Juárez

Resguarda UACJ acervo… de huesos

Cuenta con osteoteca al servicio de estudiantes y docentes

Cortesía / Alumnos trabajan en el área
Cortesía / Algunas de las piezas mostradas en el lugar
Cortesía / El recinto museográfico fue creado hace 21 años
Cortesía / Alumnos de la UACJ con varios elementos de estudio

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

martes, 23 marzo 2021 | 13:04

Horas dentro de una mezcla de agua con cal hirviendo fue el proceso por el que pasaron los 206 huesos que ahora forman parte de la Osteoteca de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) para retirarles los tejidos del cuerpo humano y ponerlos al servicio de estudiantes y docentes. 

Los restos óseos pertenecieron a cuerpos que fueron donados al Anfiteatro de la Universidad por la Fiscalía General del Estado (FGE), y que después de varias disecciones ya no sirvieron para trabajar con ellos, explicó la doctora Valeria Calderón, encargada del Centro de Simulación Clínica de la UACJ. 

Los cuerpos donados por la FGE, con fines de investigación y docencia, fueron embalsamados para evitar que sus tejidos y estructura anatómica se corrompieran, por lo que se conservaron sumergidos en formol para permitir su uso en clases. 

Sin embargo, ante las constantes disecciones se optó por cortar algunos cuerpos en partes y aplicar una técnica de conservación ósea: meter las partes en ollas con agua hirviendo, agregar cal y sacarlas constantemente hasta retirar por completo el tejido humano. Después se pusieron a secar bajo el sol y, finalmente, fueron barnizadas. 

Años atrás la UACJ contaba con un salón con estufas en las que se realizaba el proceso, actualmente son los estudiantes los que lo llevan a cabo de forma independiente, informó la doctora Calderón.

Entre los huesos conservados por la osteoteca se encuentran costillas, cráneos, mandíbulas, rodillas, tráqueas, fémures, sacros de la columna vertebral, además de un esqueleto completo proveniente de un cuerpo que fue usado para disecciones en el Anfiteatro. 

Cada una de las muestras óseas fue protegida en vitrinas de cristal, agrupadas de acuerdo con la parte del cuerpo a la que pertenecen. Incluso algunas fueron unidas por medio de hilos de caña o alambres que permitieron conservar su estructura ósea. 

La osteoteca también cuenta con el cuerpo de un hombre plastinizado, que fue traído de Guadalajara hace más de una década. La plastinación es otro proceso que también tiene como objetivo conservar el cuerpo humano con fines educativos, explicó la doctora Calderón.

Además de otros ejemplares de plástico, metal, acrílico y cerámica, en el lugar se encuentran órganos conservados en frascos con formol y algunos fetos, riñones y testículos humanos dentro de cubos de resina que permiten conservar su estructura anatómica. 

El recinto museográfico, que se localiza en el edificio S del Instituto de Ciencias Biomédicas de la UACJ, fue creado en el 2000 para el uso de estudiantes y docentes de las carreras de Médico Cirujano, Nutrición, Enfermería, Entrenamiento Deportivo, Odontología y Geriatría porque como parte de su programa académico cursan la materia de Anatomía.

Huesos conservados

-Costillas

-Cráneos

-Mandíbulas

-Rodillas

-Tráqueas

-Fémures

-Sacros de la columna vertebral

Técnica de conservación ósea

Meter partes del cuerpo humano en ollas con agua hirviendo, agregar cal y sacarlas constantemente hasta retirar por completo el tejido humano. Después se ponen a secar bajo el sol y, finalmente, son barnizadas