Juárez

Supuesta ebria que mató a uber y a cliente ayer podría no pisar la cárcel

Casos similares de accidentes de auto se arreglaron en libertad, con pagos en abonos y hasta en especie

El Diario de Juárez

Miguel Vargas
El Diario de Juárez

lunes, 31 mayo 2021 | 15:45

La ebriedad como factor del accidente que provocó ayer la muerte de un chofer de Uber y su pasajero, no implica que la posible responsable, identificada como Liliana C.A, de 33 años, sea sancionada con cárcel por lo que hizo, según casos similares documentados por El Diario.

“Que chingaos, a mí no me han hecho justicia por la muerte de mi hija… el responsable está pagándonos en abonos (mil 500 pesos al mes) y ni siquiera el funeral ha podido completar de pagar”, dijo el padre de una niña identificada como Azul Ochoa, quien murió el pasado mes de agosto a sus tres años de edad, atropellada por un conductor ebrio.

Para el padre de familia en su caso nunca les ha llegado la justicia porque el conductor responsable, Leonardo S.G, no pagó al menos con su libertad el daño que les hizo, al arrebatarles la vida de su más pequeña.

Su niña estaba sentadita bajo la ventana de su casa cuando el guiador ebrio perdió el control de una camioneta van, subió la banqueta y la prensó contra la pared de la vivienda, ubicada en la calle Aquila 1693 de la colonia Urbivilla Bonita, el 16 de agosto del 2020.

Aunque -en este como en otros casos- donde la ebriedad ha sido factor de accidentes, se ha solicitado por la Fiscalía a los jueces la prisión preventiva de los responsables, el criterio general de los juzgadores es que los presuntos responsables lleven en libertad los procesos judiciales, de acuerdo con Jorge Nava, fiscal de la Zona Norte.

 “El problema es que es un delito imprudencial donde no hay prisión preventiva; el Ministerio Público en los casos donde hay omisión de auxilio por la fuga o estado de ebriedad solicita la prisión como medida cautelar, pero es a criterio del juez imponerla de acuerdo a las circunstancias del hecho, también procede el perdón por parte de las víctimas u ofendidos del delito”, explicó el funcionario.

Según los archivos de El Diario, hay casos donde incluso a la parte ofendida se le paga en especie los gastos que ocasionan las pérdidas humanas de sus seres queridos.

El 3 de julio del 2018, un conductor ebrio identificado como Diego D.E, de 21 años, embistió a la familia Mercado Estrada por conducir en estado de ebriedad un auto sin placas y omitir una luz roja en el cruce de la avenida Manuel Gómez Morín y Camperos.

De ese percance resultaron muertos Gabriela Estrada Herrera y su hijo Dante, de tres años de edad. Un año y medio después de la tragedia el responsable pagó con un terreno (predio) a los deudos la reparación del daño y nunca estuvo en prisión preventiva, según la cobertura mediática que se le dio al juicio.

El 12 de enero del año pasado tres motociclistas murieron tras chocar de frente contra una camioneta que por evitar un impacto frenó y se derrapó invadiendo carril contrario en la avenida Juan Pablo II y Ramón Rayón.

Aunque en este último incidente no se confirmó la ebriedad del conductor, Lorenzo A.E, un auxiliar de veterinario, el juez trató por igual el caso y el joven conductor estuvo obligado a pagar casi 2 millones de pesos en daños, en parcialidades, a los deudos de los motociclistas.

Seguridad Vial informó que en lo que va del año, contando el último incidente del pasado domingo donde falleció el conductor de Uber, Eliseo Santos y su pasajero, ha consignado a Fiscalía a dos guiadores que provocaron muertes en estado de ebriedad, pero la cantidad de fallecidos en percances viales (en el lugar de los hechos) alcanzó las 42 víctimas en los primeros cinco meses del 2021.