Juárez

Suman esfuerzos para atender rezago educativo

La pandemia por Covid complicó más la situación de menores en zonas marginadas de Juárez, por lo que voluntarios entraron en acción

Mayra Selene González
El Diario de Juárez

domingo, 05 septiembre 2021 | 06:00

Omar Morales / El Diario de Juárez | En una escuela afectada por las lluvias, quedan las bancas abandonadas

Ciudad Juárez— El cierre de los planteles educativos debido a la pandemia por Covid-19 complicó aún más la ya difícil situación que muchos menores de Ciudad Juárez viven y que los ha llevado a abandonar la escuela, dijo Erick David Villarreal Méndez, coordinador general de Sumando Esfuerzos por Juárez A.C.

Esa organización ubicada en el Kilómetro 20, una de las zonas más marginadas de la ciudad, ha atendido durante los últimos 18 meses a 25 estudiantes de primaria y secundaria que no se conectaron a sus clases en línea y prefirieron desertar, indicó.

Aunque Sumando Esfuerzos tiene ya 11 años de haber sido fundada y de atender el rezago educativo en esta frontera, las causas primordiales eran la ola de violencia que se desató a partir de 2008 y a esto se suma ahora la emergencia epidemiológica, explicó.

‘Estoy mejorando’

Jonathan tiene 16 años, tenía 14 cuando las clases se suspendieron en marzo de 2019 y cursaba tercero de secundaria, diferentes motivos lo llevaron a abandonar la escuela, pero a través de Sumando Esfuerzos pudo terminar la secundaria y ahora estudia la preparatoria, mencionó.

“Me ha servido de mucho porque ya estoy mejorando, me están enseñando cosas que me van a servir”, expresó.

Asegura que le gustaría ir a la universidad, pero también desde pequeño le llama la atención ser miliar y el apoyo que recibe en el centro va más allá de lo escolar.

“Me siento bien, en lugar de andar en la calle vengo aquí y aquí lo aprovecho y me pongo a estudiar al máximo, la verdad me siento muy feliz, me están ayudando mucho con problemas y unas que otras cosas”, comentó.

Motivos de deserción

El pasado 3 de agosto El Diario publicó que a nivel nacional 435 mil estudiantes de todos los niveles educativos no concluyeron el ciclo escolar 2019-2020 por motivos relacionados con la pandemia y, además, 2.3 millones no se inscribieron al período 2020-2021 por la misma causa, según dio a conocer la Encuesta para la Medición del Impacto Covid-19 en la Educación (Ecovid-ed) hecha por el Inegi. 

El 28.8 por ciento de los alumnos que no terminaron el ciclo fue porque perdió el contacto con sus maestros o no pudo hacer sus tareas, el 22.4 por ciento no concluyó porque alguien de su vivienda perdió el empleo o se redujeron sus ingresos y el 20.2 por ciento fue porque su escuela cerró definitivamente. 

Además, el 17.7 por ciento no tuvo una computadora u otro dispositivo para realizar sus tareas o incluso carecía de conexión a Internet; el 16.6 por ciento tuvo un motivo relacionado con el cierre temporal de su plantel educativo, y el 15.4 por ciento consideró que las clases a distancia eran poco funcionales para el aprendizaje, por lo que decidió no cursarlas, de acuerdo con la nota informativa.

No recibieron apoyo o no tuvieron recursos

Por su parte Villarreal Méndez dijo que las necesidades de la población en el Kilómetro 20 son grandes y no pudieron incorporarse de manera virtual, pero a la vez muchos de los niños no contaron con el apoyo de sus padres.

“Una razón importante es que muchos de los beneficiarios no tienen apoyo de los tutores y por otra parte otros no tienen Internet en su casa, otros no tuvieron un dispositivo para poder conectarse a las clases en línea”, mencionó.

Dijo que durante los 11 años en los que han trabajado en el sector han observado de primera mano los riesgos a los que se expone un joven que trunca sus estudios básicos, ya que las posibilidades de conseguir un empleo son muy pocas.

“Hay un incremento muy grande de jóvenes que no terminan sus estudios y se unen a grupos delictivos”, mencionó.

Lidia Flores, fundadora de la organización, dijo que por esta razón trabajan con el proyecto Control Z en conjunto con la Fundación del Empresariado Chihuahuense (Fechac) para que los menores infractores puedan reincorporarse al sistema educativo.

En algunos casos, los menores han dejado la primaria a los 10 años, por lo cual trabajan con ellos en el programa 10-14 del Instituto Chihuahuense de Educación para Adultos (Ichea) para que concluyan ese nivel educativo y se incorporen a una de las escuelas secundarias del sector.

De los 15 años en adelante realizan los cursos del Ichea para acreditar la primaria o secundaria según sea el caso e incorporarlos a una preparatoria del sector, refirió.

“Yo veo el impacto que nosotros estamos generando en ellos, estamos impartiéndoles día con día temas de impacto como el suicido, drogadicción embarazo a temprana edad, entre otros que ellos los han aprendido para aplicarlos en sus vidas”, dijo Lidia.

Como ejemplo mencionó el caso de un niño que ingresó a los programas de Control Z, cursó la preparatoria y ahora está a punto de entrar a la universidad.

Atienden la situación de fondo

Sumando Esfuerzos surgió como iniciativa de Fernando de Jesús Hernández y su esposa Lidia Flores Gallegos, médico y enfermera jubilados, quienes decidieron no quedarse de brazos cruzados ante la crisis de violencia que empezaba a vivirse en la ciudad, mencionaron los entrevistados.

De 2008 a la fecha, el impacto por año es de mil 250 niños beneficiados dependiendo el tipo de programa al que acudan, explicó Villarreal.

Estos programas son: Mujeres jóvenes en riesgo, educación para el adulto, Talleres para padres, Ichea, Talleres productivos (como pintado automotriz), Comunidad (diversos proyectos según las necesidades) y Rezago educativo en niños.

“Les damos una segunda oportunidad a beneficiarios para que terminen la educación y de ahí partimos para atender otras necesidades del hogar más enfocadas en la estructura familiar, tocamos temas como la drogadicción o las tendencias suicidas”, mencionó.

La organización cuenta con un total de 13 personas que imparten los cursos, de los cuales cinco son profesionistas jubilados que acuden como voluntarios.

La sede se encuentra en la calle Miguel Molinar 316 del Kilómetro 20 y teléfono de oficina para personas interesadas en acudir a los programas (656) 170-8763.

close
search