Juárez

Traiciones dentro del grupo criminal llevaron a su arresto

El 'Iraquí', detenido el pasado miércoles en Coahuila, es uno de los presuntos líderes de 'Los Aztecas'

El Diario

Staff
El Diario de Juárez

sábado, 23 mayo 2020 | 06:00

Ciudad Juárez.- La punta de la madeja para capturar a José Dolores V.S., de 36 años, alias “El Iraquí” o “El Lolo”, la desenredó una persona enferma de sus facultades mentales siete meses atrás. 

“El Iraquí”, detenido el pasado miércoles en Coahuila, es uno de los presuntos líderes de “Los Aztecas”, históricamente la pandilla criminal más activa en la incidencia de homicidios en esta ciudad. 

Las circunstancias que llevaron al arresto del presunto criminal se revelaron el pasado 6 de febrero tras una audiencia judicial contra el interno del Cefereso 9 Alfonso R.V., alias “El Poncho”, brazo derecho de “El Iraquí” o “El Lolo”. 

El año pasado, la Mesa de Coordinación informó que agentes de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) arrestaron a “El Poncho” al amanecer del 21 de noviembre. Junto con este se detuvo esa vez a José Roberto Pérez Esquivel, alias “El Robert”, quien fue localizado asesinado cuatro días después en el cruce de las calles Floricultores y Camino Viejo a San Lorenzo, con un alambre enredado al cuello y un dedo cercenado, según archivos de El Diario. 

A mandos de la corporación preventiva les extrañó el hecho de que ninguno de los dos detenidos haya sido consignado por la Fiscalía ante un juez después de ese arresto, donde incluso dispararon contra municipales, según se dio a conocer. Cuando ambos fueron presentados a la prensa, la Mesa de Coordinación no consignó en su información que “El Poncho” y “El Robert” habían presuntamente asesinado esa misma madrugada a un hombre en la colonia Felipe Ángeles. 

Sólo mencionó que los dos se enfrentaron a los agentes que acudieron a su encuentro tras escuchar disparos en una vivienda abandonada de las calles Huautla y Alcatraz de la misma colonia, según los archivos. 

Pero en ese mismo punto se encontró el cuerpo de la persona enferma de sus facultades mentales según se conoció después en los juzgados. 

Esa víctima estuvo lanzando piedras desde un cerro presuntamente a la casa de “El Iraquí”. 

Luego de su ejecución se supo que las piedras las lanzó al azar y cayeron en el domicilio del líder de “Los Aztecas”, quien había mandado investigar los hechos a “El Poncho” a través de una llamada telefónica. 

El arresto de “El Lolo” o “El Iraquí”, ejecutado mediante una orden de aprehensión el pasado 20 de mayo en Coahuila, está enmarcado por traiciones dentro de su misma organización. 

De acuerdo con un testigo protegido de la Fiscalía, el día en que la SSPM consignó a “El Poncho” y “El Robert” por la tentativa de homicidio contra los agentes, se negoció un acuerdo extraoficial. 

Ambos no serían consignados a cambio de que informaran a la Agencia Estatal de Investigación (AEI) sobre las actividades y movimientos de la pandilla “Los Aztecas”, asentó en su declaración el testigo protegido. 

El testimonio apuntó ante el Ministerio Público que “El Poncho” sí le comentó a su líder, “El Iraquí”, lo que habían negociado para obtener su libertad. 

“El Robert” no lo hizo y fingió seguir del lado del bando de la pandilla, según el expediente del caso 37/19/ 42146, sobre la investigación que llevó a la aprehensión de “El Iraquí” el pasado miércoles. 

José Roberto Pérez Esquivel fue ejecutado por su amigo “El Poncho” en una casa de seguridad de la calle Actinio número 1079, por órdenes de “El Iraquí”. 

Fue ahí donde lo privaron de su libertad y le cercenaron el dedo para después asfixiarlo al encontrarle en su teléfono los mensajes que envió a mandos locales de la AEI donde les aseguraba que “les iba a poner todo el marrano”. 

Luego a “El Robert” lo encontraron muerto sobre la calle Floricultores, declaró el testigo protegido. Al no resultar el acuerdo con “El Poncho” elementos de la AEI le notificaron de la orden de aprehensión por el homicidio de Pérez Esquivel, el pasado 28 de enero del año en curso en el Cefereso 9. 

En ese penal federal estaba recluido después de que diversa autoridad lo arrestó con droga y armas y turnó a la Fiscalía General de la República, según se conoció. 

La Fiscalía de Distrito informó que hay al menos 12 carpetas de investigación por homicidio que habrían de relacionar a “El Iraquí” y a “El Poncho” en igual número de asesinatos. 

Se desconoce si entre éstas se encuentra la del enfermo de sus facultades que desencadenó la investigación.