Juárez

Restablecen energía después de 5 días

Colonos estuvieron pendientes de que no se fueran los empleados de la CFE hasta que repararan desperfectos

Mayra González
El Diario de Juárez

jueves, 17 junio 2021 | 08:33

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Uno de los afectados muestra su refrigerador sin carne ni lácteos pues el mandado que compró se descompuso ante la falta de refrigeración Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | En la veterinaria PetLove, ubicada en la calle Francisco Villa de la colonia Manuel Valdez, los empleados colocaron los medicamentos y vacunas en hieleras y sacaron a las mascotas a la sombra

Ciudad Juárez— Familias que habitan el fraccionamiento Pradera de los Oasis impidieron que empleados de la Comisión Federal de Electricidad se retiraran de la zona hasta que arreglaron el problema de falta de electricidad, ya que tenían casi una semana sin energía eléctrica.

“Duramos cinco días sin luz y lo bueno es que hoy vieron los trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad para arreglarla; los estuvimos cuidando de que no se fueran, como ocurría anteriormente, ya que acudían y luego se iban sin dar un solución y ya no regresaban”, expresó Guadalupe Balderas quien vive en las calles Oasis de Tuvalu y Pradera de la Paz de la citada colonia.

Dijo que su papá tiene 90 años y se le enfermó por el calor. “Ahora ya gracias a Dios ya se restableció”.

Mencionó que ayer comenzaron a tener nuevamente el servicio de energía eléctrica alrededor de las 6:00 de la tarde y eso porque los vecinos estuvieron vigilando que no se fueran los empleados de la CFE sin que hicieran las reparaciones que fueran necesarias.

A su vez, en la colonia Manuel Valdez, los vecinos cerraron el cruce del bulevar Zaragoza y Ramón Rayón e impidieron el paso de los vehículos para presionar a la CFE a restablecer el servicio pues al igual que en Pradera de los Oasis, ya tenían cinco días sin luz. Finalmente ayer a la 1:00 de la tarde regresó la electricidad.

Desde el martes en la noche, las familias habían colocado vehículos y tambos de basura para cerrar el importante crucero y habían anunciado que seguirían con los cierres hasta que la CFE tomará cartas en el asunto.

Una pesadilla que duró 5 días

Expuestos a elevadas temperaturas, que ayer a las 5:00 de la tarde alcanzaron los 38 grados centígrados (100 Fahrenheit), familias padecieron por cinco días las fallas en el suministro de la energía eléctrica. 

Rodolfo Marcos Mena, quien vive en el 1311 de la calle Francisco Villa en la colonia Manuel Valdez, mostró su refrigerador vació. “Todos los alimentos se echaron a perder”, lamentó por la mañana, horas antes de que se restableciera el servicio. 

“He tirado toda la comida, ya el refrigerador lo vacié todo, lo último que me queda son las bolsas de hielo… es de más. La comida que se hace se tiene que tirar porque al medio día se acaba esa bolsita”, dijo señalando el paquete de hielo de cinco kilos que compra al día.

Otro problema que enfrentó fue el desplazamiento forzado de su madre, una mujer de 80 años que vive con él y quien tuvo que ser trasladada a la casa de una de sus hermanas que sí cuenta con energía eléctrica, lo que le permite tener aire acondicionado. 

Describió que él durmió en el pasillo con las puertas abiertas y sus hermanos que viven en las casas de enseguida de plano se quedaron a la intemperie.

Daniel Chacha, su vecino de la calle Avelina Gallegos, ayer cargaba una bolsa de hielo para depositarla en la hielera que dispuso para enfriar agua y alimentos en su hogar. 

Dijo estar preocupado porque su nieto recién nacido sería dado de alta del Seguro Social esa misma tarde y lo llevarían a la casa, pero el calor en el interior es muy fuerte y teme que le afecte.

“Tengo 21 años en Juárez y nunca había pasado esto, cada vez está más grave la situación por los cortes de luz”, expuso molesto.

Durmieron afuera

En la calle Oasis de Tuvalu del fraccionamiento Praderas de los Oasis los residentes que también permanecían sin luz desde la mañana del sábado pasado recordaron su desesperación por estar sin el servicio.

Santos, habitante de la vivienda con numeral 1410, narró que él y su familia se quedaron a dormir afuera de la propiedad en busca del aire fresco de la noche, lo mismo hicieron otros residentes de las demás casas de la cuadra.

El caso más grave y que detonó la molestia de los vecinos del sector fue el de una mujer que padece cáncer y que debió dormir dentro de su auto encendido para poder prender el sistema de aire acondicionado y así mitigar el insoportable calor. 

“Ya vinieron unos de la CFE y dijeron que era el cableado de abajo, vinieron los del cableado y dijeron que era el transformador y del transformador que el cableado, que para las 11:00 de la noche ya está, y que para las 12 y nomás no arreglan nada”, refirió ayer, cuando aún no regresaba la electricidad.

Negocios afectados

La falta de energía eléctrica no sólo afectó a los vecinos, también a los comerciantes que cerraron sus puertas y sufrieron la pérdida de mercancía perecedera. La molestia es enorme al perder el poco dinero ganado en medio la pandemia 

En la veterinaria PetLove, ubicada en la calle Francisco Villa de la colonia Manuel Valdez, los empleados colocaron los medicamentos y vacunas en hieleras y sacaron a las mascotas en jaulas a la sombra; “sería inhumano tenerlos en el interior con las altas temperaturas”, dijeron.

“Tengo pacientes allá afuera porque aquí adentro del hospital está demasiado caliente para ellos, ya como quiera afuera circula más el aire, en la mañana que llego están bien desesperados hasta llorando, les tenemos la ventana de atrás abierto pero de igual forma está demasiado caliente aquí”, explicó Paola Gaspar mientras sacaba a la banqueta a los cachorros que tiene en adopción.

Esther Olivia y Alejandro Mendoza trabajan en el negocio denominado Provepan, surtidora de decoración de pasteles ubicada sobre el bulevar Zaragoza en la misma colonia.

Durante su turno permanecían junto a la puerta y con cartones se “hacían” aire con cartones. 

En ese momento el termómetro marcaba los 38 grados Centígrados (100 grados Fahrenheit).

“Tuvimos que mover los productos, se manejan muchos lácteos y se tuvieron que mover a otras sucursales porque se iban a echar a perder”, mencionaron.

La carnicería J.J, que se encuentra a un lado cerró sus puertas desde el sábado a causa de los refrigeradores descompuestos.

María de los Ángeles, quien tiene una tienda de abarrotes, dijo que tampoco ha vendido muchos de sus productos por la falta de refrigerador.

“Se me echó a perder toda la leche, ahora no agarré, llegaron y les dije que para qué agarro si la del lunes se echó a perder”, mencionó.

Tampoco ha vendido refrescos porque nadie los quiere calientes. (Con información de David Cruz)

close
search