Regresan 70 a sus países de origen

Partieron ayer de Ciudad Juárez rumbo a Centroamérica

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez
miércoles, 10 julio 2019 | 06:00
Cortesía |

Ciudad Juárez— Con la frustración de no haber logrado el llamado sueño americano, pero contentos de ser apoyados para regresar con sus familias, más de 70 migrantes retornados de Estados Unidos bajo el programa “Permanecer en México” partieron ayer de Ciudad Juárez rumbo a Centroamérica.

Los oriundos de El Salvador, Honduras y Guatemala habían permanecido albergados en la Casa del Migrante, donde fueron despedidos por sus trabajadores tras renunciar a su proceso migratorio ante el Gobierno de Donald Trump, para ser apoyados por la Organización Internacional para las Migrantes (OIM) de Naciones Unidas en el regreso a sus países.

Este fue el segundo grupo que tiene un retorno voluntario a Centroamérica, ya que la semana pasada partieron los primeros 69 migrantes del programa de apoyo de la IOM en Ciudad Juárez, el cual se replicará a Tijuana y Mexicali.

De acuerdo con Horacio Duarte Olivares, subsecretario de Empleo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y quien fue nombrado por el presidente Andrés Manuel López Obrador como responsable de la migración en la frontera norte del país, hasta la mañana del lunes habían sido retornadas 8 mil 600 personas por Juárez y alrededor de 17 mil por las tres fronteras en las que se aplica el programa actualmente.

La mayoría de los grupos que han sido apoyados por la ONU para regresar a sus países debido a que no tienen dinero y sus familias no pueden apoyarlos para regresar. 

Son mujeres u hombres con niños, quienes decidieron realizar la travesía junto a alguno de sus hijos bajo la recomendación de los traficantes de personas, que les aseguran en sus países que con un menor es más fácil lograr ser aceptados por el Gobierno de Estados Unidos.

Tras permanecer días detenidos en El Paso, de dormir en el suelo y no poder bañarse, además de haber sido devueltos a México con citas en algunos casos ya hasta octubre de 2020 ante la Corte, muchos migrantes han manifestado que no pueden esperar en Juárez porque con sus hijos pequeños no pueden trabajar.

Después de abordar los dos camiones foráneos, ayer el sacerdote estadounidense Carlos Quevedo, de la parroquia Nuestra Señora de la Esperanza, ubicada al suroriente de la ciudad, realizó una oración por ellos y les roció agua bendita.

Al ser despedidos por Ivonne López de Lara, coordinadora del Centro de Derechos Humanos de la Casa del Migrante, algunos se dijeron contentos de poder ver a sus parejas o a las mamás de sus hijos, pero también hubo quien no evitó derramar las lágrimas al sentirse “triste” por regresar a su país y no haber conseguido el llamado sueño americano.

Como respuesta a este nuevo fenómeno migratorio, que en Ciudad Juárez comenzó el 26 de marzo con el primer migrante retornado, pero que se incrementó el 10 de junio tras los acuerdos entre los gobiernos de ambos países para evitar los aranceles a las mercancías mexicanas exportadas a Estados Unidos, el lunes fue presentada la Iniciativa Juárez.


Países

• El Salvador

• Honduras 

• Guatemala