Juárez

‘Quédate en México’ viola los derechos humanos: obispo

Las medidas consisten en retornar a las fronteras mexicanas a los extranjeros que soliciten asilo en Estados Unidos

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 06 septiembre 2021 | 06:00

Archivo / El Diario de Juárez | Personas deportadas de Estados Unidos

Ciudad Juárez— Luego de que la Suprema Corte de Estados Unidos ordenara al Gobierno de Joe Biden restablecer los Protocolos de Protección al Migrante (MPP, por sus siglas en inglés), la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) le pidió al Gobierno de México que mantenga un absoluto rechazo, por tratarse de una medida violatoria a los derechos humanos y frente a la saturación de albergues debido a la falta de planeación del Gobierno federal. 

Los protocolos, mejor conocidos como el programa “Permanecer en México” o “Quédate en México”, consisten en retornar a las fronteras mexicanas a los extranjeros que soliciten asilo en Estados Unidos, para que esperen en el país su proceso migratorio y sólo crucen la frontera para asistir a sus audiencias ante la Corte de Inmigración.  

La reactivación del programa “Quédate en México”, a través del cual el Gobierno de Donald Trump retornó a más de 71 mil extranjeros a México de enero de 2019 a enero de 2020, casi 23 mil de ellos a esta frontera, afectaría profundamente los derechos humanos de las personas solicitantes de asilo, manifestó el obispo de Ciudad Juárez, Guadalupe Torres Campos, responsable de la Pastoral de Movilidad Humana en México, en una carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador, al secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casaubón, y al subsecretario de Derechos Humanos, Población y Asuntos Religiosos, Alejandro Encinas Rodríguez.

El fallo de la Suprema Corte de Estados Unidos preocupa a la Iglesia Católica en el país ya que dicho programa “afecta profundamente los derechos humanos de las personas solicitantes de asilo”. 

“Las personas que solicitan asilo en Estados Unidos se veían obligadas a esperar la resolución correspondiente en la frontera entre México-Estados Unidos, lo que coloca a las personas en situaciones de vulnerabilidad y peligros que ponen en riesgo sus vidas, integridad física, emocional y espiritual”, señaló Torres Campos.

También alertó que los albergues, casas de migrantes, comedores para personas migrantes y otros espacios de ayuda humanitaria para personas en movilidad están ya al límite de su capacidad.

“Los esfuerzos de las iglesias locales, parroquias, diócesis, están siendo rebasados ante la falta de una clara política migratoria, planeación estratégica y escasos o nulos recursos del Gobierno Federal”, destacó el CEM. 

De acuerdo con las autoridades locales, en los más de 20 espacios de acogida que existen en Ciudad Juárez, hay aproximadamente 3 mil migrantes albergados actualmente, con la recepción diaria de más de 100 centroamericanos expulsados de Estados Unidos bajo el Título 42, sin opción al asilo político, y la llegada diaria de familias mexicanas desplazadas por la violencia en el país. 

El obispo dio cuenta de una profunda crisis migratoria que se vive en la frontera sur del país, donde cientos de personas provenientes del Triángulo Norte de Centroamérica y ahora con un número considerable de Haití, están en espera de que las autoridades migratorias resuelvan su situación jurídica. 

El CEM exigió además a las autoridades de todos los niveles el respeto al artículo 11 de la Carta Magna, que consagra el libre tránsito para que a quienes ya tienen una legal estancia en México, que se les permita transitar por el país en busca de opciones de residencia y empleo para vivir con dignidad y acceder a los servicios básicos.

close
search