Juárez

Suman 11 casos de violencia contra migrantes retornados

Cuatro de los agresores fueron policías mexicanos

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 03 febrero 2020 | 13:37

La organización internacional Human Rights First tiene documentados al menos 11 casos de violencia contra migrantes extranjeros retornados de Estados Unidos a Ciudad Juárez, cuatro de ellos en los que los agresores fueron policías mexicanos.

El informe denominado “Fiasco en la protección de los derechos humanos: continúan retornos peligrosos de solicitantes de asilo por el Gobierno del presidente Trump”, busca demostrar que “la nueva política, llamada irónicamente Protocolos de Protección a Migrantes (Migrant Protection Protocols, MPP)… no sólo es inmoral, sino también ilegal”. 

S

egún la organización internacional ya hay más de 636 reportes públicos de violaciones, secuestros, torturas y otros ataques violentos contra solicitantes de asilo retornados a México conforme al MPP, al menos 10 de ellos en esta frontera, el 30 por ciento de los cuales han sido cometidos por las autoridades. 

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) lleva a cabo el retorno a las fronteras de Tijuana, Mexicali, Ciudad Juárez, Piedras Negras, Nuevo Laredo y Matamoros.

En octubre retornó a una solicitante de asilo salvadoreña, a su marido y a tres niños a esta frontera, aunque habían sido víctimas de secuestro y amenazas por parte de la policía mexicana en Ciudad Juárez, destaca el informe.

“Los funcionarios llevaron a la familia a lo que parecía ser una estación de Policía, les pidieron el pago de un rescate por parte de la familia de la mujer en Estados Unidos diciendo que ‘no los volverían a ver’ si se negaban a pagar, e incluso amenazaron con llevarse a los niños y ponerlos en adopción”, registró. 

En otro caso, según Human Rights First, policías mexicanos atacaron a un solicitante de asilo salvadoreño, lo aventaron al piso, lo patearon y robaron en frente de sus dos hijos cuando iban hacia el puerto de entrada para asistir a una audiencia judicial del MPP en agosto pasado.

“El hombre estaba caminando con sus hijos temprano en la mañana para reportarse con el CBP en el puerto de entrada a las 4:30 am para la audiencia. Cuando el hombre pudo mostrarle a la Policía sus documentos judiciales del MPP, lo liberaron, pero le robaron el dinero que traía”.

Los “policías mexicanos han amenazado, detenido injustamente y extorsionado en repetidas ocasiones a clientes de Constance Wannamaker, una abogada migratoria que representa a solicitantes de asilo retornados a Ciudad Juárez conforme al MPP”, dice el informe.

Explica que “la Policía de ahí (Juárez) amenazó con golpear a un cliente hondureño (de Wannamaker) y le exigió que pagara. Dos clientes cubanos solicitantes de asilo, una de ellas embarazada, también fue repetidamente detenida y extorsionada por la Policía mexicana en Juárez y en Tapachula al sur de México”. 

Además, en Ciudad Juárez, según el informe de Human Rights First, los Uber y taxis se niegan a recoger migrantes en los albergues por el peligro de que los secuestradores y extorsionistas los fichen a ellos y a sus pasajeros.

“Algunos padres tienen tanto temor por la seguridad de sus hijos que los han enviado solos a los puertos de entrada para que reciban el tratamiento de menores no acompañados y los lleven a albergues en Estados Unidos”, aseguró la organización.

Taylor Levy, un abogado migratorio que representa a solicitantes de asilo retornados a Ciudad Juárez conforme al MPP, dijo que desde el mes de julio ha estado recopilando consultas de padres desesperados por proteger a sus hijos a quienes están enviando solos a Estados Unidos.

El registro que tiene Human Rights First de ataques incluye al menos 138 casos públicamente reportados de secuestro o intento de secuestro de niños en el programa MPP, a lo largo de toda la frontera.

Entre el resto de los casos documentados por la organización, que no involucran a policías, se encuentra el asalto a un albergue, al que ingresaron hombres armados en septiembre pasado.

Una solicitante de asilo embarazada sufrió de un aborto espontáneo mientras intentaba escapar de unos atacantes después de que el DHS la devolviera a Ciudad Juárez.

Además un niño de dos años de edad fue secuestrado en septiembre de una casa mientras su madre hacia labores en otra habitación, de acuerdo con Tania Guerrero del proyecto Estamos Unidos de Catholic Legal Immigration Network (CLINIC), y una solicitante de asilo salvadoreña que había sido secuestrada en Ciudad Juárez y escapado por una ventana, después de que el DHS la devolviera a Juárez conforme al MPP no fue referida a una entrevista de miedo a pesar de haberla solicitado expresamente.

El caso

1- Los funcionarios llevaron a la familia a lo que parecía ser una estación de Policía

2- Les pidieron el pago de un rescate por parte de parientes  de la mujer en EU

3- Les dijeron que ‘no los volverían a ver’ si se negaban a pagar

4- Amenazaron con llevarse a los niños y ponerlos en adopción