Rompen estigmas

Muestran cómo entrenan a perros para encontrar drogas

Alejandro Vargas
El Diario de Juárez
sábado, 12 octubre 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— En un evento donde se mostraron las habilidades de rastreo de los perros adiestrados del grupo K9 de la Agencia Estatal de investigación (AEI), el comandante Ranulfo Abraham Galindo Carlos, coordinador de la unidad K9 en la Zona Norte, instó a la comunidad a dejar de lado estigmas que se tienen sobre el entrenamiento de los canes, ya que es común escuchar que se les droga para la búsqueda de sustancias.

Dijo que para el entrenamiento de los caninos se emplean “aromas sintéticos” que poseen los olores característicos de las drogas pero sin ser propiamente éstas, como se piensa.

“Para entrenarlos se introduce el aroma (del enervante) en su pelota, que para ellos es su juego, y se arroja, y ahí empiezan ellos a buscarla. Ya cuando vemos que el perro empieza a buscar, se hace la intención de que se le tira la pelota pero no se le tira, y el perro aprende a buscar. Empiezan a relacionar el olor con su pelota. Entonces, luego cuando se les manda a buscar, ellos van buscando su pelota”, indicó.

Abordado ayer durante el Primer Festival Fronterizo de Salud Mental Rotmenas, donde ante al menos 500 jóvenes de entre 12 a 18 años pertenecientes a secundarias y preparatorias realizaron una demostración de rastreo con los perros, Galindo Carlos precisó que es importante ofrecer una pelota a los canes una vez que encuentran el aroma, ya que de otro modo pueden frustrarse.

“Cuando localiza el olor hace como que quiere sacar la pelota, comienza a escarbar por eso se le tiene que dar (la pelota), se le tiene que premiar. De inmediato, no puedes tardar, porque si no se hace eso, el perro se frustra porque piensa ‘ah, caray pero si yo estoy aquí (buscando), ¿por qué no se me da el premio?’”, precisó. A la vez, refirió que a los caninos se les puede adiestrar para detectar más de un aroma.

Indicó que respecto a narcóticos, a los perros se les adiestra a detectar mariguana, cocaína, heroína y cristal, y además otros dos aromas adicionales: cadaverina y pólvora.

“Tenemos cinco perros trabajando y están dos cachorras en proceso de entrenamiento. Es recomendable entrenarlos a partir de los ocho meses, ya que estén un poco más maduros. La capacitación del perro es constante pero para agarrar o detectar un olor se tardan entre mes y medio o dos meses. Siempre se ha dado el estigma de que se les da droga a los perros y eso no es cierto”, puntualizó el comandante.

[email protected]