Juárez

Repican las campanas

Después de 6 meses y respetando las medidas de prevención, ayer se reanudaron las misas presenciales en Catedral y 77 parroquias de Juárez

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

lunes, 07 septiembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Con la invitación a los feligreses para que acudan a misa cualquier día de la semana, no sólo el domingo, ayer se reanudó en todos los templos católicos de la ciudad la celebración de la Eucaristía, tras casi seis meses de que fueron suspendidas debido a la pandemia de Covid-19.

El obispo de la Diócesis de Ciudad Juárez, José Guadalupe Torres Campos, celebró la misa de las 12:00 del día en la Catedral a la Virgen de Guadalupe, en donde al entrar 180 fieles, cada uno de ellos pasó por el tapete con líquido desinfectante, se les tomó la temperatura y se les ofreció gel antibacterial, además de que todos usaban el cubrebocas.

Lo mismo ocurrió en las 77 parroquias y las capillas que forman la Diócesis local, en donde todo se desarrolló en orden por la limitante de ingreso de sólo el 30 por ciento de la capacidad de cada templo, como parte de las medidas sanitarias para prevenir el contagio de Covid-19.

Incluso, en la Catedral y en el resto de los templos católicos, los feligreses se sentaron separados; en una banca había uno en cada orilla y en la del frente sólo uno sentado en el medio y así sucesivamente, con el fin de que estuvieran a una distancia prudente.

“Estamos muy entusiasmados, tenemos mucha alegría por el regreso de nuestros fieles para que tengan las misas presenciales. Es algo bien importante porque permite consolar al pueblo y fortalecerlo con la palabra de Dios, con los sacramentos”, expresó el sacerdote Eduardo Hayen, minutos antes de la misa que celebró el obispo Torres Campos.

Asimismo, dijo que en todos los templos aplicaron las medidas sanitarias como lo han pedido las autoridades del ramo, se ve mucho orden y la invitación es para que la gente aproveche para ir a la misa cualquier día de la semana, no solamente el domingo.

El presbítero comentó que también como parte de las medidas sanitarias, celebrarán menos misas que antes; en el caso de la Catedral, antes el domingo se celebraban 11 ceremonias, pero ahora son seis, para dar oportunidad de sanitizar el templo entre misa y misa, además para permitir que la gente salga ordenada, pues se considera que esto ayudará a prevenir contagios.

Piden a feligreses cumplir con medidas sanitarias

Ahora, luego de que el semáforo sanitario pasó de color naranja al amarillo, las celebraciones se reanudaron en todos los templos, siguiendo las normas sanitarias para prevenir contagios.

La suspensión de los servicios de la Iglesia católica en esta frontera inició el pasado 18 de marzo, por instrucciones del obispo Torres Campos y en seguimiento a las recomendaciones emitidas por la Secretaría de Salud, ante la pandemia.

Los templos estaban abiertos desde el lunes 22 de junio para la oración personal de los fieles, pero no había ningún tipo de ceremonia durante la semana.

Al anunciar la reanudación de la misa, el obispo comentó que el pasado 8 de marzo tomó la decisión de cerrar los templos de la Diócesis, con la intención de colaborar, en la medida de lo posible, en la contención de la transmisión del virus que ha estado provocando la enfermedad de Covid-19 y recomendó a los feligreses no bajar la guardia en el cuidado de la salud.

Asimismo, el obispo pidió que quienes no estén en condiciones de acudir al templo no lo hagan, lo cual no será pecado, y si deciden quedarse en casa, que sigan escuchando la Eucaristía en los medios de comunicación.

Antes de reabrir los templos, la Iglesia católica capacitó a las personas que ayudan en orientar a los fieles, tarea que se estuvo haciendo por parte de los sacerdotes de las 77 parroquias.

Siguiendo las normas sanitarias, no pueden entrar a los templos las personas que estuvieron en contacto con un enfermo diagnosticado de Covid-19 o que tenga alguno de los siguientes padecimientos: diabetes, hipertensión, problemas respiratorios, gripa, o la persona que es mayor de 60 años de edad, o bien, si es mujer embarazada.

Asimismo, se pide a los fieles usar cubrebocas y antes de entrar les toman la temperatura; si es mayor a 37.5 grados centígrados se les pide regresar a casa.

También se proporciona gel antibacterial para las manos y se le indica a la persona el lugar que ocupará durante la celebración; además, antes y después de cada misa se sanitiza el templo.

Durante toda la celebración y en el momento de la paz, se evita el saludo con contacto físico y se expresa el deseo de paz respetando la sana distancia.

En los templos están marcados desde hace meses con líneas amarillas, los espacios en una distancia de metro y medio entre persona y persona, también las bancas de las iglesias están señaladas en donde se deben sentar las personas que van a misa.

Asimismo, seguir las indicaciones al momento de la comunión y una salida ordenada del templo. 

lcano@redaccion.diario.com.mx