Su guitarra lo espera en casa

Carlos Antonio estudiante del Cobach 11 se encuentra en terapia intensiva desde el miércoles tras haber sido atropellado por un conductor que se dio a la fuga

Alejandro Vargas
El Diario de Juárez
sábado, 16 febrero 2019 | 13:55

Ciudad Juárez.- La guitarra de Carlos Antonio Dávila Castillo, estudiante del Cobach 11 que se encuentra en terapia intensiva desde el miércoles tras haber sido atropellado por un conductor que se dio a la fuga, espera en casa el regreso de su dueño.

Entrevistada en la sala de espera del Hospital 66 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Alejandra Castillo, madre del menor de 16 años, agotada y derramando lágrimas, contó que su hijo acostumbraba al llegar a su hogar luego de clases, tocar dicho instrumento con la ilusión de conocer algún día a su ídolo, el requintista Ulises Gómez. 

Como consecuencia de los golpes, a Carlos Antonio Dávila Tapia, de 16 años, se le practicó una neurocirugía, pero aun así permanece dormido “muy delicado” en el nosocomio. Será hasta el lunes cuando se buscará despertarlo para ver si muestra alguna mejoría que mantenga la esperanza en sus seres queridos, indicaron familiares. 

“Lo único que quiero es que mi hijo salga de aquí, y que cuiden las autoridades más a los muchachos que salen de la escuela. Hubo muchos accidentes en ese lugar”, dijo la mujer, misma que ha pasado tres días en el nosocomio. 

Fue alrededor de las 8 de la noche del 13 de febrero cuando el estudiante de segundo semestre intentó cruzar por una esquina en el cruce de las calles Libramiento Aeropuerto y la calle Domingo García Ramos, pero fue arrollado por un guiador cuyo paradero aún es desconocido. 

“Dicen que era una camioneta gris que venía con las luces apagadas. Es lo único que sabemos. Aún no hemos podido poner la denuncia. Necesitamos saber quién fue. A ver si las personas pueden ayudarnos a encontrar al culpable”, agregó César Dávila, tío del menor, quien proporcionó su número telefónico: 656-377-20-05 para cualquier información. 

El peritaje realizado por la Dirección de Tránsito determinó la culpabilidad al conductor que manejaba a exceso de velocidad, mientras que el joven cruzó por una zona permitida.

“Sus amigos se encuentran consternados. Vienen y piden información pero siempre es la misma: mi sobrino sigue sin despertar”, dijo una tía del estudiante, quien junto con más familiares y amigos han acompañado a los padres del estudiante en su dolor.

Compañeros del menor, tanto del Cobach y como de la la Secundaria Técnica 80, de donde se graduó hace un año, realizaron una colecta que entregaron hace unos días a la familia, misma que agradeció el gesto y las muestras de cariño. 

“Ayer que pasé por ahí estaban saliendo los estudiantes y no se veía presencia de tránsitos en el lugar. Hasta los camiones juegan carreras en esas calles. Por favor, que pongan más seguridad y se preocupen más por nuestros niños”, urgió Alejandra Castillo.