Juárez

Querían 80 md para liberar a migrantes

Detecta Fiscalía casos similares también en el Valle de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

jueves, 08 octubre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Después de pagar un “guía” para que los llevara desde Honduras hasta Estados Unidos, al llegar a Ciudad Juárez Karla y su hijo de seis años permanecieron secuestrados en una vivienda donde sufrieron abuso psicológico y verbal hasta que sus familiares les enviaron 20 mil dólares a los delincuentes. La semana pasada siete migrantes más fueron secuestrados cuando intentaban cruzar la frontera, el rescate que se pedía era de 80 mil dólares.

Esta forma de operar por parte de los grupos de la delincuencia organizada ha sido detectada por las autoridades investigadoras, principalmente en las zonas del Valle de Juárez y Anapra, informó el fiscal de Distrito Zona Norte, Jorge Nava López.

“Me pidieron 20 mil dólares. Ya llegando –a Juárez-. Mi familia los pagó pero me tenían ahí encerrada, nos tenían como secuestrados; nos tenían bajo llave y no salíamos a ningún lado, y nos llegaban a regañar, a decirnos de cosas seguido y mirábamos que pasaban muchas cosas ahí”, narró Karla, quien pidió que su nombre real fuera cambiado ya que los secuestradores le tomaron fotos a ella y a su hijo. 

Los migrantes centroamericanos permanecieron cinco días encerrados en una vivienda de esta frontera por quienes serían sus presuntos “guías” hacia Estados Unidos. Sin embargo después de que sus familia les envió los 20 mil dólares, equivalentes a más de 400 mil pesos, simplemente la liberaron y fue un señor quien para tratar de ayudarlos los llevó hasta la frontera, donde fueron detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza y expulsados a México de manera exprés bajo el llamado Título 42 de la Ley del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos. 

“Ni siquiera me cruzaron, nada más me sacaron el dinero. Un señor me ayudó a cruzar, nos llevó a otro lugar, cruzamos por los cerros. Quise entrar y no pude, me regresaron. Quise entrar con el niño. Sólo me tomaron las huellas y la fotografía y nos regresaron”, dijo la joven centroamericana de 29 años de edad.

Pese a que su esposo vive en Luciana desde hace dos años, donde cuenta con una visa de trabajo, ella decidió regresar a su país para no volver a intentar cruzar.

“Tenemos esta incidencia que se ha estado dando sobretodo en el Valle de Ciudad Juárez y en la localidad de Anapra, precisamente por ser un punto importante para los grupos de delincuencia organizada dedicados al tráfico de personas hacia Estados Unidos. Hay una coordinación y una comunicación constante con las autoridades de norteamericanas en este sentido, puesto que son delitos que trastocan las fronteras y agreden tanto intereses de Estados Unidos como de México”, señaló el fiscal. 

Dijo que la coordinación diaria se mantiene tanto con autoridades locales como federales de Estados Unidos con la Fiscalía de Chihuahua.

“Constantemente hemos estado teniendo reuniones, llamadas, en el intercambio de información en este tipo de casos”, aseguró. 

“Una vez que estas personas, ya bajo esta dinámica y esta actividad ilícita, tienen a varias personas en un domicilio para esperar el momento oportuno y trasladarlos hacia Estados Unidos es que optan por hacer llamadas a sus familiares y solicitar cantidades de dinero para poderlos llevar hacia Estados Unidos. De esta manera, que se da la exigencia económica, se da el delito de secuestro exprés, no de secuestro extorsivo”, narró Nava López. 

La madrugada del 29 de septiembre Isaac Alexis N. B. de 23 años, Ángel Daniel I. C. de 22 años y dos adolescentes de 16 y 15 años, fueron detenidos en una vivienda de la colonia Rancho Anapra, muy cerca del muro fronterizo, en donde tenían secuestrados a siete migrantes a quienes exigían 80 mil dólares, equivalentes aproximadamente a un millón 720 mil pesos, a cambio de su liberación. 

De acuerdo con la información proporcionada a través de un comunicado de prensa por la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), los cuatro jóvenes fueron detenidos por su presunta responsabilidad en la comisión de los delitos de privación ilegal de la libertad y delitos contra la ley federal de armas de fuego y explosivos.

Los migrantes narraron a las autoridades haber ido al cerro de Anapra con la finalidad de cruzar de manera ilegal a los Estados Unidos, pero se encontraron a dos hombres en el lugar, los cuales les dijeron que ellos les podían ayudar y que solo tenían que esperar a dos de sus amigos, quienes arribaron en un vehículo color azul y los apuntaron con un arma de fuego para luego subirlos a la fuerza al automóvil y llevarlos a una vivienda, en donde los ataron de pies y manos y los torturaron para exigirles la cantidad de 80 mil dólares a cambio de su libertad y su vida, detalló el comunicado. 

La acción policial inició al atender una denuncia donde reportaron a siete personas privadas de su libertad en dicho inmueble. Al rescatar a las víctimas se encontraban amordazadas y arrodilladas.

Se dijo que fueron localizados tras la denuncia de un hombre quien dijo a los oficiales que “minutos antes su hermana y esposa le habían mandado sus ubicaciones y mensajes de texto a través de su teléfono celular, señalando que las tenían secuestradas a ellas y a otros familiares, razón por la que solicitó la presencia de los oficiales para que les brindaran el auxilio correspondiente”.

El fiscal Nava López, informó que los detenidos por el delito de secuestro exprés ya fueron vinculados a proceso, y en prisión preventiva. 

Dijo que a las víctimas se les ha proporcionado el apoyo y el resguardo para salvaguardar su integridad física.