Se contagian de enfermedades

Algunos que reciben tratamiento de hemodiálisis del Hospital 35 resultan afectados por falta de higiene

Luis Carlos Cano C./
El Diario
miércoles, 06 noviembre 2019 | 06:00
|

Además de la mala atención por parte del personal y las carencias de equipo, los derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social que reciben tratamiento de hemodiálisis en el Hospital General de Zona número 35 se enfrentan al contagio de enfermedades por la suciedad de los espacios donde los atienden, aseguran familiares de los pacientes.

Los empleados del Seguro Social no hacen una limpieza adecuada del equipo que se utiliza para la hemodiálisis, especialmente los catéteres, y la semana pasada varias de las personas que acuden a este tratamiento se contagiaron de enfermedades de las vías respiratorias, la mayor parte de neumonía, dijo Carmela, hija de uno de los pacientes, quien pidió no revelar la identidad de su familiar porque siempre hay represalias contra ellos cuando se quejan de las deficiencias en el servicio.

Comentó que el espacio asignado para atender a los pacientes enfermos del riñón no tiene la limpieza que se necesita en un hospital, además de lo sucio del equipo, factores que dañan mas la salud de la gente que acude para una atención.

Dijo que su padre, de 60 años de edad, tiene cuatro años que acude al tratamiento de hemodiálisis y nunca ha recibido el servicio como se supone debe ser, ya que además del maltrato por parte de los empleados del IMSS, no tienen maquinas suficientes para atender a todos los pacientes que programan por día y eso provoca saturación en el servicio.

Señaló que sólo tienen cuatro máquinas para ese tratamiento, y cuando se les junta la gente desconectan a los que ellos consideran que aguantan más, para poder atender a otros, pero al no hacerles la hemodiálisis completa, la persona resulta afectada en su salud, lo cual han visto en su pariente cuando le ha tocado estar en esa situación.

“A personas enfermas del riñón, como le pasa a mi familiar, necesitan que el tratamiento sea completo, así que un día que no lo recibe bien, o que no se les atiende, le afecta mucho; yo lo veo en mi pariente como sufre cuando ocurre eso”, dijo Carmela.

Comentó que a él le programaron la hemodiálisis cada tercer día, pero a veces tienen muchos pacientes, porque se les van acumulando al no atenderlos debidamente, y le toca que lo regresan a su casa, y los médicos solo le aconsejan que en caso de sentirse mal acuda a urgencias.

“Sin embargo de nada sirve que vayan a urgencias, porque ahí no les pueden ayudar en su problema de salud, ahí no tienen los aparatos para la hemodiálisis y el único que sale perjudicado es el paciente”, añadió.

Dijo que ante la magnitud del problema, el viernes pasado fue al área de hemodiálisis una señora representante del sindicato del IMSS para ver qué pasaba, pero de nada sirvió, pues dijo que la responsabilidad de mejorar el servicio con más equipo es de los directivos de la institución, no de los trabajadores.

Dijo que en varias ocasiones los familiares de estos pacientes le han pedido al director del hospital que les subroguen el servicio a un hospital donde los atiendan bien, pero no les hacen caso, como tampoco les atienden la petición de mejorar el equipo y con ello la atención a estos derechohabientes.

Hasta el cierre de esta edición se intentó contactar a autoridades del IMSS para conocer su versión, pero fue imposible localizarlas.