PUBLICIDAD

Juárez

Realizan hoy audiencia contra pastora de Aposento Alto

La inculpada, de 54 años de edad, fue detenida el miércoles 27 de julio durante un cateo

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

martes, 02 agosto 2022 | 06:00

Cortesía | Velia H. G. y en recuadro el albergue Aposento Alto

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— A seis días de su detención por el supuesto delito de trata de personas en la modalidad de trabajo forzado, hoy se llevará a cabo la audiencia de vinculación o no a proceso en contra de la pastora Velia H. G., directora del albergue para migrantes Aposento Alto.

Ante la solicitud de la ampliación del término constitucional de 144 horas, la audiencia comenzará a las 9:00 de la mañana, pero “se declaró audiencia privada”, informó el vocero del Supremo Tribunal de Justicia (STJ), Israel Hernández.

PUBLICIDAD

La imputada, de 54 años de edad, fue detenida la mañana del miércoles 27 de julio durante un cateo, mediante una orden de aprehensión, los cuales fueron concedidos por un Juez de Control del Distrito Judicial Bravos, tras las denuncias de familias migrantes que permanecieron entre noviembre de 2021 y abril de 2022 en el albergue de la colonia Lomas de Poleo. 

“Rita”, una migrante centroamericana, narró a El Diario vía telefónica desde Estados Unidos que cuando ella estuvo en el albergue ubicado muy cerca de la frontera con Sunland Park, Nuevo México, su directora obligaba a los hombres a trabajar en la construcción de 7:00 de la mañana a 6:00 de la tarde, y en lugar de recibir un pago tenían que pagar ellos 200 pesos para poder permanecer en el lugar.

“A mí la pastora me tenía como una de las personas que cobraba el dinero, todos los lunes cobraba 200 pesos por cada persona adulta y yo tenía que pasar a cobrar ese dinero. Lo que hacía con las personas que recién llegaban, que los traía Migración (Grupo Beta del Instituto Nacional de Migración) era que tenían que darlos a fuerzas; o sea, ellos llegaban y yo lo primero que tenía que ir a hacer era cobrarles los 200 pesos para que se pudieran quedar. Los que no los tenían pues tenían las puertas abiertas para que se fueran a otro lugar”, recordó. 

Dijo que había familias con niños de meses de nacidos, y aunque organizaciones internacionales le donaban al albergue insumos como leche, la pastora se los cobraba a los padres, con el argumento de que el dinero era para el gas, aunque en algunas ocasiones también tuvieron que poner 100 pesos por familia para pagar el gas. 

“A todos los hombres los ponían a trabajar y no les daba nada a cambio, ni siquiera lo de la semana (los 200 pesos). Había veces que llegaban familias completas y los matrimonios tenían que dar 400 pesos (por semana), y el hombre trabajaba toda la semana, todos los días, de 7:00 a 6:00, y no les perdonaba ni siquiera los 200 pesos de ellos”, aseguró. 

La migrante, quien antes de cruzar la frontera denunció ante la Fiscalía General del Estado los maltratos que vivió, recordó que una vez se estaba bañando y otro migrante se subió para verla por una ventana, pero en el albergue borraron los videos de las cámaras de seguridad para que no tuviera evidencia del acoso que sufrió. 

“Los días domingos nos vendía la comida, todas las donaciones nos las vendía”, incluso la llegó a hacer a que cocinara pollo echado a perder y dárselo de comer, incluso a los niños, aseguró. 

También dijo que la directora de Aposento Alto les puso una cuota por trasladar a los niños enfermos a recibir atención médica a alguna instancia de la localidad. 

“Ella nos decía que los teníamos que cuidar, porque si algún niño se llegaba a enfermar y si la molestábamos a ella para llevarlo al doctor nos iba a cobrar 2 mil por llevar al niño, y si queríamos regresar otra vez al albergue nos iba a cobrar otra vez 2 mil pesos; o sea 4 mil pesos por llevarlo y traerlo, más aparte otro dinero más por la espera”, afirmó. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search