Colonia Morelos III

Se quejan por olores que despide el Semefo

Reacomodo de cuerpos no reclamados provoca el malestar

Luis Carlos Cano C. / Miguel Vargas /
El Diario
jueves, 19 septiembre 2019 | 06:00
Carlos Sánchez |

Moradores de la colonia Morelos III que colindan con las instalaciones del Laboratorio de Ciencias Forenses, dieron a conocer a El Diario que en los últimos días, por las tardes, están percibiendo olores nauseabundos emanados de lo que todos conocen como el Servicio Médico Forense.

“Huele a perro muerto y en ocasiones a carne quemada, como si estuvieran cociendo lo que le quitan a los cuerpos”, dijo Manuel, uno de los vecinos de la zona que abarca las calles Valle del Cedro y Fortín de la Soledad.

Comentó que el olor se percibe especialmente por las tardes, alrededor de las cinco y hasta por más de una hora, lapso de tiempo en que cualquier persona que se encuentre en la calle, cerca del edificio del Semefo, se da cuenta que huele a carne putrefacta.

“El otro día estábamos mi esposa y yo frente a la casa y de repente nos dio el olor a animal muerto, como cuando ves algún perro muerto en un terreno baldío y huele horrible; nos asomamos al lote que está aquí cerca y no había ningún animal, fue cuando nos dimos cuenta de que el olor venía del Servicio Forense”, comentó.

El vecino dijo que afortunadamente no es muy común este olor, pero sí en los últimos días por la tarde, por lo que esperan que al terminar el verano y baje la temperatura ya no se vuelva a percibir.

La señora Carmela, quien vive cerca del Servicio Médico Forense, coincidió en que el olor a animal muerto que proviene de esas instalaciones se percibe sólo en las tardes.

“El otro día que andaba caminando, al pasar frente al Semefo me dio un olor tremendo a perro muerto, olía como cuando un animal ya tiene varios días de muerto, pero al retirarme del lugar ya no se percibía tan fuerte”, indico.

Comentó que al parecer ninguno de los vecinos ha presentado una queja sobre esta situación, pero no lo hacen porque piensan que tendrán problemas posteriores. 

Sin embargo, dijo, aunque los vecinos no nos hayamos quejado, las autoridades no puede dejar que ese problema siga.

Otros vecinos del sector, sobre todo los que tienen negocios, consideraron que no hay mayor problema si cierran las puertas de sus establecimientos, pues con ello ya no les llegara ningún aroma.


Clasifican restos

Alejandro Ruvalcaba Valadez, titular de la oficina de comunicación social de la Fiscalía General del Estado en Juárez, dijo que investigaran sobre el caso, pero descartó problemas de sobrecupo en el Semefo o fallas en alguno de los equipos que ahí se manejan.

El reacomodo de cadáveres no reclamados, que próximamente serán inhumados por el estado, despertó olores fétidos al exterior del edificio del Semefo.

Al mover los cuerpos se generan hedores; actualmente hay toma de muestras, clasificación, el ingreso de los cuerpos en bolsas especiales y estas acciones son necesarias de manera previa al procedimiento de inhumación, y es lo que podría estar generando las emanaciones, explicó Joselyn Guzmán, vocera de Servicios Periciales. 

Hasta ayer no había fecha definida para la inhumación de los cuerpos que han permanecido en el Semefo sin ser reclamados por sus familiares. 

Oficialmente no están identificados con nombre y apellido, por lo que serán identificados con un número de expediente y se reservarán resultados de muestras de ADN por si existe una reclamación posterior, dijo la portavoz.

Buena parte de los cadáveres corresponden a personas que han fallecido en hospitales y sus allegados los abandonaron para evitar saldar las cuentas económicas que les generó el servicio médico, según se dio a conocer.

La última vez que el Semefo realizó inhumaciones fue el mes de enero, cuando se depositaron en fosas individuales 52 cuerpos en cajas de aserrín prensado en el panteón San Rafael de esta ciudad.

Aunque oficialmente no se dio a conocer el número de cadáveres que hay actualmente en el Semefo, en espera de que el Ministerio Público resuelva los permisos y protocolos de inhumación, podrían ser decenas los no reclamados, según datos históricos de Servicios Periciales.

Hasta hace seis meses, cuando se informó oficialmente al respecto, había 61 cadáveres que nadie reclamaba y que fueron víctimas de homicidio, accidentes, muerte natural con abandono social y suicidio, confirmó la Fiscalía General del Estado.