PUBLICIDAD

Juárez

Sepultan a paseño asesinado por GN

Entre exigencias de justicia dan último adiós a Juan Carlos

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

sábado, 27 noviembre 2021 | 11:06

Omar Morales / El Diario de Juárez | Familiares y amigos se reunieron durante el entierro

PUBLICIDAD

A una semana de su muerte, padres y hermanos despidieron ayer el cuerpo del paseño Juan Carlos Medina, de 18 años, en medio de la exigencia de justicia al haber sido asesinado por un elemento de la Guardia Nacional (GN) en el Centro de Ciudad Juárez.

Con el canto de tres músicos norteños que entonaban “Cruz de madera” y playeras impresas con su fotografía, familiares y amigos le dieron el último adiós al estadounidense en el panteón Jardines del Recuerdo, ubicado en la colonia Juanita Luna, al norponiente de la ciudad.

PUBLICIDAD

Juan Carlos fue asesinado la noche del 19 de noviembre en las calles Francisco Villa y Tlaxcala luego de ingresar a México presuntamente con dos armas de fuego calibre 9 milímetros (mm) por el puente internacional Paso del Norte-Santa Fe, de donde huyó a una revisión por parte de los elementos federales.

La versión dada por la GN a las autoridades estatales es que el paseño sacó una de las armas y le apuntó al oficial, quien le disparó con una carabina FX calibre 5.56x45 mm producida por el Ejército Mexicano, balazo que entró en la línea media axilar del lado derecho y salió por el tórax posterior.

El fiscal en la Zona Norte, Manuel Carrasco Chacón, informó la mañana del lunes 22 de noviembre que en las cámaras de seguridad analizadas se observa que Juan Carlos nunca accionó ningún arma, por lo cual su madre Karla Sáenz Reyes pide a las autoridades ver las grabaciones.

Dijo que la Fiscalía General del Estado le informó que las dos armas que supuestamente ingresó su hijo a México, hechas en Estados Unidos y Austria, están nuevas y se encontraban en su estuche, por lo que espera un informe de balística.

Juan Carlos era el tercero de seis hermanos. Él nació el 11 de julio de 2003 en El Paso, pero vivió en Juárez hasta que se fue a estudiar a la vecina ciudad, en donde durante la pandemia dejó la escuela para trabajar en jardinería con un tío.

Durante su velorio, la madre pidió “justicia, que se esclarezca el caso. La Guardia Nacional no puede, ni nadie, tiene derecho a matar así, menos a un joven que empezaba a vivir”.

Ayer, el dolor de sus familiares por la muerte de Juan Carlos se fundió con la fría tarde que se vivió en la ciudad, y los puños de tierra que vertieron sobre su féretro quedaron cubiertos con coronas de flores que le fueron llevadas durante los tres días que fue velado en la casa de sus padres.

“El último enemigo será la muerte. Ya no habrá más muerte, ya no habrá dolor, no habrá lágrimas; vendrán tiempos de consolación. Juan Carlos, gracias por habernos reunido a tus amigos, tus primos, tus tíos, tus padres. Gracias”, dijo un pastor cristiano mientras el estadounidense era sepultado.

Su madre afirmó que pedirá el apoyo del Gobierno de Estados Unidos para lograr que se haga justicia. La cónsul de Prensa y Cultura en el Consulado General de los Estados Unidos en Ciudad Juárez, Caroline Schneider, informó que el vecino país ya monitorea de cerca la investigación que llevan a cabo las autoridades mexicanas.

hmartinez@redaccion.diario.com.mx

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search