Juárez
Migrantes expulsados

Título 42: En 50 días EU ha expulsado a más de 5 mil migrantes por Ciudad Juárez

Llegan sin haber comido, sólo con lo que traen puesto y con enfermedades respiratorias

David Cruz / El Diario de Juárez / Extranjeros son canalizados a la Coespo al ser expulsados a Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 30 abril 2021 | 09:43

Ciudad Juárez sumó ayer 50 días de recibir diariamente a más de un centenar de migrantes centroamericanos expulsados de Estados Unidos a México bajo el llamado Título 42, de acuerdo con los registros de las autoridades municipales y estatales. 

Hasta ayer sumaban más 5 mil personas de Guatemala, Honduras y El Salvador que tras cruzar la frontera por Tamaulipas estuvieron detenidas en promedio dos noches en Estados Unidos y luego fueron trasladadas en aviones hasta El Paso, para finalmente ser expulsadas a Juárez bajo el argumento de ser consideradas un riesgo para la propagación de Covid-19 en el vecino país. 

Bajo dicho proceso, en promedio llegan al día 40 unidades familiares, que suman un total de 100 personas, de las cuales entre 40 y 50 por ciento son niños, informó el coordinador del Consejo Estatal de Población (Coespo) y Atención a Migrantes, Enrique Valenzuela.

“La gran cantidad de niñas, niños y adolescentes para nosotros ha significado la necesidad de desarrollar mayores capacidades institucionales para poder atenderlos”, señaló el funcionario estatal. 

De acuerdo con las versiones de los propios migrantes, llegan a Ciudad Juárez después de más de 12 horas sin haber comido, con la única ropa que traen puesta y muchas veces con enfermedades respiratorias.

Además, “son personas que llegan luego de haber estado esperanzadas de ser llevadas a otro lado dentro del mismo país”, lamentó Valenzuela. Y es que según los centroamericanos, los agentes estadounidenses nunca les informan que serán devueltos a México, sino que muchas veces los sacan de los centros de procesamiento con engaños, al decirles que van a un albergue o a otro espacio similar pero con mayor capacidad.

A estas expulsiones masivas se suman los migrantes que cruzan la frontera por esta misma ciudad y que horas después son devueltos a Juárez, pero quienes generalmente no piden ningún apoyo, informó Valenzuela.

“Los abordamos, pero al parecer al regresar llaman a sus contactos”, por lo que no solicitan albergue, a diferencia de quienes llegan después de haber cruzado por Tamaulipas.

Al darse cuenta que están en México muchas veces necesitan de un lugar dónde descansar, comer, esperar a que les envíen dinero para regresar a su país o hay quienes deciden quedarse en la ciudad con la esperanza de que Estados Unidos les dé una oportunidad de solicitar asilo político. 

Ante las expulsiones masivas de Estados Unidos, el 5 de abril abrió sus puertas como albergue temporal filtro el gimnasio municipal “Kiki Romero”, en donde de acuerdo con el coordinador y director de Derechos Humanos del Municipio, Rogelio Pinal Castellanos, el martes sumaban 344 personas albergadas, pero ayer restaban 247, hasta antes de recibir al grupo de migrantes expulsados durante el día. 

El 52% de las 247 personas eran niños menores de seis años, informó el responsable del lugar, al que al arribar todas las personas son registradas, evaluadas médicamente y sometidas a una prueba de Covid-19 en el caso de ser mayor de edad o tener síntomas. 

Recibir a una gran cantidad de menores diariamente ha involucrado a diversos actores como autoridades y organizaciones binacionales e internacionales, señaló Valenzuela.