Sin avances en el campo algodonero

Activistas reprochan al gobernador que durante su gestión nadie les ha informado sobre el cumplimiento de la sentencia

Javier Olmos
El Diario de Juárez
sábado, 09 noviembre 2019 | 06:00
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez |

Ciudad Juárez— Defensoras de los derechos de las mujeres reprocharon al gobernador Javier Corral que a menos de dos años de que termine su gestión, los avances en la sentencia del caso campo algodonero son mínimos.

“En estos últimos años nadie nos ha dicho cómo va el cumplimiento de la sentencia”, dijo Imelda Marrufo, integrante de la Red Mesa de Mujeres, previo a conmemorar ayer diez años de la sentencia emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Agregó que, además, el memorial construido en ese punto en donde fueron encontradas muertas ocho jóvenes mujeres en 2001 sigue incompleto y faltan recursos para combatir feminicidios.

“Tenemos un memorial todavía muy deficiente porque podemos observar que la relatoría se ha ido desvaneciendo poco a poco, no se alcanzan ni a leer las letras”, anotó.

Las conclusiones fueron acordadas el jueves en una serie de mesas de trabajo realizadas en el memorial, a propósito del aniversario de la sentencia.

Al evento asistieron también el delegado del gobierno federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa, diputados federales y derecho humanistas, entre ellos el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez.

“Hace diez años la sentencia fue una esperanza, un rumbo, una expectativa para transformar. Para que dicha sentencia fuera emitida hubo necesaria la participación de muchos actores y actoras sociales”, dijo en su discurso frente a Corral, María Elena Ramos, Integrante del Movimiento de Mujeres de Ciudad Juárez.

“Hace tiempo más de un año, señor gobernador, hablamos con usted de un centro de desarrollo y empoderamiento de las mujeres en Riveras del Bravo, ese centro estaba orientado a ser algo diferente que solo da clasecitas que son necesarias, de corte y confección, belleza y demás”, apuntó.

“Y ese centro de atención –agregó- se quedó rezagado a solo dos salitas, para que en esas dos salitas pudieran recibir las instancias de Gobierno y nosotras a las mujeres víctimas de la violencia. Entonces tenemos muchos obstáculos y tenemos que seguir lidiando con muchos obstáculos”.

Expuso que así como le ofrecieron a Corral que les diera un año para demostrar que podían ser la diferencia, emplazaron ayer a la Subsecretaría de Desarrollo Social a que vigile y muestren los resultados de ese centro.

“La sentencia fue para los tres niveles de Gobierno y la verdad es que no nos convocaron a hacer este balance del cumplimiento de la sentencia”, insistió por su parte Marrufo.

Dijo que a pesar de que hay un reconocimiento de avances en materia de instituciones, los operadores de justicia en el estado tienen carencias para realizar su trabajo.

En su participación, el gobernador indicó que Chihuahua sigue debiendo a los amigos y familiares de las víctimas del caso.

“Mi presencia aquí es para acompañarles, para escucharles y para dar seguimiento a lo que el día de ayer en este foro que se realizó se comentó sobre los avances, sobre los retos, sobre los pendientes que se tienen en el cumplimiento de esta sentencia”, explicó.

Dijo que la sentencia no subsana lo sufrido por cada uno de los familiares y amigos de las víctimas, “es un dolor que sigue vigente, un dolor que no termina por mitigar y que desafortunadamente muchos han vivido ante la lacerante violencia que permea en el país”.

“Por eso nosotros partimos de la misma convicción: el estado mexicano y Chihuahua tienen una deuda vitalicia con cada uno de los ciudadanos y no los limitamos a los familiares”, agregó.

“Lo que expreso hoy es nuestro compromiso para asumir esta agenda de pendientes, tenemos un largo camino por recorrer, esa es la conclusión más real y sintética”, abordó.

[email protected]