PUBLICIDAD

Juárez

En los planteles escolares

Se ponen listos con las brigadas viales

Conformadas por madres y padres de familia, se encargan de dirigir el tráfico durante la entrada y salida de los estudiantes

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

lunes, 29 agosto 2022 | 12:44

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Madres de familia dan el paso a un alumno de la primaria Cuitláhuac Manuel Sáenz / El Diario de Juárez | Semáforo escolar en la secundaria Federal No.1

PUBLICIDAD

Mientras fuera del horario escolar cada madre o padre de familia desarrolla diversas actividades laborales, cuando el reloj marca la entrada o la salida de los salones de clases, cada uno se viste con un chaleco naranja atravesado por líneas reflejantes y sostienen entre sus manos señales de alto para convertirse en agentes viales de las zonas escolares de miles de estudiantes. 

Tras la violencia que azotó a Ciudad Juárez hace más de una década, en el 2010 las escuelas se sumaron al Programa Nacional Escuela Segura (PNES) que surgió con el propósito de reforzar las condiciones de seguridad en las escuelas de nivel básico y recurrió a la participación social tanto para la prevención de la violencia como para el fomento de la protección civil. 

PUBLICIDAD

En este contexto se crearon en las escuelas de preescolar, primaria y secundaria brigadas de seguridad vial compuestas por madres y padres voluntarios que vigilan y dirigen el tráfico vehicular en el exterior de los planteles educativos a la hora de entrada y salida de los estudiantes, además de procurar el andar seguro de los peatones en la zona escolar. 

Sin embargo, el PNES desapareció en el 2015 y, posteriormente, fue creado el Programa Nacional de Convivencia Escolar (PNCE) que pretende atender las emociones de los alumnos a fin de crear ambientes sanos en el interior de los salones de clases, pero en el caso del estado de Chihuahua continuaron manteniéndose las brigadas de seguridad vial que son capacitadas por agentes del Departamento de Educación Vial.

“En Juárez entraron todas las escuelas al programa de Escuela Segura porque fue cuando se agudizó más la violencia y a raíz de ello surgieron muchos proyectos y todo lo que funcionó en ese tiempo se quedó, como fueron las brigadas. Nosotros seguimos trabajando la seguridad de las escuelas y de los niños, niñas y adolescentes”, dijo Marisa Cardona, coordinadora del PNCE en Ciudad Juárez y enlace directo con otros organismos. 

Para la conformación de las brigadas de seguridad vial es necesaria la participación del mayor número de madres y padres de cada uno de los grados escolares, a fin de que haya una participación rotativa y se cubran todos los horarios y días de la semana; además, quienes están capacitados pueden expandir la información para incrementar la colaboración. 

“Es importantísima la participación de los padres y madres de familia porque al fin de cuentas no podemos cubrir toda la vigilancia en todas las escuelas y cuando están participando ven de cerca la problemática y lo que se siente que no los respeten”, dijo el comandante Omar Silva, coordinador del Departamento de Educación Vial, quien explicó que las brigadas de seguridad vial están protegidas legalmente. 

Voluntarios capacitados

La Ley de Seguridad Escolar para el Estado de Chihuahua obliga a los planteles educativos a la conformación de brigadas escolares que salvaguarden la seguridad de los estudiantes y, por lo tanto, estén atentas a situaciones de peligro que puedan presentarse dentro y fuera de las escuelas, como el tránsito vial al momento de entrar o salir de clases. 

Además, el Reglamento de Vialidad y Tránsito para el Municipio de Juárez obliga a los conductores a obedecer los señalamientos manuales que realicen en el perímetro escolar las personas autorizadas por las escuelas, no sólo de policías viales, sino también de promotores voluntarios de la seguridad vial, explicó el comandante Silva. 

La capacitación de los voluntarios inicia con un reconocimiento de la zona escolar con el objetivo de identificar posibles situaciones de riesgo en el momento en que los estudiantes ingresan o salen del plantel educativo porque si bien resulta imposible erradicar en su totalidad los problemas del entorno, se pueden combatir al detectarlos.

Una vez que se conoce el perímetro de la escuela, los agentes del Departamento de Educación Vial establecen cuadros de seguridad para ubicar a cada una de las personas que conforman las brigadas porque en el proceso de proteger el transitar de los estudiantes no deben de exponerse a sí mismas, señaló el comandante. 

