Juárez
Proceso de asilo

Priorizarán a vulnerables

En el programa 'Permanecer en México' de los Protocolos de Protección al Migrante

David Cruz / El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

sábado, 13 febrero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Los migrantes que tienen más tiempo esperando su proceso de asilo político bajo el programa “Permanecer en México” de los Protocolos de Protección al Migrante (MPP, por sus siglas en inglés), y quienes se encuentran en condición más vulnerable, serán los primeros en cruzar la frontera, tras una prueba de Covid-19, informó ayer la embajadora Roberta S. Jacobson, asistente especial del presidente Joe Biden, y coordinadora para la frontera sur de Estados Unidos.

Dijo que se busca es enviar a los migrantes un mensaje de esperanza, y “es justo empezar con la gente que está esperando por más tiempo”, y “si las personas están en condición de vulnerabilidad por razones de salud, amenaza… ellos también deben ser priorizados”, destacó a través de una conferencia de prensa telefónica. 

Lo anterior, luego del anuncio que a partir del próximo viernes 19 de febrero el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) comenzará a procesar a los individuos registrados en el programa MPP.

La funcionaria federal destacó que ésta es una primera fase para lograr un procesamiento seguro y ordenado en su frontera suroeste, y que se comenzará con los extranjeros registrados bajo dicho programa “porque ellos son los que podemos procesar más rápido, sin más investigación. Y queremos mandar esperanza a los demás”.

“Queremos asegurar que mandamos ese mensaje de esperanza y demuestre de una manera muy concreta que la gente se está moviendo de una manera legal”, para el resto de los migrantes continuarán otras fases, las cuales todavía se están revisando, apuntó. 

Jacobson destacó que Matamoros será una prioridad, pero se está trabajando con el Gobierno de México para ver que no entren más migrantes al campamento de aquella ciudad, de manera que los que ya están en el espacio puedan ingresar primero a Estados Unidos.

“Estamos hablando de inaugurar una etapa nueva de procesar migrantes que quiere solicitar asilo en Estados Unidos”, ése es el compromiso de Biden, dijo. 

Dijo que se informará un sitio web y un número de teléfono para que los migrantes puedan decir de estar registrados y puedan tener asignados un día, un lugar y una hora para poder cruzar la frontera, en coordinación con organizaciones y los gobiernos de ambos lados de la frontera. 

Jacobson destacó además a los migrantes que “no escuchen a traficantes y criminales que van a decir que la frontera está abierta porque no es así”.

Dijo que para evitar una ola de migrantes de Centroamérica a su frontera sur necesitan la ayuda de organizaciones no gubernamentales, para que las personas puedan recibir el mensaje de que no se muevan del lugar en donde están.

“La verdad es que es una vergüenza nacional que ha tomado tanto tiempo nuestro proceso de asilo y es por eso que la gente desesperada de entrar ha ingresado por la frontera de manera irregular”, señaló.

Jacobson también destacó que todos los migrantes que ingresen a su país deberán contar con una prueba Covid negativa antes de cruzar la frontera, con el fin de proteger la salud pública de las comunidades y la salud pública tanto de los migrantes como de quienes estén trabajando con ellos. En caso de dar positivo a la prueba deberán permanecer en cuarentena, apuntó. 

Según cifras de organizaciones estadounidenses desde enero de 2019 hasta enero de 2021 fueron retornados cerca de 70 mil extranjeros a México, para que esperaran aquí su proceso de asilo político, más de 22 mil a Ciudad Juárez.

De acuerdo con el Gobierno de Biden, aproximadamente 25 mil individuos retornados bajo MPP mantienen sus casos abiertos, mientras que el último informe del Proyecto de Inmigración del Centro de Intercambio de Acceso a Registros Transaccionales (TRAC) señala que 3 mil 272 migrantes han estado presentes en todas sus audiencias en la Corte de Inmigración de El Paso, Texas, y 7 mil 850 todavía están en espera de su primera audiencia ante el juez