Se desploman ventas en la Ejército; negocios inician despidos

Más de 30 comerciantes que alquilan locales en dicho centro comercial se reunieron el pasado viernes porque resintieron inmediatamente las afectaciones

Staff
El Diario de Juárez
lunes, 11 febrero 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— En apenas seis días en que inició el cierre de un tramo de la avenida Ejército Nacional, locatarios de la plaza comercial “Nacional” reportan una baja de sus ventas superior al 80 por ciento y comenzaron a despedir personal.

Más de 30 comerciantes que alquilan locales en dicho centro comercial se reunieron el pasado viernes porque resintieron inmediatamente las afectaciones y demandan soluciones, pero aseguran que no son escuchados.

Esperaban a directivos de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS), de Planeación municipal y de Tránsito, pero no asistieron a la convocatoria ese día, “nos dejaron plantados”, aseguraron los afectados.

Este fin de semana se quedaron sin agua potable en los comercios porque empleados de la JMAS reventaron la tubería principal de abastecimiento; esto mientras los negociantes veían caer sus ventas de forma estrepitosa, dijo una de las afectadas a El Diario que pidió reservar su nombre.

“Las cosas se están poniendo horribles, mis ventas se fueron abajo en un 80 por ciento, está crítico, la verdad es que me puede mucho por mis trabajadores el tener que desocupar”, comentó otra de las negociantes en su cuenta de Facebook.

La JMAS comenzó el pasado martes a trabajar en la reposición del colector principal de drenaje que corre bajo la avenida Ejército Nacional. Desde la calle Rancho Malpaso hasta Paseo de la Victoria, se dejó circulación local, pero se cerró al tráfico normal sobre la avenida principal.

Sin embargo, de acuerdo con los locatarios de la plaza Nacional, las medidas oficiales no son las correctas y los efectos fueron inmediatos al desplomarse sus ventas, a pesar de que hay acceso controlado a sus negocios  el mismo tráfico vehicular dificulta que sus clientes lleguen. Aunado a esto la JMAS los dejó sin agua y tuvieron que abastecerse con agua purificada este fin de semana, afirmaron los testimonios.

“Las calles son un caos, las vías alternas que nos pusieron son un desastre y no tienen coordinación, y para acabarla, los de la JMAS reventaron las tuberías”, expuso una afectada.

Los dueños de los negocios pidieron el apoyo ciudadano porque sus negocios seguirán abiertos al público y es necesario la concurrencia y solidaridad para que no se pierdan empleos, dijeron.