Las características de cada escuela obligan a los brigadistas a poner en prácticas diversas estrategias de seguridad vial, pues existen zonas de mayor tránsito y peligro para los peatones, como los alrededores de la primaria Abraham González que se ubica en el cruce de dos avenidas principales, la Triunfo de la República y Plutarco Elías Calles. 

Para dirigir el tráfico en el exterior de los planteles, los brigadistas viales emplean diversos materiales, desde conos hasta trafitambos, además de chalecos reflectores y señales de alto, dependiendo de las acciones que llevarán a cabo porque algunas veces no se limitan a dirigir el flujo vehicular, sino que se ven en la necesidad de cerrar carriles o calles completas. 

“Hay algunas escuelas a las que se les autoriza el cerrar alguna calle, pero eso sólo es con análisis previo y autorización de la dirección técnica de la Coordinación de Seguridad Vial”, dijo el comandante Silva, quien en la capacitación a los brigadistas les da a conocer tanto la ley como el reglamento que los respalda como voluntarios viales. 

Dañó Covid la organización

Antes de que el PNSE desapareciera, la Secretaría de Educación era la encargada de proporcionar a los brigadistas viales todo el material necesario para dirigir el tráfico en el exterior de las escuelas, pero con su eliminación también se retiró el recurso económico, por lo que actualmente Educación Vial apoya a los planteles con el material requerido, explicó Cardona.

“Ya inicia el nuevo ciclo escolar, vienen nuevos alumnos y vamos a empezar con la activación de las brigadas de las escuelas que no las tienen para que las soliciten al programa y agendarlas, además ahorita Vialidad estará donando para las brigadas de seguridad chalecos y altos, que es el material con el que dan el apoyo en las escuelas”, dijo la maestra Cardona. 

Además, explicó que antes de la pandemia por Covid-19 se había logrado expandir el número de brigadas viales en las escuelas de nivel básico, pero el confinamiento sanitario y la ausencia de los estudiantes en las aulas provocó que no se le diera continuidad al programa y fue hasta febrero de este año –al regresar la educación presencial– cuando se buscó volverlas a reactivar. 

“Nunca hemos dejado de promoverlo, año con año buscamos conformar más brigadas porque se trata de la seguridad de los niños. El desfase por la pandemia provocó que se desacostumbraran de realizar este trabajo, pero es un trabajo muy eficiente que hay que recuperar”, dijo la maestra Cardona, quien cada día transita por la Panamericana y en su camino observa las brigadas viales de la primaria José Martí. 

Ascenso y descenso

La seguridad de los estudiantes es el principal objetivo de las brigadas viales conformadas por madres y padres de familia, quienes en muchas ocasiones forman parte de la problemática vehicular que se genera en el exterior de las escuelas, al estacionarse en doble fila para dejar o recoger a sus hijos, lo que provoca embotellamientos en las zonas escolares. 

“Cuando van al trabajo, a veces se les hace muy fácil pararse en el espacio menos indicado y los niños salen corriendo en medio de los carros, entonces no es sólo para que haya una brigada en la escuela, sino también para la educación del padre de familia, quien por seguridad de sus hijos y de los demás compañeritos debe escoger un lugar adecuado”, dijo la maestra Cardona. 

El Reglamento de Vialidad y Tránsito para el Municipio de Juárez señala que, para evitar conflictos viales en el espacio de ascenso y descenso de los estudiantes, las escuelas deben contar con lugares especiales para que los alumnos puedan llegar o retirarse de los vehículos sin obstaculizar o afectar la circulación de la vía pública. 

“Es importante que los padres de familia creen conciencia y se forme una cultura del respeto, muchos de los conductores saben lo que tienen que hacer, pero no lo aplican”, dijo el comandante Silva, quien recordó que si bien la velocidad máxima en una zona escolar es de 30 kilómetros siempre hay que extremar precauciones y ceder el paso a los peatones. 

En Ciudad Juárez son las escuelas de nivel preescolar las que mayor apoyo solicitan de Seguridad Vial y las que mayor número de brigadas escolares conforman cada ciclo escolar, seguidas del nivel primaria y, por último, del de secundaria; sin embargo, tanto el comandante Silva como la maestra Cardona coinciden en que la seguridad vial debería de procurarse en todos los niveles educativos. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search