Juárez

Prohíben a funeraria utilizar crematorio

Carece de licencia de funcionamiento

Araly Castañón
El Diario de Juárez

jueves, 21 mayo 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— La funeraria Latinoamericana tiene prohibido usar su horno crematorio, luego de que el fin de semana se clausuró por la Dirección de Desarrollo Urbano, se informó. 

Se aplicaron dos multas al establecimiento por la Dirección de Ecología de un total de 70 UMAs (6 mil 81 pesos) por contaminación al ambiente, aseguró ayer el alcalde Armando Cabada Alvídrez.

“Vinieron y pagaron las multas, luego el fin de semana fue y se clausuró por falta de licencia de funcionamiento. Habré de ordenar que hoy mismo (ayer miércoles) se haga otra revisión para ver si sigue clausurada y si siguen respetando esa clausura”, afirmó.

La directora de Desarrollo Urbano, Lili Ana Méndez Rentería, afirmó que la funeraria tiene prohibido usar el crematorio hasta que presente dictamen de Ecología y de la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Coespris) de que su funcionamiento no representa riesgos para la salud.

Vecinos de los fraccionamientos Sicomoro, Segunda Burócrata y Álamos de San Lorenzo interpusieron esta semana una queja contra el establecimiento por el uso permanente de los hornos crematorios y el impacto al medio ambiente.

La dependencia aceptó la queja con las firmas adjuntas, sin embargo, dio vista a otras instancias federales, estatales y municipales, que tienen injerencia en materia ambiental y de salud, informó la vocera de la Coespris, Karla Karina Armendáriz Cuevas.

En las últimas dos semanas los residentes de estas zonas habitacionales han expuesto públicamente su inconformidad por la operación en horarios indistintos de los hornos crematorios de la funeraria, ubicada en la avenida Paseo Triunfo de la República y calle Lago de Pátzcuaro, donde se da el tratamiento final a los cuerpos de pacientes contagiados por coronavirus.

Las familias recolectaron firmas el pasado domingo para denunciar ante la autoridad que el negocio colocó un cuarto de cremación justo atrás de sus casas, a sólo un par de metros de distancia.