Juárez

Protestan en apoyo a acusado de matar al atleta Martín Loera

Familiares y amigos buscan demostrar la inocencia de Rubén quien era amigo del estudiante asesinado

El Diario
El Diario
El Diario

Staff
El Diario de Juárez

domingo, 23 febrero 2020 | 12:38

Ciudad Juárez.- Familiares y amigos de Rubén H.E, acusado del asesinato del estudiante universitario, Martín Alejandro Loera Trujillo, se manifestaron esta mañana frente a la Fiscalía Zona Norte, asegurando que las autoridades tienen detenido al hombre equivocado.

Tanto el acusado como la víctima eran amigos desde la infancia y ambos destacaron como deportistas; Martin Alejandro como velocista y Rubén H.E como luchador grecorromano. Los dos tienen ganadas múltiples medallas.

La hipótesis del crimen que mantiene detenido como presunto responsable a Rubén, se basa en dos testigos protegidos que lo ubican en el momento en que el pasado 9 de enero le disparó después de sustraer una bolsa, en la Plutarco Elías Calles e Insurgentes, según se conoció en la audiencia de formulación de cargos.

Rubén reconoció que ese día andaban juntos y fueron a vender una camioneta propiedad de la víctima, pero que más tarde se separaron, según posteo en su muro de Facebook un día después del asesinato, donde dijo que lo extrañaría y acudió también a su funeral. 

Pero este domingo, de manera pública, la familia del detenido informó que Rubén no tenía ningún motivo para robar o asesinar a su amigo, con quien actualmente mantenía una relación laboral como chofer de Uber y vendían “boneles” en la UACJ, aunque el detenido estudia Criminología en el Instituto Superior de Ciencias.

Para los manifestantes, Rubén es “chivo expiatorio” porque el caso del homicidio de Martín Alejandro se tornó mediático, dijo su madre este día.

Aseguran estar confiados en que durante el proceso judicial se demuestre la inocencia del acusado y quede en libertad. Mañana será la audiencia de vinculación o no a proceso en la “Ciudad Judicial”.

 El Agente del Ministerio Público del caso dio a conocer que los dos testigos que le señalan de haber disparado no conocían a Rubén y lo reconocieron por medio de fotografías durante la investigación ya que tiene señas físicas muy peculiares y lo describen como alto, delgado con “cara de niño”.  Se les presentó varias fotos con hombres parecidos y apuntaron hacia la foto de Rubén, según se conoció.