Juárez

Publican protocolo contra abuso sexual en escuelas

Instan al personal educativo a proteger la integridad física y psicológica de niños y adolescentes

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

sábado, 18 septiembre 2021 | 16:58

Tomada de internet

Ciudad Juárez— Ante la violencia sexual, física y psicológica de que son víctimas niños, niñas y adolescentes (NNA) tanto dentro como fuera de los centros escolares, las autoridades educativas de la entidad publicaron el “Protocolo para la prevención, detección y actuación en casos de violencia contra NNA en las escuelas de educación básica del estado de Chihuahua”, el cual señala la obligación del personal escolar de respetar y proteger los derechos de los estudiantes. 

Sólo en Ciudad Juárez, desde el 2016 hasta junio del 2021 se han registrado mil 768 NNA víctimas de abuso sexual y mil 333 de violación, de las cuales al menos 50 fueron agredidas al interior de planteles educativos, de acuerdo con las carpetas de investigación abiertas durante el período por la Fiscalía General del Estado (FGE).

Sin embargo, el principal espacio en que se registran las agresiones sexuales en contra de NNA es la casa, seguido de otro tipo de lugares como centros recreativos, instituciones privadas, hospitales, locales comerciales, la vía pública y las escuelas, un espacio que después del cierre que provocó la pandemia por Covid-19 desapareció de las estadísticas. 

Ante la situación, el pasado 4 de septiembre la Secretaría de Educación y Deporte (SEyD) publicó en el Periódico Oficial del Estado un protocolo que busca instar al personal educativo a velar por la protección de la integridad sexual, física y psicológica de los NNA y, por lo tanto, detectar y actuar en caso de abuso sexual, acoso y maltrato registrado tanto al interior de los planteles escolares como al exterior. 

Si bien el protocolo brinda una serie de pasos a seguir en caso de identificar a un estudiante víctima de abuso sexual, inicia con la definición de aquellas conductas señaladas por el Código Penal vigente en el estado de Chihuahua como parte del delito: hostigamiento sexual, estupro, incesto, sexting y pornografía, además de las formas en que el abuso sexual puede cometerse. 

“Comúnmente se piensa que el abuso o las agresiones sexuales implican contacto físico, no obstante, existen diversas formas en que pueden presentarse”, señala el protocolo y, a su vez, clasifica el delito por tipo de contacto, tipo de vínculo e incluso por delito organizado, es decir, cuando los NNA son utilizados como objeto sexual con fines económicos. 

El abuso sexual sin contacto físico puede realizarse de distintas formas: por medio de la sexualización verbal, la inducción de que un NNA se masturbe delante del agresor, obervar o tomar fotografías mientras el NNA realiza actividades privadas, como bañarse, exposición a material pornográfico, exhibición de genitales o masturbación, la realización de actos sexuales de forma deliberada en presencia de un NNA y la utilización del menor para la realización de material pornográfico. 

Además, el protocolo también deja claro que el agresor puede ser alguien que pertenece al entorno del NNA, alguien que incluso conocen o frecuentan, como docentes, personal educativo, entrenadores, integrantes de algún culto religioso, cuidadores, vecinos, amistades o parejas de alguno de sus familiares o incluso un pariente, por lo que exhorta tanto al personal escolar como a la familia a estar alertas y actuar de forma oportuna. 

“Existe la creencia popular de que el abusador(a) puede ser únicamente una persona perturbada psíquicamente, con algún trastorno o enfermedad mental importante, degenerada, violenta o antisocial; sin embargo, las investigaciones psicológicas señalan que no existe un perfil único del agresor(a) sexual”, señala el documento, y explica que aunque la mayoría de los agresores son hombres, también existe un porcentaje de mujeres. 

De igual forma indica que no existe un perfil o características que determinen la ocurrencia del abuso contra NNA, por lo tanto todo menor puede ser víctima de violencia sexual, independientemente de su nivel socioeconómico, educativo, religioso y, además, en cualquier etapa de la niñez o de la adolescencia. 

Sin embargo, especifica que hay comportamientos asociados a la sexualidad de NNA que son comunes a su desarrollo y, por lo tanto, familiares y personal educativo no debería preocuparse, aunque deben estar conscientes de que también hay comportamientos que si bien no están acorde a su etapa de desarrollo no necesariamente implican que hayan sido víctima de un abuso sexual. 

“La violencia sexual atenta y pone en riesgo al normal desarrollo de la personalidad, así como la compresión sobre su propio cuerpo y sentimientos. Con ello, se violentan también las reglas sociales, legales y los derechos humanos”, señala el protocolo publicado por la autoridad educativa, por medio del cual exhorta al personal escolar a prevenir, detectar y actuar en caso de abuso sexual en contra de un estudiante. 

Para apuntar

Según el documento, existe la creencia popular de que el abusador(a) puede ser únicamente una persona perturbada psicológicamente, sin embargo, las investigaciones señalan que no existe un perfil único del agresor(a) sexual

agomez@redaccion.diario.com.mx

close
search