PUBLICIDAD

Juárez

Trámite migratorio la separa de sus hijos

Cruza a tramitar su residencia; aunque tenía perdón la castigan 10 años

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

sábado, 15 enero 2022 | 11:37

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | Miriam Esquivel y su esposo rentan una casa en la ciudad mientras se arregla su situación Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | Nunca imaginaron que tendrían que separarse de sus hijos, lamenta Herrera

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— Separada de sus hijos estadounidenses, quienes permanecen a más de 2 mil 600 kilómetros de distancia, Miriam Alejandra Esquivel, de 31 años de edad, pidió el apoyo del Consulado General de Estados Unidos en Ciudad Juárez para poder regresar a Idaho, luego de haber sido castigada por diez años durante su entrevista I-130, de Petición de Familiar Extranjero.  

“Tuve una cita el día 7 de enero con el Consulado aquí de Juárez, fui a mi entrevista y me hicieron unas preguntas de las veces que entré (de manera ilegal a Estados Unidos) y les dije que había entrado cuando tenía 5 y 7 años, que mis padres me habían traído de niña; me hicieron otras preguntas y después la oficial me dio un papel que decía que estaba castigada por 10 años por haber entrado a los Estados Unidos ilegalmente, yo le dije que yo tenía un perdón aprobado y me dijo que no importaba, que era la ley”, narró ayer quien en Estados Unidos utiliza el apellido de su esposo, Baldemar Herrera. 

PUBLICIDAD

El ciudadano estadounidense, con quien tiene 14 años de casada y tres hijos, de 8, 13 y 14 años de edad, había realizado la petición de su esposa a través del formulario I-130, ya que el Gobierno de Estados Unidos describe que: “use este formulario si usted es un ciudadano o residente permanente legal (LPR) de Estados Unidos que necesita demostrar la relación que tiene con un familiar elegible que desea inmigrar o permanecer permanentemente en Estados Unidos y obtener una Tarjeta de Residente Permanente (también conocida como Green Card o Tarjeta Verde)”.

Pero, al acudir a su entrevista Miriam fue castigada, en lo que sus abogados califican como un error del personal del Consulado, ya que ella cuenta con un perdón aprobado el 1 de octubre de 2020, después de tres años de espera. 

“Estamos devastados de escuchar esa noticia, porque mis abogados dicen que todo tenía que haber salido bien, que tenía mis papeles que necesitaba”, y aunque un senador estadounidense les aseguró que el castigo por diez años no aplica para ella, las autoridades migratorias no le han dado mayor información, por lo que la pareja se encuentra varada en esta frontera, lejos de sus hijos. 

“No entiendo yo, porque nosotros somos buena gente, no tenemos nada con la Policía, el récord de nosotros está limpio, mío y de mi esposa. Tenemos mucha gente apoyándonos de la ciudad de Twin Falls, conocemos mucha gente, y nosotros somos gente que ayuda a la comunidad de Twin Falls, de Idaho. Nosotros siempre estamos ahí para ayudar y por eso mucha gente ahí no cree lo que está pasando”, comentó el ciudadano estadounidense. 

Dijo que cuando pensaron en el proceso legal nunca imaginó lo que iba a ocurrir, ni que tendrían que separarse de sus hijos, quienes todavía no saben lo que están viviendo ellos aquí. 

“Estoy poco enojado yo, porque somos buenas personas”, dijo Herrera, quien espera un correo del Consulado, ya que recibieron uno en el que se les informó que para continuar con el proceso Miriam tenía que entregar su pasaporte. 

En Idaho, Miriam es ama de casa y Baldemar tiene un negocio de remodelación de casas, y debido a que ya tienen dos semanas en esta frontera y no saben cuánto tiempo más pueda durar su trámite, viven con una familia que les renta. 

“Solamente salimos cuando ellos van a la tienda y nos preguntan si queremos ir”, narró Miriam, quien junto a sus documentos migratorios atesora un pequeño pedazo de hoja de máquina en la que uno de sus hijos le escribió con una pluma “I love you mom”, antes de su partida.

“Les quiero decir que tenemos una familia esperándonos, tenemos niños esperándonos ahí en la casa, y nosotros somos buenas personas, no tenemos nada de récord”, expuso Herrera.

El Diario pidió al Consulado General de Estados Unidos en Ciudad Juárez una versión oficial sobre el caso, pero hasta ayer no se había recibido una respuesta.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search