Juárez

Salvan abejas al ecosistema

Pareja aprovecha el trabajo de estos insectos para elaborar productos en beneficio de la salud

El Diario
El Diario

Eduardo Lara
El Diario de Juárez

domingo, 11 octubre 2020 | 13:03

"A veces pensamos que las abejas son muy peligrosas, pero realmente son un beneficio muy importante dentro del ecosistema”, comentó Adriana Muñoz, una juarense que desde hace cuatro años se ha dedicado a la apicultura en la región fronteriza, con la intención de compartir con la gente los diferentes tipos de miel que existen y sus propiedades.

Junto con su esposo Mario, Adriana ha constituido su propia empresa en Ciudad Juárez, denominada “Adri’s Honey”, la cual está dedicada a la venta y distribución de miel no sólo de la región, sino también de otros estados de la República, gracias a la colaboración de otros apicultores, principalmente de Yucatán, Chiapas y San Luis Potosí.

 El Diario (ED).- ¿Cómo nace el interés por la apicultura?

Adriana Muñoz (AM).- “Mi familia es de apicultores, de ahí nace el interés por las abejas, saber cómo cuidar una colmena, o conocer los tipos de miel, es por eso que decidimos abrir Adri’s Honey, porque queríamos compartir con la gente los tipos de productos que existen, porque la miel depende mucho de la floración que las abejas comen en cada región, es por eso que hay muchos colores y variedades de sabores también”.

Nuestra entrevistada, es además estudiante de la carrera de Biología en esta ciudad, por lo que divide su tiempo entre la universidad, su tienda de distribución y a cuidar junto con su esposo una pequeña granja de abejas ubicada en el área de Samalayuca, aprovechando las bondades de la región, que aunque tiene características desérticas, es capaz de producir miel de excelente calidad.

“Es complicado porque estamos en medio del desierto y no te imaginas que se puede generar tanta vida; uno piensa ¿qué van comer las abejas, o qué van hacer si no hay nada?, pero es muy impresionante el trabajo que ellas hacen para polinizar el mezquite y las hortalizas que hay en la región, lo que también beneficia a los productores”, dijo.

“Pensamos que son peligrosas, pero no nos damos cuenta de lo necesarias que son, incluso está comprobado que gracias a la polinización de las abejas, los productores de la región aumentan hasta en un 30% su producción, y es algo que muy pocos conocen”, agregó.

A lo largo de la plática, Adriana nos cuenta además los beneficios de la miel y los productos derivados de la colmena para el consumo humano, principalmente para el tratamiento de enfermedades respiratorias.

“Todos los productos derivados de la colmena tienen propiedades antivirales, antibacteriales y antifúngicas, además ayudan a elevar las defensas del sistema inmunológico de las personas para evitar gripe, resfriados, y otras enfermedades”, dijo.

“Incluso ahora con la situación del Covid-19, hay estudios avalados por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en donde se indica que el uso de la miel puede ser muy benéfico para ayudar en algunos de los tratamientos contra el virus”, agregó.

Además de miel, “Adri’s Honey” cuenta con otros productos como jabones exfoliantes, velas aromáticas, paletas, caramelos y jarabes hechos a base de esta sustancia.

“El propóleo es otro de los productos que más se venden, y es muy importante para subir las defensas del sistema inmunológico. Lo tenemos en goteros, en donde recomendamos disolver diez gotitas en poquita agua y tomarlo por lo menos tres veces al día”, comentó.

“También tenemos esta pomada y aerosol para dolores musculares que están hechos con árnica, romero y apitoxina, que viene siendo el veneno que produce la abeja y que bajo un tratamiento adecuado con personas profesionales, puede tener muchas propiedades terapéuticas”, explicó.

ED.- ¿Cómo han enfrentado el tema de la pandemia?

AM.- “Sí ha sido una situación difícil en la parte del emprendedurismo, pero nos ha ayudado mucho contar con nuestra página de Facebook, ya que sirve como un primer contacto con los clientes y poder hacer las entregas del producto, claro apegándose a todas las medidas de prevención”.

“La clave es dedicarle mucho esfuerzo, no mucha gente se anima a producir miel porque requiere mucha dedicación de tiempo, además de que el clima es complicado en la región. Gran parte del trabajo depende también de la naturaleza misma, sin embargo, por nuestra parte tratamos de hacer las revisiones de las colmenas por lo menos una vez cada 15 días para poder conocer en qué estado se encuentran”, señaló.

“Creo que mi mensaje para la gente es que consuman más lo natural y lo que hacemos aquí en la región para apoyar a los emprendedores y productores. También decirle a la comunidad que no mate a las abejas, debido a que ya hay algunas especies en peligro de extinción y hay que tratar de conservarlas porque son las principales polinizadoras, sin ellas no podrían darse muchos de los productos que consumimos”, concluyó.