Juárez
Corto plazo

Retrocede Chihuahua en calificación de deuda

Sistema de Alertas pasa al Estado de verde a amarillo

Tomada de internet

Sandra Rodríguez
El Diario de Juárez

jueves, 04 marzo 2021 | 10:06

Al cierre de 2020, Chihuahua subió de 6.9 a 11.4 por ciento el indicador que mide su deuda de corto plazo y con proveedores y contratistas frente a sus ingresos libres, por lo que el semáforo del Sistema de Alertas del Gobierno federal le cambió la luz de verde, o de nivel “sustentable”, a amarilla, o en grado de “observación” para este rubro.

Esta proporción, además, es la más alta que la entidad ha mostrado para este tipo de pasivos desde que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) difundió el primer resultado del Sistema de Alertas –en junio de 2017–, disminuyendo así la calificación para el único aspecto, de tres que se evalúan, en el que el Estado había mostrado nivel de sustentabilidad. 

Los datos aparecen en la más reciente entrega de este balance trimestral, difundida el 1 de marzo.

En el listado se observa también que, como Chihuahua, otros cinco estados transitaron de verde a amarillo para este apartado, destacando esta entidad como la segunda con el mayor porcentaje, sólo detrás de Durango, que presentó 11.9. 

En el desglose de los componentes del rubro, la información de la SHCP muestra que el saldo de créditos de corto plazo aumentó aquí de 2 mil 987.2 millones de pesos en el tercer trimestre, a 3 mil 229.9 millones al cierre de 2020, mientras que las obligaciones con proveedores y contratistas subieron de 3 mil 653.5 a 6 mil 94.8 millones de pesos en el mismo período. 

La Secretaría de Hacienda estatal, que envía la información con la que SHCP elabora el Sistema de Alertas, no respondió ayer a una solicitud de información sobre los motivos de estos aumentos.

De acuerdo con el analista financiero Kristóbal Meléndez, del centro de investigación Mejoramiento de la Calidad Democrática Internacional (Mecademi), el alza en los montos de este tipo de deudas presentado por las entidades –como Guerrero, Quintana Roo, San Luis Potosí y Zacatecas, además de Chihuahua y Durango– era previsible. 

“La pandemia, la pérdida de dinamismo de las participaciones, han generado falta de liquidez que propician mayor deuda a corto plazo”, indicó Meléndez.

Manuel Guadarrama, investigador del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), agregó que también incidió que se tratara de un período de cierre de año, cuando los gobiernos solicitan “disposiciones iniciales” para arrancar el ejercicio siguiente.

“Y por lo que se espera también, ante la caída de los recursos federalizados, de aportaciones y participaciones, de convenios compensatorios, vamos a ver que los estados recurren con cada vez mayor frecuencia al endeudamiento”, dijo.

“Lo que sí hay que tener cuidado es esto que nos señala el Sistema de Alertas, que cada vez se prenden más alertas amarillas; en el caso de Chihuahua, en el cuarto trimestre están prácticamente los tres indicadores en observación (incluyendo los que miden volumen y pago de intereses), pero hay que esperar la cuenta pública, porque es la que hace obligatoria la implementación de las medidas de la Ley de Disciplina Financiera”, agregó Guadarrama en entrevista telefónica. 

La disposición de créditos de corto plazo por parte de la actual administración estatal suma más de 15 mil millones de pesos hasta el cierre de 2020, de acuerdo con datos de Hacienda estatal, y ha sido motivo de diferentes advertencias.

“La deuda de corto plazo promedió el 9 por ciento de la deuda directa entre 2015-2019, y esta dependencia de la deuda de corto plazo pasará a ser una nueva fuente de presión en 2021, dado que la ley mexicana exige que los estados y municipios liquiden todos los créditos de corto plazo tres meses antes del final de una administración (Chihuahua deberá pagar los créditos de corto plazo en junio, antes del cambio de administración en septiembre)”, indicó el pasado 6 de noviembre en un comunicado la calificadora Moody’s.

“Debido a sus balances de efectivo relativamente bajos, Moody’s considera probable que el estado aumente otros pasivos circulantes (proveedores) en 2021 con el fin de pagar su deuda de corto plazo, lo que deteriorará aún más la liquidez”, agregó el texto con el que la compañía anunció también una disminución en su valoración de los pasivos de la entidad.

Sobre el resto de los indicadores que mide el Sistema de Alertas, los más recientes resultados agregan que Chihuahua pudo bajar de 13.8 a 12.6 por ciento su proporción de pago por “servicio” de la deuda –que incluye intereses y demás costos financieros–, pero que aumentó seis décimas la que mide la sustentabilidad del volumen de los pasivos, al pasar de 135.7 a 136 por ciento de lo que tiene en ingresos de libre disposición. 

En estos dos renglones, así como en el balance general de SHCP, la entidad permanece en grado de observación. 

srodriguez@redaccion.diario.com.mx