Sin detenidos tras balaceras en la región

La corporación investigadora sólo ha podido identificar a dos de las tres víctimas mortales de la agresión

Staff/
El Diario de Juárez
sábado, 15 junio 2019 | 06:00
|

Luego del registro de ataques armados en poblados del Valle de Juárez con saldo de tres muertos el pasado martes y el hallazgo de restos humanos localizados a lo largo del Kilómetro 35 de la carretera Juárez-Porvenir el pasado jueves, la Fiscalía General del Estado en la Zona Norte (FGE) no ha reportado detenciones ni avances en la investigación.

La corporación investigadora sólo ha podido identificar a dos de las tres víctimas mortales de la agresión en los poblados de Loma Blanca y Tres Jacales el martes. Uno de ellos, Jesús Josué Pérez Díaz de, 21 años, era conductor de una unidad de transporte de personal  que los agresores usaron para bloquear la carretera, mientras que otra persona fue identificada como Jesús Alberto Salinas Lares, de 28 años de edad.

La FGE confirmó ayer que los restos humanos localizados a lo largo del kilómetro 35 de la carretera Juarez-Porvenir el pasado jueves y que estaban contenido en hieleras y cajas de plástico pertenecen a dos personas que también se mantienen sin identificar.

“Los exámenes realizados por médicos legistas del Servicio Médico Forense determinaron que los restos encontrados pertenecen a dos personas del sexo masculino y se iniciaron los trabajos de identificación”, informó el vocero de la corporación investigadora, Alejandro Ruvalcaba Valadez.

El funcionario adelantó que han acudido por lo menos dos familias a tratar de identificar los restos pero continúan sin identidad señalada. Confirmó que tampoco existen reportes de ausencia o desaparición de personas en la zona del Valle de Juárez que permitan visorar indicios de identificación. 

A pesar de que existe un grupo delictivo que se adjudicó la serie de ataques, la corporación investigadora no ha dado con los responsables de las agresiones armadas en el Valle.

La escalada de violencia en esa región ha generado miedo en los habitantes al grado de suspender clases de nivel básico durante dos días.