Juárez

Se lleva Fiscalía derrota penal

Retira cargos por asesinato a acusados de 11 feminicidios

Staff
El Diario de Juárez
jueves, 14 marzo 2019 | 06:00
Associated Press

Ciudad Juárez— Por falta de pruebas y después de varios años de mantenerlas presas, la Fiscalía General del Estado (FGE) retiró ayer los cargos de asesinato y delincuencia organizada que había presentado en contra de tres personas a quienes acusó de ser parte del grupo criminal que mató a 11 mujeres, cuyos restos óseos se localizaron en el arroyo El Navajo.  

Eduardo Sánchez Hermosillo, “El Flaco”; Esperanza Castillo Saldaña, “La Paty”, y Rafael Mena, “El Cheche”, fueron señalados el año pasado por homicidio agravado, trata y delincuencia organizada, y se les impuso la medida cautelar de prisión preventiva.  


Ofreció Fiscalía pena de 10 años 

Ayer el agente del Ministerio Público (MP) adscrito a la FGE, Ángel González Cansino, retiró todos los cargos a Mena y pidió el sobreseimiento del proceso penal, lo que tiene efectos de una sentencia absolutoria.

El fiscal también retiró los cargos contra Sánchez Hermosillo y Castillo Saldaña en cuanto a los delitos de homicidio agravado en contra de 11 víctimas y asociación delictuosa. Sólo quedó vigente el ilícito de trata y a cada uno les ofreció una pena de 10 años por esa conducta y únicamente por cinco víctimas.

Un investigador cercano al caso explicó que la Fiscalía no pudo reunir las pruebas para acreditar que en las fechas en que ocurrieron los hechos los ahora exonerados pudieron haber intervenido. “Se tendría que probar que ellos les dieron los golpes”, dijo.

Agregó: “Quedaron acreditados los homicidios porque se tenían los restos óseos y los resultados de los peritajes para la identificación, pero probar la intencionalidad delictiva no fue posible. La intención de querer matar cómo se va a probar”. 

Indicó que al inicio de la investigación se sabía que ellos las trataban o las prostituían “y por lógica si ellos sabían que las víctimas ya no iban a ser liberadas, que si ayudaron a retenerlas a sabiendas que una vez que no quisiera trabajar o de que terminara su vida útil o se escaparan las iban a matar, entonces ellos debían responder por el homicidio. Esa fue la lógica o los indicios que se siguieron”.

Las tres personas fueron detenidas tras el asesinato de los agentes de la Policía Federal Gustavo Rosales González y Simón Andrade Flores en septiembre de 2010, en el exterior del Hotel Verde ubicado en la calle Melchor Ocampo en la zona Centro.

Presuntamente las mujeres cuyos restos se hallaron en el arroyo El Navajo fueron obligadas a prostituirse en ese lugar. Sánchez y Castillo trabajaban ahí y Mena vendía dulces en el exterior. Todos fueron detenidos tras los crímenes de los elementos federales en lo que prácticamente fue una redada. 

Ayer en la sala uno de la “Ciudad Judicial”, en una audiencia privada, el juez de Control Rafael Rosado Arcudia dictó los sobreseimientos. En el caso Mena, el juez ordenó ponerlo en libertad pero él continuará preso porque casi a nueve años de distancia aún espera sentencia en el caso de dos agentes federales.

El juez también autorizó un procedimiento abreviado después de preguntarle a Sánchez Hermosillo y Castillo Saldaña si aceptaban esta figura legal por cuanto a la trata.  Los procesados renunciaron a su derecho a exigir un juicio oral y admitieron el abreviado, con lo cual aceptaron su responsabilidad. 


Se quedan en acusaciones

En octubre de 2018 al formular cargos legales en contra de Castillo Saldaña, Sánchez Hermosillo y Mena los agentes del MP a cargo del caso acusaron a las tres personas de pertenecer al grupo delincuencial “Los Aztecas” o “La Línea” desde el 2007 y haberse dedicado a diversos delitos como venta de droga y trata de personas.

Las 11 víctimas por las que se ha ejercido acción penal desaparecieron entre enero de 2009 y diciembre de 2010 y sus restos óseos comenzaron a recuperarse a partir del 21 de octubre de 2011 en las vertientes que conforman el Arroyo El Navajo, ubicado en el Valle de Juárez, a 77 kilómetros de esta ciudad.

Las víctimas son Brenda Berenice Castillo García, María Guadalupe Pérez Montes, Lizbeth Avilés García, Perla Ivonne Aguirre González, Idalí Juache Laguna, Beatriz Alejandra Hernández Trejo, Jesica Leticia Peña García, Deysi Ramírez Muñoz, Andrea Guerrero Venzor, Mónica Liliana Delgado Castillo, Jessica Terrazas Ortega y Jazmín Salazar Ponce. 


Contrastan penas

La pena solicitad ayer por el fiscal y que por ley no puede ser rebasada por el juez de Control al momento que emita la sentencia contrasta con los castigos impuestos a otros de los presuntos implicados, quienes han denunciado ser inocentes. 

En julio de 2015 Jesús Hernández Martínez, alias “El Gordo Maloso”; César Félix Romero Esparza, “El Félix”; Édgar Jesús Regalado Villa, “El Piwi”; José Antonio Contreras Terrazas, “El Koyac”; Manuel Vital Anguiano, “El Meny” fueron sentenciados a permanecer 697 años y seis meses en la cárcel como responsables de los delitos de trata y homicidio contra las mismas 11 mujeres.

En otro juicio oral –en octubre de 2017– Pedro Payán Gloria “El Pifas”, fue condenado a 430 años de cárcel al ser encontrado culpable de los delitos de homicidio, trata y delincuencia organizada en perjuicio de las mismas 11 jóvenes.

Al ser revisados en segunda y tercera instancia se han “caído” las sentencias y resoluciones emitidas en contra de otras personas señaladas por la Fiscalía estatal como implicadas, Gerardo Páez Carreón y Camilo del Real Buendía.

En los siguientes días continuará la audiencia en contra de Eduardo Sánchez “El Flaco” y Esperanza Castillo, “La Paty”, para que el fiscal le exponga al Tribunal de Control los antecedentes o datos de prueba y cuando concluya el juez emitirá un fallo y la sentencia.

[email protected]