Juárez

‘Todo se quemó muy rápido’

La familia Martínez perdió su domicilio de madera y cartón debido a un incendio, ahora necesitan el apoyo de la ciudadanía

Omar Morales / El Diario de Juárez / Roberto ve las cenizas que quedaron de su casa
Omar Morales / El Diario de Juárez / Vecinos ayudaron a limpiar el siniestro

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

viernes, 15 enero 2021 | 13:36

Como lo hace todos los días, el miércoles Roberto Martínez salió en su modesto carro jalado por un caballo a buscar artículos usados para vender; como en otras ocasiones lo acompañaba su hijo adolescente José Roberto, y su hija Erika Marlén fue a la casa de un familiar, sin imaginar que mientras ellos estaban fuera, un incendio destruía su casa construida de madera y cartón.

“Cuando llegué con mi familiar, que vive bajando el cerro, me dijeron que mi casa se estaba quemando y salí corriendo para ver qué podía hacer; ya algunos vecinos le estaban echando agua para tratar de apagar el fuego, pero no pudimos, todo se quemó muy rápido, no pudimos sacar nada, ni ropa, ni papeles, nada”, expresó Erika, de 21 años de edad.

“El fuego se propagó muy rápido por los cuartos y acabó con todo, ahora no tenemos nada, sólo nos queda lo que llevamos puesto”, dijo Roberto, una persona con discapacidad debido a la poliomielitis.

Como lo hicieron la mayoría de las familias que viven a las orillas del cerro en la colonia Ricardo Flores Magón, en la zona surponiente de la ciudad, Martínez construyó dos cuartos con madera y cartón, en donde vivía con sus hijos Erika y José, colindando a unos cuantos metros de otras viviendas.

Fue por esa cercanía que hay entre las casas, que mientras algunos de los vecinos intentaban apagar el fuego en la de Roberto, otros le echaban agua a las paredes de las casas vecinas, ya que siempre había el riesgo de que el incendio se propagara y acabara con las que están cerca.

Pero todos los esfuerzos fueron en vano, los dos cuartos que formaban la modesta casa, junto con lo que tenía en su interior, quedaron reducidos a cenizas; Roberto y sus hijos se quedaron sólo con lo que llevan puesto.

“Los bomberos sí vinieron”, dicen los residentes de la zona, “pero está tan lejos y tan feo el camino para llegar por el cerro, que cuando ellos llegaron el fuego ya había destruido la casa, los muebles y todo lo que había en el lugar”.

Sin embargo, la solidaridad de los vecinos se puso de manifiesto de inmediato, uno de ellos les ofreció albergarlos en lo que construyen de nuevo su casa, otros les ayudaron con alimentos y hasta una cobija y un par de zapatos para Erika les llevaron este jueves por la mañana.

Incluso, varios hombres y mujeres se dedicaban ayer a recoger las cenizas y algunos pedazos de madera que aún podían servir como leña para los calentones y estufas, pero nada que pudiera ser útil para otras cosas.

Apoyándose con palas, rastrillos y azadones, además de la camioneta pickup de un vecino, los voluntarios recogieron las cenizas y las tiraron en la orilla del barranco más cercano, pues había que dejar el terreno en condiciones para que Roberto levante de nuevo su vivienda.

“En cuanto tenga algo de material le vamos a ayudar a construir su casita, es en lo que podemos ayudarnos entre nosotros, pues no tenemos para comprarle madera o algo para que la haga, esperamos que la comunidad juarense le ayude a Roberto con materiales para que levante la casa”, dice Luis Cortines, uno de los vecinos que ayudaba en la limpieza del lugar.

Es lo que pide Roberto, que los juarenses le ayuden con lo que se pueda. Quienes lo quieran apoyar le pueden llevar el material a la calle Mayapán, en la orilla poniente de la colonia, o bien, contactar a su hija para ponerse de acuerdo en cómo recoger la ayuda, llamando al teléfono 656-581-0763.

Para ayudar

Se puede llevar material a la calle Mayapán, en la orilla poniente de la colonia Ricardo Flores Magón, o bien, contactarse con Erika en el teléfono 656-581-0763