PUBLICIDAD

Juárez

Se derrumba la posibilidad de ir al kínder

Alumnos del preescolar Un Siglo de Servicio no han podido hacer uso de los salones, pues presentan graves daños estructurales

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

martes, 13 septiembre 2022 | 11:04

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Los bloques comenzaron a separarse Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Desde el 2019 comenzaron a hacerse visibles daños en los muros de los salones, pero el problema se agravó a principios del 2020 y desde entones el deterioro continúa Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Desde el 2019 comenzaron a hacerse visibles daños en los muros de los salones, pero el problema se agravó a principios del 2020 y desde entones el deterioro continúa

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— El año pasado Ethán entró por primera vez a la escuela, al segundo grado, en el preescolar Un Siglo de Servicio, pero por los daños estructurales de los salones debió tener clases a distancia y este ciclo escolar se acaba de enterar de que el plantel educativo podría ser derrumbado, por lo que deberá continuar en las plataformas virtuales hasta que se le reubique. 

“Ese preescolar presenta daños muy severos, estructurales, entonces es necesario ya sea la demolición o lo que estamos viendo con Educación es una reubicación”, dijo la delegada del Instituto de Infraestructura Física Educativa (Ichife), Mariana Valles, quien explicó que con el paso del tiempo el peso del techo provocó el asentamiento del piso y abertura de los muros.

PUBLICIDAD

La escuela, ubicada en la etapa II de Riberas del Bravo, fue edificada en el 2005 por una asociación civil y fue hasta el 2019 cuando comenzaron a hacerse visibles los daños en los muros de los salones de clases, pero eso no impidió que los estudiantes continuaran teniendo clases en el plantel, aunque el problema se agravó a principios de 2020.

A causa de la pandemia por Covid-19 las clases fueron trasladadas al formato virtual, pero cuando se reactivó la modalidad presencial –de manera escalonada el 31 de agosto de 2021– los estudiantes del preescolar Un Siglo de Servicio, del turno vespertino, y Francisco Muñoz, del matutino, no pudieron volver porque los daños de infraestructura empeoraron.

“Nos dijeron que si las cosas marchaban bien regresaban en septiembre y hasta ahorita no han vuelto a la escuela ni a las aulas móviles que pusieron”, dijo Sandra Lerma, mamá de Ethán, quien explicó que en noviembre del año pasado se colocaron unas aulas en un terreno aledaño al plantel para que los estudiantes puedan continuar sus clases ahí, pero siguen sin ser habilitadas.

El plantel educativo cuenta con seis salones de clases, una dirección, una ludoteca y dos baños, los cuales comenzaron a cuartearse cuando el piso se asentó, a tal grado de que fue posible mirar a través de los muros y las ventanas se separaron, por lo que Protección Civil realizó una inspección y ante los problemas estructurales impidió que continuaran en uso las instalaciones. 

Fue por ello que autoridades educativas instalaron las aulas móviles a un costado de la escuela, localizada entre el cruce de las calles Rivera Bordes y Rivera de los Manantiales. “Nos dieron las peores que se pudieron encontrar, está todo el piso podrido y las paredes en mal estado, dizque lo iban a habilitar y así tienen desde el año pasado”, dijo la señora Lerma. 

Durante el ciclo escolar pasado Ethán tuvo la oportunidad de conocer su escuela e ir en dos ocasiones: la primera fue con motivo del Día del Niño y la segunda vez fue porque el personal docente citó a los alumnos para darles un presente de dulces, pero tuvieron prohibido estar dentro de los salones de clases porque fue antes de la pandemia que se inhabilitó el plantel.

Además, este ciclo pudo conocer a sus compañeros de clases porque les prestaron las instalaciones del preescolar Soledad Mota Vázquez, ubicado en la etapa IV de Riberas del Bravo, para que realizaran de manera presencial una evaluación y también para tener juntos su primera clase de Educación Física, por lo que estuvieron juntos durante una hora. 

“Es sorprendente ver que por no convivir con otros niños ya no saben cómo desenvolverse y también es triste que sólo pudieron estar juntos una hora, ya no se querían ir de la escuela. Mi hijo está molesto, dice que quiere ir a su salón, ver a sus compañeros, usar su mochila, su uniforme”, contó la señora Lerma. 

Ante la situación, Ichife informó que fue la semana pasada cuando realizó la inspección de las instalaciones educativas y determinó que “reparar no es opción porque el daño estructural en las paredes y en todo es muy grave, muy severo. Ahí Educación es quien puede actuar de manera más inmediata para la reubicación”, dijo la delegada estatal Mariana Valles. 

Sin embargo, a 10 meses de que se llevaron las aulas móviles, hasta el momento no se ha instalado agua en el terreno y la energía eléctrica fue puesta la semana pasada, pero madres y padres de familia denunciaron que no cuentan con las condiciones óptimas para que los estudiantes tengan clases en ellas, por lo que continúan a la espera de una solución por parte de las autoridades educativas.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search