Recibe Juárez más retornados… sin plan federal

Suman 4 mil 500 centroamericanos devueltos por EU a esta frontera

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez
martes, 11 junio 2019 | 11:02
Archivo/El Diario de Chihuahua

Ciudad Juárez— Con casi 4 mil 500 centroamericanos hasta ayer, Ciudad Juárez es la frontera a la que Estados Unidos ha retornado más migrantes bajo el Protocolo de Atención, con citas para ir a la Corte hasta 2020 y sin un plan de acción para atenderlos por parte del Gobierno de México.

Según cifras del Instituto Nacional de Migración (Inami), hasta el pasado 5 de junio habían sido retornadas 10 mil 393 personas a Tijuana, Mexicali y Ciudad Juárez, pero desde entonces han sido devueltos 339 centroamericanos más por esta frontera.

“El 29 de enero del presente año, el Inami, por razones humanitarias, recibió en territorio mexicano al primer extranjero centroamericano que solicitó asilo a Estados Unidos”, indica el “Informe sobre internaciones de centroamericanos a territorio mexicano en espera de la resolución de su trámite de asilo en Estados Unidos”, del Gobierno Federal, aunque en Ciudad Juárez el retorno comenzó el 26 de marzo.

Hasta el 5 de junio sumaban 10 mil 393 migrantes de Guatemala, Honduras y El Salvador, retornados por las tres fronteras, 2 mil 316 por Mexicali, 3 mil 968 por Tijuana y 4 mil 109 por Ciudad Juárez.

Pero según datos de la Oficina de Comunicación de la delegación Chihuahua, hasta la mañana de ayer la cifra ya era de 4 mil 448 personas por Juárez, con 100 retornados al día desde hace dos semanas, es decir el tope máximo acordado por los gobiernos de ambos países en un inicio.

De ellos, el 95 por ciento se internaron en Estados Unidos de manera ilegal por el río Bravo, la valla fronteriza o el desierto, mientras que el resto cruzó a través de la lista de registro por el puente internacional Paso del Norte-Santa Fe.

Del total acumulado hasta ayer, no se sabe cuántos permanecen en la ciudad, ya que han sido retornados con citas hasta junio del próximo año, y han regresado a México sin apoyos de salud, educación ni permisos para trabajar, por parte del Gobierno federal.

“Muchos no quieren esperar, pero no traen dinero y de alguna forma vemos que algunos deciden cruzar ilegalmente. Ya no van por su cita para internarse a Estados Unidos, porque les queda más fácil volver a intentarlo”, comentó Juan Fierro, director de la iglesia metodista El Buen Pastor, donde actualmente alberga a 105 migrantes, la mitad de ellos retornados.

Los primeros regresados ya están esperando su segunda o tercera cita, destacó Fierro, quien espera que les informe el Gobierno federal cómo va a operar en México el PPM.

“Ahorita los que vienen con niños no los pueden inscribir en la escuela, ¿qué se va hacer con ellos?, los documentos se los quitan en Estados Unidos, porque allá tienen la política de que traen documentos falsos y mejor se los quitan”, lamentó.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) es el encargado de los retornos, de acuerdo con la Sección 235(b)(2)(C) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad

“Esta acción se da en respuesta a la crisis de migración ilegal que encara Estados Unidos en su frontera sur. A lo largo de los últimos cinco años, autoridades estadounidenses han visto un incremento de 2 mil por ciento de solicitudes de asilo, ya que muchos potenciales migrantes saben que solicitar asilo les da una oportunidad de permanecer en los Estados Unidos incluso si no tienen un argumento válido para el asilo. La mayoría de estos argumentos no cumplen con los requisitos necesarios. De hecho, nueve de cada diez solicitudes de asilo son rechazadas por un juez migratorio por no cumplir con los requisitos”, informó el Gobierno estadounidense al arrancar el programa.

Mediante el Protocolo, los migrantes que entren a los Estados Unidos son procesados por las autoridades migratorias, se les da una notificación para presentarse a una audiencia en una corte migratoria, y regresan a México durante el tiempo que dure el proceso. 

“Los migrantes cuyos argumentos sean determinados como válidos por jueces estadounidenses, recibirán estatus de asilo y podrán permanecer legalmente en los Estados Unidos bajo las obligaciones adquiridas ante la ley internacional. Los que no tengan argumentos válidos serán repatriados a sus países de origen”, se agregó.


[email protected]