Tienen temor por fincas abandonadas

Las consideran un foco de peligro para los vecinos y decenas de estudiantes que acuden a escuelas del sector

Abril Salgado
El Diario de Juárez
martes, 05 febrero 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— Varios terrenos y fincas abandonadas causan temor entre los habitantes de la colonia Anáhuac, que las consideran un foco de peligro para los vecinos y decenas de estudiantes que acuden a escuelas del sector, que por no rodear atraviesan por al menos uno de estos espacios en los que maleantes se dan cita por las noches para vandalizar, según comentaron afectados en la zona.

Son cerca de cinco terrenos aledaños en el sector que están en condiciones de derrumbe, con escombros, algunos grafiteados, todos utilizados como basureros comunitarios y son lugares que atraen a personas extrañas, lo que causa una doble preocupación. 

“De que hay (terrenos abandonados), hay, y sí nos preocupa porque se mete gente a tomar, a drogarse y nosotros como tenemos el negocio ahí, hay muchas veces que tenemos que cuidarnos de toda esa gente”, explicó un comerciante de la colonia. 

“A nosotros en el taller nos han robado, nos han quebrado vidrios y cositas así, mucha gente no hace nada y mucha gente denunciamos, pero el caso es que todo se lo lleva el viento”, comentó resignado, mientras expuso que otra de las problemáticas es la seguridad y falta de vigilancia. 

Entre las calles José María Porras y Delta, otra vivienda abandonada forma parte de estos espacios; sin embargo, con tablas, clavos y herramienta propia, un habitante selló ayer la entrada a lo que era el baño y una recámara de este espacio, que por más de 15 años se encuentra entre el derrumbe y el abandono.

El entrevistado, que prefirió omitir su nombre por seguridad, indicó que él todos los días ingresa a la finca para limpiarla, ya que además de tener la preocupación de que sea una cueva de maleantes que hace tiempo agujeraron las paredes para robar cobre del cableado, la estructura derrumbada de adobe genera humedad en su domicilio y esto también le ha causado afecciones.

“Se mete mucho malviviente; al fondo era el baño, hicieron un agujero y ya se veía para mi casa, entonces me da miedo que escarben y escarben, pues yo no estoy todo el día, ya viendo la salida de aquel lado van a abrir y es yo lo que hago, dije si limpio ojalá se acerque el dueño para que me reclame o algo”, agregó.

Sobre la calle Ingeniero Fortunato Dozal y avenida Sanders, un corredor de fincas abandonadas también fue señalada como un espacio peligroso, pues aún quedan espacios cubiertos por paredes en derrumbe, y los montículos de escombro impiden la visión.

“Está horrible, lo hemos reportado bastante y no hacen caso, se meten a drogarse, pero a mí lo que me da mucho pendiente son las chavalitas, porque ahorita todavía está oscuro temprano y por ahí pasan; que quitaran eso, que lo emparejaran, pero viene la gente y tira toda la basura”, dijo otra vecina afectada. (Abril Salgado)


[email protected]