Juárez

‘Protección, amistad y paz para este año’

En mensaje, el padre Eduardo Hayen pide a Dios tres regalos para los católicos

El Diario de Juárez / Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe

Luis Carlos Cano C.
El Diario de Juárez

sábado, 02 enero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Con un mensaje para recibir el año 2021 y en el que pide a Dios para que le conceda a la comunidad protección, amistad y paz, dio la bienvenida a los feligreses el párroco de la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, sacerdote Eduardo Hayen Cuarón.

“Estamos iniciando el año 2021 y quiero pedirle a Dios tres regalos para ti: el primero es el don de la protección, que el Señor proteja tu vida; 2020 fue un año muy complejo, con mucho sufrimiento, incluso muerte de seres queridos y gran dolor para muchos de nosotros. Pido a Dios que proteja tu vida y la de tu familia”, expresa en su mensaje.

“Segundo regalo, pido a Dios el don de su amistad, fíjate cómo muchas personas que dieron su vida por los demás en el 2020 fueron sacerdotes, fueron médicos y enfermeros, dieron su vida salvando otras vidas, eran amigos de Dios”, dice el padre Hayen en su mensaje de Año Nuevo transmitido a través de la plataforma digital TikTok.

“Tercer regalo que pido a Dios para ti: el don de la paz, acércate a Dios, vive haciendo el bien y evitando el mal y tendrás su gracia y su amistad”, dice el sacerdote, quien termina su mensaje dando la bendición para este año 2021, desde la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe.

Por su parte, el sacerdote Hesiquio Trevizo Bencomo, vocero de la Diócesis de Ciudad Juárez, dijo en la Eucaristía para despedir el 2020, que la última noche del año, aunque sea una cuestión de los astros, de la tierra que en su movimiento de traslación le dio la vuelta al sol, nosotros queremos contemplarlo desde nuestra fe.

Comentó la frase que manejaba el obispo de Nueva York, Fulton John Sheen, que “el tiempo es un cheque en blanco con la firma de Dios al calce, que pone en nuestras manos”, pero el tiempo se va rápidamente, y como decía San Agustín, es el tiempo como un don de Dios.

“Queremos pedirle al Señor perdón porque ese cheque en blanco que todavía tenemos en nuestras manos, no le hemos puesto nada que valga y la vida se ha convertido en un lamentable desperdicio”, expresó el también párroco de Jesús Maestro.

En la misa del fin de año, el padre Trevizo comentó que es poco escéptico a la celebración del año nuevo, pues se trata del hecho que la tierra le da la vuelta al sol.

Con un fuerte condicionamiento terminando un año, de alguna manera hay que medir el tiempo, el tiempo pasado ya no existe más que en el recuerdo, este 2020 ya no existe, dice nuestro padre Agustín, perdura un recuerdo y para el futuro nos deseamos un feliz año con mucha intensidad, como si nuestro simple deseo sea eficaz y podemos decir a las personas que amamos feliz año y que efectivamente sea feliz, indicó.

El padre Trevizo dijo que “el tiempo hay que contemplarlo con un don de Dios, pues si no es por la irrupción de Cristo en el tiempo, qué desgracia tan grande. Cuando la divinidad ha irrumpido en el mundo, también el tiempo queda redimido y debe ser un camino hacia esa plenitud”.

El sacerdote destacó que en el año 2020 vimos la fragilidad de nuestro cuerpo, la pandemia de Covid-19 nos hizo sentir muy de cerca la fragilidad, volvimos a ser los seres primitivos que tiemblan ante la muerte. 

lcano@redaccion.diario.com.mx