PUBLICIDAD

Juárez

Se deslinda INM de las acciones de Ferromex

Asegura Instituto que ese no es su problema

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

miércoles, 15 noviembre 2023 | 14:35

PUBLICIDAD

El Consejo Ciudadano del Instituto Nacional de Migración (CC-INM) se pronunció ayer contra las prácticas de detener trenes en puntos arbitrarios de Chihuahua, obligando a las familias a recorrer caminando el desierto.

A través de un comunicado de prensa sobre la actual ejecución de la política migratoria del Estado mexicano en los últimos días, el Consejo Coordinador se sumó a las preocupaciones y exigencias de las organizaciones de la sociedad civil y casas del migrante.

Dijo que ha visto con preocupación múltiples acciones realizadas por el INM a lo largo del país, como supuestas amenazas realizadas a personas migrantes en Hidalgo; múltiples operativos de contención en Tapachula; la presencia de Niños, Niñas y Adolescentes (NNA) en la estación migratoria de Nuevo León; y operativos de desalojo en Oaxaca y la Ciudad de México.

“En Chihuahua y Coahuila, se ha observado la práctica de detener trenes en puntos arbitrarios de su recorrido, obligando a numerosas familias a recorrer varios kilómetros bajo las inclemencias del desierto”, señaló.

Destacó que es urgente activar mecanismos para mejorar la gestión migratoria en todo el país.

“Debido a la política de contención manejada a lo largo y ancho del territorio nacional, México se ha convertido en una gran Estación Migratoria, en la cual se ha estancado un número preocupante de personas migrantes y refugiadas”, apuntó.

Al ser cuestionado sobre las acciones de dejar varadas a las personas migrantes que viajan en los trenes de cargas, incluidos NNA y mujeres embarazadas por días en medio del desierto, ayer el comisionado del INM, Francisco Garduño Yáñez, argumentó que la decisión es de la empresa Ferrocarriles Mexicanos (Ferromex).

Pese a que los migrantes aseguraron que fueron agentes del INM y de la Guardia Nacional quienes el pasado 1 de noviembre hicieron que se desprendiera la locomotora de los vagones en los que viajaban de Torreón con dirección a la ciudad de Chihuahua, el funcionario federal argumentó que el acuerdo con Ferromex es no dejarlos subir al tren para evitar riesgos en su integridad.

“Ese ya no es un problema del Instituto Nacional de Migración, ese es un problema del ferrocarril, si el ferrocarril no se mueve pues no podemos exigirle a Ferromex que haga un viaje para que puedan subirse los migrantes y tener movilidad”, señaló.

Mueren 2 en una semana

Dijo que los agentes federales continuarán evitando que las personas migrantes suban a los trenes de carga para llegar a la frontera, e informó que esta semana han muerto dos personas al caer de los vagones.

Los operativos migratorios se llevan a cabo desde el 18 de septiembre en 30 puntos operativos ferroviarios de nueve entidades del territorio nacional como Coahuila, Aguascalientes, Nuevo León, Estado de México, Durango, Guanajuato y Chihuahua.

El 29 de setiembre, alrededor de mil 800 personas, principalmente de origen venezolano, permanecieron más de 12 horas en el desierto de Ahumada, sin agua ni alimentos, hasta que la comunidad y las autoridades de aquel municipio se acercaron con ambulancias, ropa y alimentos.

El 1 de noviembre alrededor de mil 500 personas también quedaron varadas unos 30 kilómetros antes de llegar a la ciudad de Chihuahua, pero esta vez permanecieron hasta cinco días.

Al llegar a Juárez, el venezolano Leomar José narró que el tren se detuvo y cuando llegó Migración los trabajadores de Ferromex separaron la locomotora y los agentes federales les dijeron: “aquí se van a tener que quedar unos cuatro, cinco días”.

El sudamericano también narró que un mes antes fue detenido en la ciudad de Chihuahua y devuelto a Tabasco, pero que los agentes del INM no le devolvieron sus documentos personales, incluido el pasaporte venezolano que tardó seis meses en obtener en su país.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search