Juárez

Su último deseo era no ir a la fosa común

Con más de 95 años y sin familiares, Don Juan trabajó como parquero hasta que el pasado 13 de julio murió de tromboembolia pulmonar, y probable Covid-19

Archivo

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

miércoles, 05 agosto 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Con más de 95 años y sin familiares, don Juan Barrientos López trabajó como parquero hasta que el pasado 13 de julio murió en el Hospital General de tromboembolia pulmonar, y probable Covid-19, por lo que ahora sus vecinos buscan cumplirle su último deseo, que era no irse a la fosa común.

“El abuelo”, como lo conocían algunos de sus vecinos de la colonia Tierra Nueva, murió el pasado 13 de julio y desde entonces su cuerpo se encuentra en el Servicio Médico Forense (Semefo), pero ante sus escasos recursos sus vecinos pidieron el apoyo de las empresas funerarias para poder enterrarlo como él quería.

Don Juan se instaló como parquero en el exterior de los burritos Aquimichu, en el área de San Lorenzo, donde les platicó a algunos trabajadores que ante el temor de ser enviado a la fosa común decidió comprar un seguro funerario, pero los vecinos no saben con qué empresa funeraria lo hizo, narró Carlos Galicia, uno de sus vecinos.

“Dos días antes pasó y lo vi muy cansado, iba muy tarde, entraba a trabajar a las 2 y ya era la 1:30”, narró quien poco después fue avisado que la Policía lo había llevado a su casa porque se cayó a una cuadra y se había golpeado en la frente.

Aunque los municipales intentaron llevarlo a un asilo al ver que no tenía familiares y vivía solo, don Juan no quiso ser trasladado, por lo que después de insistir, los policías decidieron dejarlo en su casa, pero más tarde al visitarlo sus vecinos lo encontraron temblando.

“Arrimé la camioneta y lo llevamos a la Cruz Roja, pero no lo recibieron. Nos fuimos al Hospital Zaragoza y nos cobraban 15 mil pesos la noche y nos pedían 7 mil para ingresarlo, pero no teníamos dinero y lo llevamos al Hospital General, ahí lo recibieron. Nos dijeron que estaba deshidratado”, y lo dieron de alta a las 2:00 de la mañana, narró su vecino.

Dijo que lo regresaron a su casa, pero estaba débil, y en la mañana uno de ellos decidió hablar a una ambulancia que lo trasladó de nuevo al Hospital General, donde el domingo 12 de julio les dijeron que estaba en observación, el lunes les informaron que estaba muy grave y luego les informaron que había muerto probablemente de Covid.

“Andamos buscando la manera de recuperar su cuerpo, porque lo apreciábamos mucho y me pudo mucho su partida. Él le decía a mi hija que era su abuelo y le decíamos ‘el abuelo’. Queremos cumplir su última voluntad, enterrarlo, porque él no se quería ir a la fosa común”, narró Galicia sobre el hombre quien aparentemente era originario de Nieves, Durango.

Dijo que uno de los vecinos tiene el acta de nacimiento de don Juan, y ellos podrían identificarlo si alguna funeraria decide apoyarlos para cumplir el último deseo.

 o les informa si tenía el seguro funerario con ellos. 

Para más información puede comunicarse con Carlos Galicia al celular (656) 177-2164.