólo pusieron ocho, entonces se les está requiriendo”, agregó.

El secretario refirió, sin embargo, que las empresas que remodelaron el Parque Central “ya están renegando”. Pero tendrán que cumplir ya que las obras no se han entregado, aseveró.

Tiene hasta un tiradero de basura

Pese a la inversión de 333 millones de pesos, en un recorrido por el exterior del parque, cuyos guardias de seguridad negaron el acceso, se observó a espaldas, frente al fraccionamiento Panamericano, un tiradero de basura dentro del mismo espacio público.

Desde afuera, a través del enrejado, es visible que la infraestructura recién instalada ya presenta deterioro y está abandonada.

Información oficial refiere que para obras de drenaje pluvial se consignó una inversión de 153 millones de pesos, adicionales a otros 100 millones de pesos que se usaron en la “consolidación” del parque tanto en el lado oriente como en el poniente, y otra partida de 80 millones de pesos añadida por el Fideicomiso de Puentes Fronterizos.

Según presumió la administración pasada, se rehabilitaron dos parques de beisbol, canchas de basquetbol y futbol rápido, una trotapista, cancha de voleibol de playa, una alberca semiolímpica techada, un lago permanente con embarcadero, un teatro de bolsillo que tendría funciones permanentes, además de equipamiento nuevo en todo el parque, entre otras atracciones.

Todo eso tiene hoy un aspecto seco, sucio y vandalizado, se apreció.

También se construyeron cuatro vasos de captación de agua pluvial con capacidad para almacenar hasta 400 mil metros cúbicos, que supuestamente son infiltrados al manto acuífero y a la vez evitan las inundaciones en la zona en temporada de lluvias.

A inicios de noviembre de 2020, la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, que dirigía Gustavo Elizondo, emitió cuatro fallos adjudicatorios para asignar obras de rehabilitación en las secciones “A”, “B”, “C” y “D” de ambas zonas del parque, por un monto conjunto que rebasó los 81.1 millones de pesos, consta en los procesos licitatorios SCOP-LPN043-2020, 044, 045 y 046.

De acuerdo con investigaciones de El Diario, el primero se asignó a Soyo Construcciones por 20 millones de pesos, el segundo a Proyectos y Construcciones Valar por 16.4, el tercero a Constructora y Acabados Lerma por 23 millones y el cuarto a Urbanissa por 21.6 millones de pesos.

Previo a la remodelación, en plena crisis económica por la pandemia de Covid-19, diputados del PRI y Morena condenaron “la indolencia y la frivolidad” de la administración corralista que estaba gastando ese dinero.

“Cuando pensábamos que ya habíamos visto todo en cuanto al errático manejo del Gobierno de Estado en el tema de la salud y las finanzas, se superan a sí mismos y ahora prefieren gastar en plena pandemia, en lo más álgido de una terrible crisis sanitaria y económica, millonarias cantidades de dinero en obras que en poco o nada contribuyen en el momento actual al bienestar de los juarenses”, señaló Benjamín Carrera, diputado morenista.

Promesas incumplidas

Este predio mide, en su conjunto, 52.8 hectáreas. La hemeroteca indica que originalmente pertenecía a la antigua Escuela Superior de Agricultura Hermanos Escobar, que tenía sede principal en el lado poniente.

Sin embargo, se establece, tras su cierre definitivo en 1993 el territorio completo fue dispuesto para edificar en él un espacio público de recreación, entregándolo la Federación al Estado, que a su vez se lo dio en comodato a la administración municipal que gobernaba en 1994.

Las notas periodísticas de la época documentan que “el proyecto costaría en su fase de arranque más de 62 millones de pesos provenientes de las tres esferas de Gobierno”.

“La finalidad de la gran obra sería, según las declaraciones del entonces secretario del Ayuntamiento, Abelardo Escobar Prieto, construir un parque que reuniera los siguientes adjetivos calificativos: ecológico, moderno, recreativo y cultural”.

Se indica que el planteamiento original comenzó a sufrir modificaciones a partir de 1995, cuando el Gobierno del Estado anunció la construcción de una sección más que albergaría canchas deportivas y otros atractivos.

Tras comenzar a operar desde finales de la década de los 90, la zona oriente del Parque Central cerró sus puertas en noviembre de 2005 por primera vez en ocho años, con el argumento de que su operación era poco viable en la época de frío y la promesa de que sería reabierto en marzo de 2006.

No obstante, eso no sucedió hasta meses después, luego de que el Estado y el Municipio indemnizaron a la Asociación de Transportistas de Ciudad Juárez, que lo tenía concesionado.

En 2014 la parte oriente fue rehabilitada después de permanecer varios años en el abandono, ahora con infraestructura deportiva, aunque posteriormente las instalaciones se transformaron en un centro para uso exclusivo de policías estatales y municipales.

En ese entonces, cabe recordar, la Federación invirtió 100 millones de pesos.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search