Juárez
Oratorios Salesianos cumplen 30 años

Rescatan a menores de la delincuencia

Fueron construidos a principios de los 90 con el objetivo de evitar que los juarenses sean parte de células criminales

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez
Gabriel Cardona / El Diario de Juárez
Gabriel Cardona / El Diario de Juárez / El deporte, parte esencial del desarrollo salesiano
Gabriel Cardona / El Diario de Juárez / Una de los talleres impartidos en el oratorio Lupita

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

lunes, 22 marzo 2021 | 12:27

La constante reincidencia de los jóvenes en el entonces Tribunal para Menores provocó que durante la década de los 90 se instalaran en Ciudad Juárez tres oratorios salesianos, cuyo objetivo continúa vigente: evitar que los jóvenes juarenses formen parte de la delincuencia. 

Los salesianos no llegaron por cuenta propia, fueron buscados por el obispo Manuel Talamás Camandari y diversos representantes de la sociedad civil. “Nosotros fuimos la respuesta a una necesidad”, contó el padre Javier Prieto, uno de los primeros salesianos en recorrer esta ciudad fronteriza hace 30 años.

El primer Oratorio Salesiano que existió lo creó el sacerdote Juan Bosco a mediados del siglo XIX en Turín, Italia, y se llamó San Francisco de Sales. Aquí nació tanto el término salesiano como el método educativo enfocado en prevenir a los jóvenes del mal que los rodea. 

En honor a su creador, en Ciudad Juárez el primero construido se llamó Oratorio Salesiano Don Bosco, en 1991 en la colonia 16 de Septiembre. El segundo se erigió dos años después en la colonia Nueva Galeana: Oratorio Salesiano Domingo Savio. 

Finalmente, el tercero se construyó en 1994 al suroriente de la ciudad: Oratorio Salesiano Nuestra Señora de Guadalupe, mejor conocido como “Lupita”, ubicado en la colonia Morelos III. 

“En los tres oratorios ha habido una transformación del barrio y especialmente de los jóvenes… sigue habiendo muchos problemas pero se ha mejorado”, dijo el padre Javier Prieto, quien en la década de los 90 viajó a esta ciudad en compañía del padre Osvaldo Gorzegno y el salesiano Pascual Chávez para conocer la situación de la juventud juarense. 

En aquel entonces al padre Javier Prieto le llamó la atención que en Ciudad Juárez se repetía lo que a Juan Bosco le hizo crear el primer Oratorio Salesiano: los jóvenes que después de cumplir su condena salían de prisión y al poco tiempo volvían a las celdas. 

“Hay que invitar a toda la gente, jóvenes y adultos, a entregar nuestra energía, nuestro amor, nuestro entusiasmo y nuestro tiempo a los jóvenes. Si tenemos jóvenes buenos y sanos, tendremos una ciudad buena, si no tendremos una ciudad con muchos problemas”, dijo el padre Prieto, quien actualmente dirige el Oratorio Lupita en compañía del salesiano Santiago Morales. 

A causa de la pandemia provocada por el Covid-19 los oratorios cerraron sus puertas y redujeron las actividades presenciales, sin embargo con el cambio de semáforo epidemiológico reanudaron su trabajo. En el Oratorio Lupita actualmente se realizan diversas actividades deportivas, además de talleres y servicios religiosos. 

Las actividades de los oratorios responden a las cuatro dimensiones en que fueron enfocados: casa, por ser un espacio en que los jóvenes se sientan en familia; escuela, no sólo en el sentido escolarizado, también porque enseñan a enfrentar la vida. 

Además, son una iglesia porque buscan que la juventud se encuentre con Dios independientemente de la fe que cada quien profese; por último, se encuentra el patio, un espacio creado para la convivencia y juego de los asistentes, explicó el padre Prieto.

En el transcurso de los años miles de jóvenes pasaron por los oratorios salesianos de Ciudad Juárez. Santiago Morales recordó a Miguel Galván, un adolescente que a sus 17 años se acercó a los oratorios en busca de un espacio seguro, ocho años después se unió a la misión de rescatar a jóvenes como él. 

Los oratorios salesianos se encuentran en 135 países, católicos y no católicos, cuentan con el apoyo de voluntarios que año con año viajan de todas las partes del mundo para brindar sus servicios en comunidades en riesgo.