Juárez

Tenía antecedentes en EU el ejecutado en San Lorenzo

La víctima había sido deportada tras varios años de cárcel

Staff / El Diario de Juárez

sábado, 04 diciembre 2021 | 06:00

Staff / El Diario de Juárez | Los hechos ocurrieron en la calle Fray Marcos de Niza casi esquina con Paseo Triunfo de la República Cortesía | Página de una de las sentencias de Espino

Ciudad Juárez.— El hombre asesinado el pasado miércoles cuando estaba por ingresar a las suites Santa Cecilia, ubicadas en la calle Fray Marcos de Niza, casi esquina con Paseo Triunfo de la República, fue identificado oficialmente como Luis Alfonso Espino Espino, de 45 años, quien murió en el Hospital General de Zona (HGZ) número 6, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), poco después de su admisión. 

La víctima había sido deportada por autoridades de Estados Unidos, informaron investigadores de la Fiscalía General del Estado (FGE), tras cumplir una sentencia de varios años de cárcel por importación y posesión de sustancias controladas, según documentos de la Corte Federal del Oeste de Texas.

Espino Espino falleció a consecuencia de las múltiples heridas que sufrió la noche del miércoles cuando fue agredido por hombres armados, cuando bajaba de un vehículo de reciente modelo color blanco, con matrículas del estado de Texas. Lesionado, fue trasladado al HGZ 6 del IMSS donde posteriormente falleció, dio a conocer el personal de la FGE. 

Según registros de la Corte Federal del Oeste de Texas, en su sede de El Paso, el 18 de abril de 2008, Luis Alfonso Espino-Espino ingresó a Estados Unidos por el puente de Ysleta. Manejaba una Land Rover Odyssey 1999, siendo el único ocupante.

Al ser interrogado por agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), declaró que la camioneta era de su propiedad y que la había adquirido en un lote de autos. Agregó que el vehículo no había sido alterado y nadie además de él la había manejado.

Una inspección secundaria arrojó que el tanque del vehículo no sonaba hueco, además que el sospechoso evadía el contacto visual y le temblaban las manos. Fue entonces que procedieron a revisar la Land Rover, detectando 42 pacas de una sustancia verde, que resultó ser mariguana, para un total de 84.4 libras.

Al verse descubierto, señaló que un individuo le ofreció mil dólares por cruzar la carga y fue detenido.

Un gran jurado le fincó cargos por importación premeditada de una sustancia controlada desde México, además de importación de una sustancia ilícita con intención de distribuirla, según consta en documentos en poder de El Diario. La Corte Federal decidió mantenerlo preso sin derecho a fianza.

En noviembre de ese año se declaró culpable y fue enviado al Centro de Detención del Condado de Reeves, en Pecos, Texas. De acuerdo con el expediente federal, al declararse culpable, a Espino se le retiró el segundo cargo: introducción de drogas con intención de distribuirla.

La sentencia –ratificada en diciembre en la corte del juez Frank Montalvo– estipulaba que pasaría diez meses en prisión, con dos años de libertad condicional.

Los términos del acuerdo señalan que tras terminar su encarcelamiento sería puesto a disposición del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (JCE) para su eventual deportación a México.

Una vez en México, la persona persistió en las actividades ilícitas, según el archivo periodístico, Espino Espino fue una de las cinco personas detenidas durante una probable transacción de compraventa de 20 kilos de mariguana en el estacionamiento de un centro comercial.

Al momento de su arresto, los sujetos tenían en su poder dos armas de fuego, pastillas psicotrópicas y dos camionetas, que fueron aseguradas por los preventivos.

De acuerdo con Adrián Sánchez Contreras, vocero de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), el arresto de los cinco sujetos se registró gracias a una denuncia anónima que alertó sobre la presencia de un grupo de personas que estaban en el estacionamiento del centro comercial ubicado sobre las avenidas Tomás Fernández y Antonio J. Bermúdez.

Agentes preventivos se dirigieron al centro comercial en donde sorprendieron a los individuos que se encontraban en dos camionetas, una Chevrolet Silverado blanca, modelo 2007 y una Ford F-150 del mismo color, modelo 1997.

En la camioneta Ford encontraron cinco paquetes con mariguana, mientras que en la otra camioneta localizaron un total de 36 paquetes con la droga. Además, dos de ellos llevaban escondidas armas de fuego, una tipo revólver, calibre .38 especial con seis cartuchos y una tipo escuadra, calibre .380 milímetros, con un cargador abastecido con siete cartuchos, además de 16 pastillas psicotrópicas.

Los supuestos narcotraficantes fueron identificados como Camilo C. G., de 19 años; José Ricardo M. A. de 29; Juan Francisco S.; Luis Alfonso Espino Espino, de 38 y Jesús Daniel G. M., de 21, los dos últimos eran quienes portaban las armas de fuego.

Los detenidos fueron llevados a una celda en la Estación Universidad, para ser consignados a la entonces Procuraduría General de la República (PGR) acusados de delitos contra la ley federal de armas de fuego y explosivos y delitos contra la salud, en su modalidad de posesión del enervante y los psicotrópicos.

El caso

• Luis Alfonso Espino Espino, de 45 años, fue atacado el pasado miércoles antes de entrar al lugar donde residía

• Murió en el Hospital General de Zona número 6 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), poco después de su admisión

• Había sido deportado tras cumplir sentencia por importación y posesión de sustancias controladas

close
search