Juárez

Tiene DAP un historial controvertido

Impuesto se ha mantenido pese a reclamos y luchas legales

Javier Olmos
El Diario de Juárez

martes, 23 noviembre 2021 | 10:46

Omar Morales / El Diario de Juárez | El Derecho de Alumbrado Público lo cobra la CFE a través de la factura de energía eléctrica

Al Derecho de Alumbrado Público (DAP), del que los juarenses pagan desde 20 hasta 20 mil pesos mensuales, le antecede una historia de luchas legales por mantenerlo, y reclamos para recuperar lo contribuido a través de cientos de amparos.

Eliminado hace apenas unos días por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al considerarlo inconstitucional, ha sido un impuesto controvertido.

Al menos mil amparos son el acumulado de recursos promovidos entre 2010 y 2017 contra el DAP, a pesar de las reformas que autoridades municipales han hecho para que su cobro fuera justo.

El pasado 19 de noviembre la Suprema Corte invalidó la posibilidad de que los municipios de Chihuahua obtengan recursos por medio del cobro de las aportaciones como el Derecho de Alumbrado Público.

En el caso de Juárez, hasta 280 millones de pesos dejaría de captar anualmente el Municipio de aplicarse la resolución de la Corte, y en el caso del estado solicita a 64 municipios eliminar el cobro por este concepto.

De acuerdo con la regidora del Partido Acción Nacional (PAN) Amparo Beltrán, aunque se analizan las estrategias para en su caso defender el cobro del DAP, es casi un hecho que la Ley de Ingresos 2022 no considerará estos recursos.

La contribución, sin embargo, ha sido objeto de múltiples recursos jurídicos tanto para mantenerla como para pedir que el dinero pagado sea reintegrado a los usuarios, la mayor parte, del sector maquilador.

El archivo periodístico indica que sólo en 2012 unas 170 empresas se ampararon contra el pago de este derecho. Entre los demandantes se encuentran incluso organismos como la misma Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS).

Aun alegando que su cobro es inconstitucional, la cantidad de recursos jurídicos ha venido a la baja. Sólo antes de 2012 el Ayuntamiento tenía que resolver entre 300 y 400 demandas al año.

Para 2010, el Ayuntamiento realizaba todavía los cobros del DAP basados en el 5 por ciento de consumo de cada recibo de energía eléctrica.

Ese mismo año, la administración del alcalde Héctor Murguía Lardizábal promovió reformas a los artículos 175 y 176 del Código Municipal, para aplicar las recaudaciones de acuerdo con un tabulador.

Lo anterior tenía la intención de hacer un cobro más justo del DAP, que se terminaran los amparos contra este cobro, principalmente de grandes empresas, y crear un fideicomiso.

Por ejemplo, en ese entonces, la cuota bimestral actual de la vivienda popular era de 32.47 pesos y la económica de 34.63 pesos. La casa tipo medio tenía 38.96 pesos; el alto, 108.22 y la residencial especial, 703.43 pesos.

Además, por medio del pago del Predial, el Municipio se encargaba de retener la tarifa a los propietarios de lotes baldíos.

Este sistema de cobro se implementó en la administración anterior 2010-2013, y en el primer año se planeó recaudar 230 millones de pesos, de los cuales 10 millones iban a ser de los terrenos baldíos.

Sin embargo, no fue hasta 2012 cuando se puso en marcha dicha modalidad, aunque el Municipio recibió por este concepto 180 millones 518 mil pesos, mientras que en 2013 la CFE cobró 178 millones de pesos, cita el archivo.

Todavía con las regulaciones, para agosto de 2016, 422 empresas establecidas en Juárez aprovecharon una falla en la clasificación del Derecho de Alumbrado Público para promover amparos en contra del Municipio con el fin de obtener la devolución de ese cobro.

Este vacío legal fue explotado por las compañías para alegar ante los jueces federales que un derecho, como por ejemplo tramitar un acta de nacimiento, debe tener cobro igual para todos. Entonces, los juicios le costaron al Municipio más de 200 millones de pesos que tuvo que devolver a los quejosos.

Hasta ese año y desde 2014, el Municipio atendió 689 demandas que empresas nacionales y extranjeras, proveedores, empleados, ciudadanos y hasta la JMAS, Ferromex, la Central Camionera y el Aeropuerto emprendieron contra sus disposiciones o servicios.

Después del Impuesto Predial, el DAP es el ingreso más importante del Municipio. Le siguen otros como el del servicio de Policía Especial, las licencias de construcción, uso del rastro municipal, anuncios espectaculares y otros que conforman el rubro de derechos por prestación de servicios.

Mensualmente se recaudan hasta 14 millones de pesos del pago del servicio, de los cuales la paraestatal cobra 11 millones por la energía de las luminarias que hay dentro de la mancha urbana.

El resto, los tres millones de pesos promedio, se regresan a las arcas municipales como excedente, aunque la cantidad varía según el cumplimiento de pago de los clientes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El DAP lo cobra la CFE a través de la factura de energía eléctrica. Este mecanismo de cobranza se deriva de convenios celebrados entre la Comisión y los municipios.

Dicha recaudación se aplica en 21 estados del país, entre ellos Aguascalientes, Baja California, Campeche, Coahuila, Colima, Durango, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla y Guanajuato.

Actualmente, de acuerdo con la Ley de Ingresos 2021, el propietario de un predio habitacional paga 20 pesos por este servicio; el de habitacional alto, 60; habitacional con consumo especial 400, y la pequeña industria 700.

Luego le sigue la industria ligera, que paga mil 200, y de ahí el tabulador sigue: hasta 7 mil 400 pesos industria mediana II; 10 mil pesos industria mediana III; y el costo más alto, de 40 mil mensuales, la industria alta.

El secretario del Ayuntamiento, Héctor Ortiz Orpinel, afirmó ayer que están llevando a cabo el análisis de la sentencia, la cual, precisó, aún no sale publicada, “para saber el alcance y lo que tengamos que hacer al respecto”.

La regidora Beltrán se pronunció por defender este tributo. “Yo defendería el cobro porque es un servicio público que brinda el Municipio”, dijo la edil.

Sin embargo, también llamó a cuestionar el uso y la eficiencia que se le da al presupuesto de alumbrado, pues “no es un servicio del que la ciudadanía pueda prescindir y por lo tanto no es un ingreso que se pueda omitir”.

Dijo que la fracción edilicia blanquiazul ve como una oportunidad de replantear la forma en que se gasta el dinero la administración municipal.

“Ya no hablemos de corrupción, de gastos innecesarios como puede suceder con publicidad… lo que también se tiene que analizar son los servicios que brinda cada dirección, cuánto nos cuesta a la administración, el funcionamiento de cada área”.

“En la fracción del PAN estamos armando una propuesta para que se inicie ese análisis”, expresó. “Evidentemente tendríamos que acatar la resolución de la SCJN, lo cual afecta de por sí a la Ley de Ingresos”.

Finalmente también dijo que no se considera la creación de nuevos impuestos o alzar los existentes. 

Para saber:

• En 2012 unas 170 empresas se ampararon contra el pago de este derecho. Entre los demandantes se encuentran incluso organismos como JMAS

• Después del Impuesto Predial, el DAP es el ingreso más importante del Municipio

• Mensualmente se recaudan hasta 14 millones de pesos del pago del servicio, de los cuales la paraestatal cobra 11 millones por la energía de las luminarias que hay dentro de la mancha urbana

• El resto, tres millones de pesos en promedio, se regresan a las arcas municipales como excedente

close
search