PUBLICIDAD

Juárez

Se dan el sí parejas de viajeros en esta frontera

Concretan su matrimonio para evitar ser separados por EU en su proceso de asilo

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

jueves, 26 enero 2023 | 06:00

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez | Los recién desposados en el Registro Civil de Ciudad Juárez se albergan en la Casa del Migrante

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— Con el objetivo de cruzar la frontera y solicitar asilo en Estados Unidos como unidad familiar, cuatro parejas de Venezuela, México y El Salvador, que se encuentran albergadas en la Casa del Migrante, se casaron ayer en el Registro Civil local. 

Después de cinco años de vivir juntos y luego de migrar por más de cuatro meses con su hija de 3 años de edad, los venezolanos Yolimar González y Erlis Molina, de 42 y 35 años, fueron una de las parejas que decidieron unir sus vidas legalmente en esta frontera, para evitar ser separados en el vecino país.

PUBLICIDAD

Sin su familia

“(Nos casamos) para que no nos separen... Lo habíamos platicado, pero no lo habíamos concretado”, dijeron emocionados, aunque confesaron que sus familias estaban tristes por estar a más de 4 mil kilómetros de distancia, en Caracas, Venezuela. 

“Están un poquito tristes porque querían ellos compartir este momento”, dijo quien es estilista y tenía una clínica de belleza en su país, mientras que Erlins es técnico electromecánico.

Pero tuvieron que salir de su país “por dos motivos: uno, porque la economía cayó tanto que ya no sacábamos ni siquiera para comer. Y debido a la economía tan mala que hay en Venezuela se incrementó la delincuencia horrible y a las personas que estábamos un poquito más cómodos nos extorsionaban para quitarnos lo poquito que teníamos. Nosotros teníamos un salón de belleza, pequeño, pero mandaban recados, mandaban mensajes, que si no les daba una cifra mensual iban a arremeter contra mi familia”, explicó Yolimar.

Su objetivo es llegar a EU para trabajar y ayudar a sus familias, aseguraron al agradecer el apoyo de la Casa del Migrante, a donde llegaron hace 68 días. 

“Nosotros pasamos mucha necesidad en el camino, es demasiado difícil, la pasada de la selva fue bastante traumática para todos, estuvimos cuatro días y cuatro noches, todo el tiempo caminando; en el tren estuvimos tres días hasta Piedras Negras y después tres días desde Michoacán (hasta Ciudad Juárez)”, relató Yolimar. 

Después de atravesar ocho países y caminar por la selva, lo más difícil fue cruzar México, a donde llegaron desde el 5 de octubre, aseguró, ya que luego de entregarse a las autoridades de EU en Piedras Negras, fueron expulsados y el Instituto Nacional de Migración (INM) los envió a Michoacán, por lo que tuvieron que volver a esta frontera a bordo del tren. 

El camino hacia Juárez fue “horrible, nos estábamos congelando en el tren, feísimo, porque viajamos un tramo bastante largo en la parte de arriba, porque no conseguíamos vagón. A la niña yo la tenía amarrada aquí y la tenía bien arropadita”, dijo. 

Ambos han estado pendientes en la Casa del Migrante por si van a ofrecerles trabajo. 

‘El trabajo habla por uno’

“Van ahí a la Casa a buscar personas que quieran trabajar y siempre estoy pendiente, y gracias a Dios en ninguno de los trabajos que he ido nunca he tenido malas cosas ni quejas, porque el trabajo habla por uno. Nosotros no tenemos nadie que nos ayude con dinero”, dijo Erlis.

Tras la extensión del Título 42 para los venezolanos, la aplicación CBP One es una esperanza para lograr una excepción humanitaria y entrar a EU, pero no han logrado concretar una cita ante la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés); sin embargo, ya cuentan con un documento que acredita que son una familia para presentarlo ante un juez. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search