Juárez

Retorna EU a 226 por esta frontera

Dan a conocer resultados del primer mes del programa ‘Quédate en México’

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

sábado, 08 enero 2022 | 06:00

Cortesía Human Rights First | Uno de los grupos regresados que esperará aquí su proceso ante una Corte de Inmigración de Estados Unidos

Ciudad Juárez.— Más de 220 solicitantes de asilo han sido retornados de Estados Unidos a Ciudad Juárez durante el primer mes del reinicio del programa “Permanecer en México”, de los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés), que se extendió el pasado miércoles a la frontera de San Diego-Tijuana.

Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas (OIM), hasta ayer sumaban 226 personas atendidas en esta frontera desde el pasado 8 de diciembre, cuando el Gobierno de Joe Biden reimplementó el programa tras la orden de una corte federal de apelaciones. 

El también llamado “Quédate en México” es una política migratoria implementada por la administración de Donald Trump, que consiste en la devolución de los solicitantes de asilo a México para que esperen aquí su proceso ante una Corte de Inmigración de Estados Unidos. 

Luego de que la primera versión del MPP hizo esperar a los extranjeros hasta casi dos años en esta frontera, esta vez, de acuerdo con la información del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS), el tiempo promedio de espera en México será de seis meses. 

Según los nuevos lineamientos, las personas sujetas a MPP serán los migrantes de cualquier nacionalidad (sin importar si son o no de habla hispana), no mexicanos, que sean encontrados en la frontera suroeste en los puertos de entrada o dentro de las 96 horas de cruce entre los puertos de entrada. 

Los primeros 226 extranjeros han sido entregados por agentes de la Patrulla Fronteriza al personal del Instituto Nacional de Migración (INM) en la mitad del puente internacional Stanton-Lerdon, todos hombres adultos, el 60 por ciento de ellos proveniente de Nicaragua, y el resto de Venezuela, Colombia, Cuba y Ecuador. 

Aunque, de acuerdo con autoridades locales y organizaciones, la cifra puede llegar hasta 30 o 40 personas al día por esta frontera, hasta ayer el grupo más grande de migrantes retornados fue de 29 personas el miércoles 15 de diciembre, seguido de martes 14, con 27 solicitantes de asilo, y el lunes 13, con 24 personas devueltas a México. 

Desde el sábado 18 de diciembre el número de retornados no ha superado las cinco personas, y en los días 24, 25, 26 y 30 de diciembre, así como el 1 y 2 de enero, no fueron enviados migrantes bajo MPP a México. 

Los primeros extranjeros retornados por el gobierno de Estados Unidos llegaron “tristes y desconcertados por haber sido enviados a México”, compartió la Sociedad Hebrea de Ayuda al Inmigrante (HIAS).

“Llegué a Estados Unidos con la ilusión de que mis derechos estarían protegidos en este país. Pero ha habido muchas mentiras. No hay derechos humanos en los Estados Unidos. He visto con mis propios ojos que pueden hacerte lo que quieran”, narró a las activistas legales de la organización estadounidense Human Rights First, Julia Neusner y Ana Ortega Villegas, uno de los primeros migrantes que fueron enviados a esperar en México.

Las activistas de Human Rights First entrevistaron a 16 de las personas que regresaron a Ciudad Juárez en diciembre; según un informe publicado, la mayoría de los entrevistados dijo que habían sido retenidos en terribles condiciones, en promedio durante cuatro o cinco días, antes de ser devueltos a México.

Todos los entrevistados dijeron que tenían miedo de regresar a México y que habían expresado ese temor a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) antes de ser enviados a Ciudad Juárez, una región para la que el DHS ha emitido una advertencia de viaje de nivel 3 debido al alto riesgo de secuestros y violencia. 

Los primeros migrantes aseguraron a la organización que se les negó la posibilidad de realizar cualquier llamada telefónica mientras estaban detenidos, por lo que no podían informar a sus familias dónde estaban. Varios dijeron que, mientras estaban detenidos, los agentes estadounidenses les aseguraron que habían llamado a sus familias para informarles de su paradero. Sin embargo, cuando fueron enviados a Ciudad Juárez y finalmente pudieron acceder y utilizar sus teléfonos, descubrieron que sus familias no habían sido contactadas por los agentes.

Después de ser recibidos por el INM, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de Naciones Unidas les realiza una prueba de Covid-19, luego los traslada hacia el albergue del gimnasio municipal ‘Kiki’ Romero, y cuando es su turno de las audiencias ante la Corte de Inmigración de El Paso, les aplica otra prueba de Covid-19 y los lleva hacia el puente internacional donde son citados. 

Según el director de Derechos Humanos del Municipio y coordinador del albergue municipal, Santiago González Reyes, hasta ayer habían sido albergados 182 migrantes bajo MPP, seis de ellos en la última semana. 

*No se ha informado el desglose por nacionalidades

Fuente: Instituto Nacional de Migración a través de Human Rights First y OIM

close
search