Presupuesto para tratar VIH y SIDA

Retiro de apoyos afecta a más de 20 mil personas

En Ciudad Juárez los pacientes sobreviven con recursos internacionales y la red de ayuda que existe entre ellos

Alejandro Vargas
El Diario
domingo, 01 diciembre 2019 | 06:00
Carlos Sánchez |

Tras la disposición del Gobierno federal de cancelar el apoyo económico a organizaciones civiles en materia preventiva de VIH, en Ciudad Juárez éstas sobreviven de apoyos internacionales y con sólo la ayuda de quienes tienen la enfermedad, refirió María Elena Ramos, directora de Programa Compañeros.

Precisó que mientras la federación busca invisibilizar la situación, cada año en esta frontera 200 personas en promedio se dan cuenta de que tienen VIH, y de éstas un porcentaje ya está en la etapa de SIDA.

“Hay una tendencia muy fuerte del Gobierno de desdibujar el trabajo de las comunidades de personas afectadas por el VIH y de las organizaciones sociales. Hay que resaltar que si ha habido una respuesta al SIDA y si se han estabilizado los nuevos casos, y si estamos cumpliendo las metas, es porque las comunidades de personas afectadas y en riesgo han tenido una participación muy importante”, indicó. 

Ramos, en el marco del Día Internacional de la Lucha contra el SIDA, celebrado hoy, indicó que el retiro de apoyos ha dejado desprotegidos a cerca de 20 mil beneficiarios del Programa Compañeros en Juárez.

“La falta de una trasferencia de recursos se traduce en menos condones, menos jeringas y menos personal para dar orientación. Sin las personas con VIH o las personas usuarias de drogas no habría buenos resultados, no vemos a las personas de los servicios de salud yendo a los picaderos o a los lugares de servicios sexuales para atender a la gente. En Juárez son las personas que fueron usuarias de drogas, las que van a los picaderos y llevan jeringas y condones, son las que les dan el equipo de prevención”, refirió.

Aunado a la falta de apoyo federal, el Estado –de acuerdo a la solicitud 116422019 al INAI– no ha invertido lo necesario en frenar los contagios de madres con VIH a sus hijos durante el parto. Los datos del ICHISAL indican que sólo en 2016 a una de 19 mujeres con VIH que parieron en el Hospital de la Mujer de esta localidad se le administró zidovudina, para evitar el contagio perinatal. Pero, a las 17 de 2017, a las cinco de 2018 y a las otras cinco registradas hasta agosto pasado no se les dio por “falta del medicamento”. 

Derivado de lo expuesto, Ramos precisó que se pregunta, por la falta de apoyos federales y estatales, a donde irá a parar “esta epidemia”. Asimismo, señaló que continuarán esforzándose por hacerla visible.


[email protected]