Prostituían a menor a cambio de vivienda

Le ofrecieron ayuda pero luego la obligaron a bailar y ofrecer servicios sexuales para apoyar en gastos de la casa

Staff/
El Diario de Juárez
miércoles, 17 abril 2019 | 06:00

Un Tribunal de Enjuiciamiento encontró a dos mujeres responsables de haber prostituido a una menor de 15 años de edad, en abril del 2017 y el próximo jueves les impondrá un castigo. 

Las procesadas son Ericka Rubí Rodríguez Luján y Karla Ivonne Pérez Márquez, quienes presuntamente se aprovecharon del estado de vulnerabilidad de la víctima para ofrecerle una supuesta protección pero luego la llevaron a una cantina en la zona Centro de Ciudad Juárez para que bailara y después le ordenaron que ofreciera servicios sexuales.

El delito de trata al parecer se cometió durante dos semanas y terminó el 26 de abril del 2017 cuando la tía de la víctima –de identidad protegida– la vio entrando a un motel con un hombre de edad avanzada. 

La tía avisó a la mamá de la víctima y en lo que llegaba esperó en el exterior del negocio y luego la siguió hasta la barra “El General” donde minutos más tarde la adolescente fue rescatada por agentes municipales que atendieron el llamado de auxilio de la madre, pues la víctima ya había sido reportado como extraviada y se había activado el Protocolo Alba. 

En ese momento fue detenida Ericka Rubí y después se ejecutó una orden de aprehensión en contra de Karla Ivonne.

Al rendir declaración ante el Tribunal de Enjuiciamiento, la víctima narró que aproximadamente el 12 de abril del 2017 dejó la casa materna y en el bar “Chess” se encontró con Ericka a quien conocía con el nombre de Alejandra y ella le presentó a Karla. Ambas le ofrecieron recibirla en su casa de la colonia Ladrillera y darle protección pues en esa fecha la víctima huía de una persona que al parecer la utilizó para vender droga e internar indocumentados a Estados Unidos. 

Un día después de hospedarla las ahora sentenciadas le dijeron a la menor que no podían mantenerla, que debía pagar renta y aportar para los gastos. Entonces la ofendida les pidió tiempo para conseguir un trabajo pero al parecer Ericka y Karla le dijeron que era urgente el dinero y que ellas sabían que podía bailar en una cantina y cobrar. Después, al estar en la barra “El General”, le ordenaron que diera servicios sexuales además le enseñaron cómo acercarse a los clientes; cobraban por cada acto sexual de entre 300 y 400 pesos y le quitaban el dinero. 

La psicóloga que compareció al Tribunal dijo que la víctima viene de una familia disfuncional, de niña observó cómo su padre golpeaba a su mamá al grado de dejarla tirada y cuando ella trataba de intervenir a favor de su madre también era golpeada. 

Además la profesionista estableció que la víctima estuvo rodeada de un entorno patológico, una crianza deficiente, sin redes de apoyo y siendo muy joven fue inducida a consumir droga, siempre estuvo en busca de ser amada y tiene una necesidad de pertenencia. Lo que en conjunto la expusieron al delito de trata pues se le dijo que iba a ser protegida pero no fue así. 

Antes de que el Tribunal de Enjuiciamiento emitiera el fallo condenatorio, la abogada defensora de las procesadas expuso que sus representadas también son mujeres vulnerables que por necesidad se prostituían y que el Ministerio Público (MP) omitió precisar qué conducta ilegal cometieron. 

Pidió a la titular del Tribunal la jueza Florina Coronado Burciaga que las juzgara con perspectiva de género y en lo que fue su última expresión antes del veredicto Ericka se dirigió a la juzgadora para decirle que por necesidad se prostituía pues no tuvo oportunidad de estudiar y le solicitó que fuera “honesta” al juzgarlas. 

El fallo condenatorio, que corresponde al juicio oral número 278/18, fue emitido a las 6:00 de la tarde del lunes pasado, tras valorar todas las pruebas y darle valor pleno a la versión de la víctima. 


[email protected]