Juárez

Resguardan en albergue a extranjeros rescatados

Llegaron al ‘Kiki’ Romero 109 migrantes; 91 permanecían hasta ayer

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 11 junio 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— El gimnasio municipal “Kiki” Romero volvió a abrir sus puertas la tarde del miércoles para albergar a 109 migrantes, 91 de los cuales permanecían hasta ayer, mientras que 18 ya habían rechazado la ayuda humanitaria, informó su coordinador y director de Derechos Humanos del Municipio, Rogelio Pinal Castellanos. 

Primero arribó un grupo de oriundos de Cuba y Venezuela, quienes fueron expulsados de Estados Unidos bajó el Título 42, y luego llegaron dos grupos más conformados por mexicanos y extranjeros de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Ecuador y Brasil, quienes fueron rescatados de dos viviendas en donde permanecían encerrados por grupos de traficantes de personas. 

Pinal Castellanos explicó que el espacio que fue habilitado en abril como albergue temporal filtro, y que permaneció cerrado por tres semanas debido a la falta de demanda, reabrió la tarde del miércoles ante la petición de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), cuando se encontró a 140 personas hacinadas en un cuarto de madera de 4x4 metros cuadrados. 

Aunque el espacio que es operado por Derechos Humanos y Centros Comunitarios del Municipio, con el resguardo las 24 horas del día por policías municipales, se preparó con comida y bebidas para recibir a las 140 personas, únicamente les fueron canalizadas por el Instituto Nacional de Migración (INM) 18 personas, primero un grupo de 12 mexicanos y extranjeros que contaban con permiso para transitar por el país, y después seis más debido a que eran familias con niños. 

Los niños y sus padres fueron canalizados al albergue debido a que en enero de este año entraron en vigor las reformas a la Ley de Migración y a la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político, por lo que el DIF estatal debe proteger a los niños extranjeros que son detenidos por el INM junto a sus padres. 

Durante la noche, el “Kiki” Romero recibió a decenas de migrantes más que fueron asegurados en una segunda vivienda operada por traficantes de personas, por lo que en total sumaron 109 las personas albergadas, 18 de las cuales decidieron salir la mañana de ayer. 

Les hacen prueba Covid

Al ingresar al albergue los migrantes fueron sometidos a una prueba rápida de Covid-19, a la cual todos dieron negativo; sin embargo, ayer un niño de aproximadamente 5 años de edad fue trasladado a recibir atención médica debido a que tenía tos, informó Pinal Castellanos. 

“Ya están tranquilos, al llegar platiqué con ellos”, narró el funcionario, quien frente a personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) les explicó que no estaban detenidos, sino que se trata de una ayuda humanitaria. También les informó sobre las reglas del espacio, como el que está prohibido tener contacto con coyotes en el gimnasio municipal y que los hombres no pueden ingresar al área de literas de las mujeres, ya que en el caso de ser pareja son colocados en un área de familias, y de lo contrario pueden convivir en las áreas comunes. 

Todos podrán permanecer hasta siete días, y si solicitan más tiempo de albergue serán canalizados al Centro Integral para el Migrante Leona Vicario, informó. 

‘No saben qué hacer con su vida’

“Ahorita están todavía viendo qué van hacer de su vida”, dijo el funcionario sobre los extranjeros que aseguraron haber permanecido hasta un mes en hacinamiento, amenazados para que no hablaran y no salieran del sitio en donde estaban, durmiendo parados o hincados y comiendo dos pares de tortillas al día, en el primer predio localizado. 

“Nosotros les preguntábamos que cuánto nos iban a cobrar y solamente decían que después veíamos eso, pero ya teníamos 15 días ahí, sin poder hacer nada, sin poderle decir a nuestros hijos lo que estábamos viviendo”, narró José, quien debido a amenazas tuvo que huir con su esposa María.

La pareja centroamericana fue asegurada en el segundo operativo del miércoles, donde dijeron haber llegado luego de que los traficantes de personas les dijeron que los ayudarían a cruzar a Estados Unidos, pero en lugar de eso fueron encerrados, aunque sin pedir rescate por ellos.